St. Paul & The Broken Bones, la armonía, la naturalidad, el directo

Déjame quemar tu escenario favorito.

stpaulbrokenbones

Uno de los clichés más recurrentes en el universo rock es la prueba del directo. Según se explica, la verdadera talla de un grupo queda siempre medida por sus actuaciones en directo. Dará igual que el disco suene así o asá: si sus conciertos son impecables, serán buenos.

Siempre he creído que el directo no es un modo especialmente útil de valorar cuánto puede ofrecer un grupo. El detallismo del estudio, del trabajo cuidado, de la composición, de los arreglos y de la producción suelen quedar en un segundo plano cuando el grupo tiene que llevar todo ese proceso, en muchas ocasiones arduo, rico y complejo, a un escenario. Hay grupos cuyos discos me enamoran y sus conciertos no, y otros tantos con los que me sucede lo contrario. Y pese a todo, sí creo que hay algo de talento puro, de separar el grano de la paja, cuando un grupo suena tan armónico, natural y soberbio como St. Paul & The Broken Bones en directo. O más bien: en vivo.

La música en vivo, en determinados géneros y grupos, permite un nivel de frescura y autenticidad que el disco tiende a encorsetar. Sucede con la música de baile y la música latina, así como con la herencia sonora afroamericana —no debe ser casual la capital importancia de los instrumentos de viento en sendos géneros y subgéneros—. St. Paul & The Broken Bones beben directamente de ahí, y por eso nuestro compañero Natxo Sobrado les eligió como #1 en su lista de los mejores discos de música negra de 2014.

Del Soul al Funk, pasando brevemente por el Jazz, St. Paul & The Broken Bones lograron cautivarme en sus múltiples actuaciones en vivo en YouTube mucho antes que en Half the City (Single Lock, 2014). Ya sea versionando a Otis Redding en las calles de París, en naves industriales o edificios de la América abandonada, en pequeñas librerías o en radios independientes, St. Paul & The Broken Bones suenan más libres, fluidos y gozosos en la actuación en tiempo real. Su música es festiva y una celebración de la vida, y todo ello se refleja en su capacidad para hacer que sus canciones enganchen más en vivo, lejos del LP.

Otros grupos no podrían manejarse así en este registro. No pasa nada, no implica que sean mejores o peores. Pero teniendo la oportunidad de disfrutar de este derroche de energía y talento en directo sería un pecado perdérselo. St. Paul & The Broken Bones tocan esta noche en Madrid, en el TClub. Puedes comprar las entradas aquí. Varios redactores de Hipersónica estarán por allí, convencidos de que la experiencia merecerá la pena. A tenor de sus canciones y de sus vídeos, seguro que están en lo cierto.

Hardcore will never die, but you will.

  • Que suerte los de Madrid. Lastima que no vaya a otras ciudades.
    Por cierto un recuerdo para David Allen. No se podía hacer en la entrada. No estaba habilitado.

  • Manu Boado Martín

    El concierto (a mí al menos) me ha parecido una pasada, con el público bastante dispuesto, mucho buen rollo y Paul Janeway en estado de gracia. Una gozada, de estos conciertos de los que sales con una sonrisa infantil.