Ghost Bath – Moonlover

Una cortina de misterio que envuelve uno de los trabajos más emocionalmente intensos del año.

Moonlover

Se ha recorrido mucho camino en el Black Metal desde que el Inner Circle hiciera aparición y los Vikernes, Euronymous y compañía emplearan el sufrimiento y las guitarras lo-fi aceleradas como vía para expresar su mensaje. Quieran o no los aficionados más puristas del género, la ruptura de mercado marcada por Deafheaven hace dos años supondrá un antes y un después en diversos aspectos, uno de ellos es dejar de emplear ese sufrimiento para su ideología, sino emplearlo como forma de arte, como vía de expresión de los sentimientos más intensos y desgarradores de muchas almas atormentadas.

Probablemente ya lo era, pero parece que la llegada de la larga influencia de My Bloody Valentine (a tanto llegan sus numerosos tentáculos) va a propulsar esta manera de concebir el black metal. La prensa no especializada determinará si se atreve a seguir dando justa difusión a este subgénero, pero el oyente neófito ya maravillado por la manera en la que Sunbather llegaba al pop desde el metal no debería quedarse en esa obra y seguir explorando, porque se puede perder auténticas maravillas hasta mejores que dicha obra. Hoy hablamos de un buen ejemplo.

Ghost Bath, perfeccionando la cuadratura

A pesar de las confusiones acerca de su origen y su posterior (y absurda) polémica, Ghost Bath no son una banda china, son de Dakota del Norte. Confusión enorme por distancia entre localidades, pero su origen no deja de ser un nimio detalle al fin y al cabo. No obstante, parece que muchos se empeñan en hacer una montaña de un grano de arena y ha generado más ruido la polémica de su lugar de procedencia que la música del grupo, cosa que querían evitar a toda costa y por eso no lo revelaron en un primer momento.

Dejando a un lado prejuicios podemos encontrar una obra con la sensibilidad por bandera capaz de estremecernos y emocionarnos

Sirva como muestra este artículo de Noisey donde se dedican exclusivamente a hablar del tema con el frontman de la banda en vez de aprovechar la ocasión para indagar un poco más en una obra tan maravillosa como Moonlover (Northern Silence, 2015). Duele más que lo extramusical prime sobre lo música cuando nos encontramos un caso donde el apartado musical es tan extraordinariamente abismal y sobrecogedor como el que encontramos en el segundo álbum de la banda de Minot.

Los más puristas del estilo no verán con buenos ojos la manera de entender el black metal que tienen Ghost Bath, pero si nos dejamos a un lado prejuicios podemos encontrar una obra con la sensibilidad por bandera capaz de estremecernos y emocionarnos como pocos discos pueden lograr. Buena culpa tiene el empleo de influencias distintas, el evidente shoegaze y también el post-rock, pero si le unimos un plus de rabia y un extra de exquisitez en la ejecución obtenemos un resultado delicioso y sublime como éste.

8.7/10

Yo reconozco estar completamente rendido ante los encantos de Moonlover, capaz de impactarme de la manera que le faltaba a Deafheaven en su alabado disco. Soy capaz de recorrerlo de inicio a fin y el trayecto se me hace cortísimo de tanto que lo disfruto por la garra y la emoción que transmiten en piezas tan espectaculares como ‘The Golden Number’ o ‘Death and the Maiden’. Podemos decir que Ghost Bath se han marcado un magnífico trabajo, digno de que muchos coloquemos en nuestros tops de lo mejor del año y que sirve como nueva muestra de lo bien que consigue sobrevivir el género al paso del tiempo mediante la incesante evolución y unión con géneros diversos.

POST TAGS:
  • Alarch

    No tengo nada en contra de los nuevos caminos que están partiendo desde el Black Metal, más bien al contrario… pero las canciones que acabo de escuchar de esta banda, simple y llanamente, no me han gustado. No me han parecido interesantes ni técnica ni estéticamente. Y tampoco han conectado conmigo emocionalmente. Parece, pues, que este grupo no es para mí.

  • Serge

    Solo he escuchado “Golden Number” y me ha parecido la leche, pese a que no soy muy entendido del Black metal y de esos caminos de los que hablas. Esos 2 minutos finales de piano después de la tormenta…

  • Trismegisto

    Señores, esto no es Black Metal. El Black Metal es un sentimiento, no un sonido.
    Las canciones no están mal y el grupo puede merecer la pena pero no hacen Black.
    “I believe in tragedy, I believe in desecration” eso es Black metal Gallego.
    Que Luzbel ilumine tu entendimiento contaminado por la edad.