Hot Chip – Why Make Sense?

Ah, el drama de los grupos-de-singles. Rara vez reconocidos, siempre sacados a colación por el sota-caballo-rey de toda la vida. Bienvenidos en los festivales porque siempre garantizan un par de momentos de locura, pero con

Hot-Chip-Why-Make-Sense

Ah, el drama de los grupos-de-singles. Rara vez reconocidos, siempre sacados a colación por el sota-caballo-rey de toda la vida. Bienvenidos en los festivales porque siempre garantizan un par de momentos de locura, pero con unos conciertos llenos de valles en los que la parroquia sólo celebra los jitazos de turno y aprovecha el resto del tiempo para charlar, zamparse el socorrido perrito o intentar pillar cobertura para explicarle al colega de turno que están en la fila 17, junto a la torre de sonido. Siempre condenados al semiostracismo, los pobres. ¿Aprovecharé entonces este Why Make Sense?, cuya crítica me ha caído en suerte tras pasar por indiferencia entre la redacción, para reivindicar a Hot Chip como un grupo ejemplar que no ha tenido la suerte que merece? Pues hombre, no. Tampoco hay que pasarse.

Porque Hot Chip son un 6. Lo son y punto. No hay que buscar donde no hay ni inventarse reivindicaciones forzadas como cuando algún actor jovenzuelo-guapete de serie española random hace algo medio aceptable en una película y los suplementos dominicales empiezan a preguntarse si tenemos entre nosotros al nuevo Marlon Brando. Hot Chip son un 6 y eso está bien. Aplicando la dialéctica y el nivel intelectual del Presidente del Gobierno, eso es que no son un 5 ni un 4. Y además, hacen cosas. Así es: hacen cosas. Singles, principalmente.

Os voy a decir la verdad: ni siquiera tengo demasiado claro haber escuchado todos sus discos. Sé que en su momento escuché Coming on Strong (Moshi Moshi, 2004), que me pareció una cosa razonablemente refrescante, y tengo presente por una simple cuestión temporal haberle dado al más reciente In Our Heads (Domino, 2012), que era tan irregular como de costumbre. Pero cinco discos, seis con éste… Mmm, no, no me salen las cuentas. Tampoco me quita el sueño. Porque a final de cuentas lo que nos han dado estos tipos es ‘Over and Over‘, ‘Ready for the Floor‘, etcétera, etcétera, y a mi con eso me vale.

6/10

Poco o nada cambia las cosas escucharse este Why Make Sense? Empieza en lo más alto, con una barbaridad llamada ‘Huarache Lights‘ y para cuando estás repitiendo Replace us with the things / that do the job better como abducido ya empiezas a pensar que igual esta vez sí, que esta vez puede que hayan logrado el notable montando un álbum sólido de verdad. Pero no. ‘Love Is the Future‘ es apañada, con ese toque sofisticado que han siempre han querido darle a su música, y ‘Dark Night‘ es realmente molona y destaca por encima de la media. Pero hasta ahí. Igual es que esperar que, quince años después, un grupo empiece a ser lo que nunca ha sido, no tiene mucho sentido. Su lugar está en una playlist o en una sesión, no en una estantería. Pues bueno, pues vale. En fin, ahí va el 6.