Huerco S. – A Verdigris Reader

El año pasado, Huerco S. publicó un interesantísimo Colonnial Patterns (Software, 2013), disco que le corroboraba como  uno de los puntos clave de eso que ahora se llama outsider house (bienvenidos al maravilloso mundo de

Huerco-S.-A-verdigris-reader

El año pasado, Huerco S. publicó un interesantísimo Colonnial Patterns (Software, 2013), disco que le corroboraba como  uno de los puntos clave de eso que ahora se llama outsider house (bienvenidos al maravilloso mundo de las entelequias y las etiquetas electrónicas) y de los que L.I.E.S. se ha hecho máximo valedor. Después de aquél LP, el de Kansas sigue en el ajo, y este año ha publicado un epé del que teníamos pendiente hablar: A Verdigris Reader (Proibito, 2014). Se presenta ante nosotros como una continuación del álbum, quizá sin tanto empaque, pero con las peculiaridades sonoras que distinguen la música de Huerco S.

Son cuatro temas (sin título) que te encierran en una habitación repleta de radiación, en la que ese ambiente contaminado sigue rigiendo su música, siempre repleta de numerosos detalles a los que prestar atención detenidamente. Ritmos 4×4 como base, que junto a la hipnosis que irradian el resto de recursos que utiliza, logran una abstracción sonora de lo más atípico -de ahí aquello de outsider house-. El ‘Untitled’ (A1) es un claro ejemplo de lo que significa este EP.

Abstracción para quedar encerrado varios días

Poco a poco, el estadounidense está logrando hacerse un hueco como mínimo, entre los productores de electrónica más interesantes de la actualidad, rayando a un nivel bastante alto en sus discos en formato larga duración, algo más asequibles, y sacando a pasear toda la experimentación en sus epés. Y sin corpulencia, sólo con partículas de techno y experimental. En el cuarto corte, ese ‘Untitled’ (B2), recuerda bastante por la abstracción que construye a la parte más cerebral de Actress, que también ha lanzado últimamente en referencias como Silver Cloud. Aunque este se arrimaba desde una vertiente más cercana a la IDM.

7.5/10

Un tipo al que no podemos dejar de seguir la pista por la calidad de sus producciones y al mismo tiempo por la arquitectura que estas tienen, un edificio sonoro fuera de las coordenadas establecidas. Un forajido que no hace mucho ruido -salvo en sus composiciones- y que prefiere menearse con sigilo, como si fuera un fantasma, operando desde su estudio y emitiendo sus ondas atípicas y viciadas al resto de la órbita terrestre. Un placer sumergirse en su páramo.

Me gusta el chunda-chunda.