Föllakzoid – III

A pesar del buen sabor de boca que nos dejaron hace tan sólo dos años, se nos han pegado las sábanas a la hora de hablar de la nueva referencia que nos han entregado los

Follakzoid-III

A pesar del buen sabor de boca que nos dejaron hace tan sólo dos años, se nos han pegado las sábanas a la hora de hablar de la nueva referencia que nos han entregado los chilenos Föllakzoid hace tres meses. Avalados sólo por su mera presencia en un sello de calidad como Sacred Bones, el grupo de Santiago de Chile destacaron con su krautrock hipnótico y sideral, compensando la poca originalidad de su propuesta con un buen entendimiento de sus influencias y una ejecución deliciosa capaz de dejar nuestra mente flotando gustosamente en ese mar de sonidos psicodélicos cocidos a fuego lento.

Föllakzoid, hipnotizando a fuego lento

Sin embargo, aquí estamos, hablando de su regreso a la actividad discográfica con una buena demora de por medio. ¿Tal vez porque han bajado tanto el listón en III (Sacred Bones, 2015) que nos ha dado pereza hablar de ellos otra vez? Nada más lejos, todo sigue igual que hace dos años: mismo sonido, mismas tablas en la ejecución, misma capacidad para deleitarnos con el trance y misma calidad. Casi podría hablarse de cómo ‘Electric’ termina enlazando de maravilla con esa ‘Pulsar’ con la que cerraba II (Sacred Bones, 2012). Quizá allí esté el problema para muchos, que Föllakzoid no hayan dado un paso adelante en algún aspecto, que nos hayan sorprendido en vez ofrecernos un plato de similares características al que ya nos encandiló hace no tanto tiempo.

Eso podría ser un problema para grupos cuya música sea esclava del momento, de hacer palpitar el corazón continuamente con canciones inmediatas y engarzadas en piedras preciosas. No creo que ese deba ser el caso de Föllakzoid. Aunque no ofrezcan nada especialmente diferente a lo que ya habían hecho y algunos queráis reprocharles ese hecho, pensad por un momento cuántas bandas que se muevan por los terrenos kraut pueden mantener el nivel de la manera que hacen los chilenos. Pensad por un momento cuántos discos psicodélicos van a contar con perlas como ‘Earth’, que os atrapen en su lisergia y estimulen vuestra mente con una progresión sonora que nos conduce al crescendo pero que nunca estalla. Que en su motorik logren hacernos mover la cabeza a su ritmo y nos tengan completamente atrapados. Que logren plasmar con tanta precisión el legado que nos han dejado gente imborrable como Faust o Neu!

7.3/10

Y aquí estamos, dos años después y parece que nada se ha movido. Y no pasa nada porque así sea. Si te gustó II no hay motivos de peso para que III no te termine gustando también porque cuenta con los mismos y sabrosos ingredientes, se han cocinado con el mismo mimo y se han servido con elegancia y buen aspecto. Mientras Föllakzoid sigan manteniendo ese buen toque para extasiarnos con sus ritmos y su buen gusto para diseñar estructuras psicodélicas, no cabe duda de que seguirán siendo un grupo muy disfrutable y a tener en cuenta. No han terminado de romperla, pero no se han relajado ni mucho menos por lo que no hay motivos para no seguir dejándonos llevar por su mar de instrumentos.