El espectáculo de variedades de Devin Townsend

Con él nunca se sabe.

Devin Townsend

Devin Townsend es como una caja de bombones, nunca sabes con qué clase de disco te va a llegar. Bien te puede venir con el disco de metal extremo más agresivo de su carrera como te puede sacar el disco con las progresiones más locas que se le ocurran o se tira de lleno a la piscina con cualquier otro género que se le pase por la cabeza, ya sea ambient drone, metal a medio camino entre lo alternativo y lo pop, new wave o también country.

Precisamente por esa capacidad para hacer todo lo que le da la gana y cuando le da gana ha provocado que su discografía se haya vuelto tan extensa que sea difícil para los neófitos acercarse a la misma sin sentirse perdidos. Es por eso que nace este post recopilando algunos de los trabajos más destacados del canadiense a lo largo de sus años de carrera y gran variedad de proyectos. Quizá no termine de abarcar todo el espectro de lo que este hombre ha realizado en todos estos años, pero sí que recoge varios de los trabajos que hacen de él un artista imprescindible para un amante del Metal como un servidor.

Devin Townsend – Ocean Machine: Biomech

Una vez alejado del ala de Steve Vai para poder darse a conocer por su cuenta, Townsend llevaba adelante varios proyectos, destacando Strapping Young Lad de aquella época y mención especial para los punkarras Punky Brüster y Ocean Machine, aunque los discos de estas dos últimas agrupaciones serían relanzados respectivamente como primer y segundo disco en solitario del músico canadiense.

Destaca de ese par de discos ese Ocean Machine: Biomech (HevyDevy, 1997) al aglutinar varios de los estilos que han conformado el sonido característico de Townsend, desde el metal progresivo hasta el ambient. A pesar de no ser muy bien recibido en su momento, el disco muestra varios de los mejores momentos del artista, desde el corte inicial ‘Seventh Wave’ hasta ‘Thing Beyond Things’ y pasando por joyas como ‘Life’ o ‘Regulator’.

Strapping Young Lad – City

Devin nunca llegó a ver a Strapping Young Lad más allá que como un mero divertimento en el que no reflejaba todas sus inquietudes musicales, este fue uno de los proyectos que mejor acogida tuvo por mucha gente y la crítica. Su esquizofrénica e industrial visión del metal extremo resultaba enfermizamente adictivo y brutal, además de estar rodeado de gente de la talla de Gene Hoglan o Byron Stroud.

Con una discografía bastante notable, toca destacar un pepinazo como City (Century Media, 1997) donde Townsend da rienda suelta a su cara más esquizofrénica y desenfrenada. Metal extremo de altísimo calibre, monumental como pocos y aniquilador hasta decir basta. Advertencia, tu cuello corre serio peligro ante temas como ‘All Hail The New Flesh’, ‘Underneath The Waves’ o el jitazo definitivo ‘Oh My Fucking God’, que te van a forzar a headbanguear como un poseso ante ellos sin piedad ni descanso alguno.

Devin Townsend – Infinity

Tras completar su diada de trabajos de 1997, ese mismo año Townsend tuvo que ingresar en un hospital psiquiátrico donde se le diagnosticó un trastorno bipolar. Dicho hecho le hizo ver que el origen de las diferencias entre el sonido de Biomech y el de City residía en esa doble concepción musical existente en su cabeza. Tras dicho análisis de su psique se sintió preparado para su nuevo álbum en solitario nacido de sus experiencias con el LSD y otras drogas psicodélicas.

Volviendo a contar con Gene Hoglan como batería y tocando la mayoría de instrumentos él mismo, Infinity (HevyDevy, 1998) explotaría el espectro musical de Townsend desde lo más extremo hasta lo más accesible, dejando fluir su cara más progresiva y también el toque picante que aporta el jazz en la mezcla. Es un disco que podríamos recordar por mil cosas, pero personalmente una de las más notorias es un temazo del calibre de ‘Bad Devil’ cuyo adictivo riff y locos cambios de ritmo me animan hasta a mover las caderas. Para que luego digan todos los progs son pedantes. Aunque el resto del disco no se queda atrás precisamente.

The Devin Townsend Band – Synchestra

Después de varios discos en solitario y con Strapping Young Lad aun dando guerra, Townsend probó por primera vez conformar una banda estable para ayudarle a tocar su material en solitario. Así, aparte del susodicho líder, esta The Devin Townsend Band contaría en sus filas con el guitarrista Brian Waddell, el bajista Mike Young, Ryan Van Poederooyen como batería, y Dave Young a los teclados.

Juntos grabarían dos discos, de los que destaca este Synchestra (HevyDevy, 2003) que Devin sacaría tras el extremo experimento del disco Alyen (HevyDevy, 2004) con SYL en el que prescindió de su medicación para su trastorno bipolar para poder realizar uno de sus discos más extremos. Con la intención de presentar la otra cara de la moneda de dicho disco, Synchestra presenta un sonido bastante variado y rico, bastante alejado de su cara más extrema. Un curioso choque influencias que nos dejan canciones que nos dejan con la boca abierta como ‘Hypergeek’, ‘Gaia’ o la escondida ‘Sunshine & Happiness’, por no hablar de auténticos pepinazos como ‘Vampira’ con su descojonante vídeo.

Devin Townsend – Ziltoid The Omniscient

Con todas las extenuantes giras con Strapping Young Lad y con su otra banda para tocar su material en solitario, Townsend demandaba un pequeño descanso de todo eso para además poder dedicar tiempo a su hijo recién nacido, por lo que ambos proyectos terminaron cesados. No obstante, ya he matizado que el descanso fue pequeño y verdaderamente el canadiense no dejó de trabajar. Poco más tarde ya estaba puliendo un nuevo disco en solitario donde toda la instrumentación correría a su cargo, incluyendo las baterías que produciría empleando el software proporcionado por Fredrik Thordendal, guitarrista de Meshuggah.

Así daría forma a una obra conceptual centrada en un extraterreste adicto al café que viaja a la Tierra para hacerse con toda la mencionada bebida. El nombre de este peculiar extraterrestre daría título al disco Ziltoid the Omniscient (HevyDevy, 2007), uno de los discos más tralleros y más locos del tito Townsend en solitario. Las baterías electrónicas ayudan a reforzar ese toque industrial que siempre ha tenido Townsend en su música, y en este disco logra un interesante equilibrio entre el estilo de SYL y su prog metal característico, dando momentos espectaculares como ‘Ziltoidia Attaxx!!!’, ‘Hyperdrive’ o ‘Color Your World’.

Devin Townsend Project – Epicloud

Tras el descanso de giras y proyectos, Townsend volvería a formar otro ambicioso proyecto en forma de nueva banda con él mismo como eje conductor con la intención de publicar cuatro discos de diferente sonido para colmar varias de sus ansias creativas. Este Devin Townsend Project, sin embargo, terminaría siendo la banda principal que aun en la actualidad ocupa la mayor parte de su tiempo y más tarde terminaron llegando más trabajos.

Tras cuatro discos donde Devin experimentó con los límites del rock progresivo, coqueteo con el metal popero mainstream, se perdió en la new age y destrozó a base de metal progresivo extremo, no se le ocurrió mejor idea que crear una mezcolanza de todo eso a ver que salía. El resultado sería Epicloud (HevyDevy, 2012), uno de sus discos más completos y más brillantes hasta la fecha donde, con la ayuda vocal de la magistral Anneke van Giersbergen, nos hace vibrar y expandir nuestra mente con temas punzantes, deliciosos y monumentales.

  • pmadones

    esto es lo que pasa con los genios. en directo es una bestia. muy recomdable verlo en vivo

  • Fran Armijo

    No sabía lo de la bipolaridad. Lo mejor del asunto es que no me sorprende para nada.