Radiohead – The King of Limbs (2011): culpable de existir

¿Paso lógico en su carrera o paso a un lado?

King of Limbs

Las listas son seres crueles. Si uno se propone hacer una lista de los mejores discos de Radiohead, es muy probable que The King of Limbs (autoeditado, 2011) vaya directo al fondo de la misma, en una dura pugna con el inocente Pablo Honey (Parlophone, 1993) por librarse del puesto más deshonroso de todos. Y claro, lo encontramos ahí, tan abajo, e inevitablemente podemos vernos tentados de darlo por caso perdido, como el clásico disco menor que llega tarde y mal a la discografía de un grupo que ya no será capaz de volver a su máximo nivel. Las listas son crueles, no cabe duda, porque hay casos en los que una posición no es fiel reflejo de la calidad que ostenta el elemento por sí mismo.

Sí, lo admito, The King of Limbs se merece la etiqueta de trabajo menor para el conjunto, especialmente empequeñecido en el uno contra uno con cualquier álbum de Radiohead que llegara a partir de The Bends (Parlophone, 1995), y posiblemente es también el indicativo más claro que ha dado el grupo británico de que su talento no volverá a mostrar picos históricos, pero basar todo el análisis del disco en esos detalles sería cargar todas las tintas sobre sus más evidentes puntos débiles y no hacer justicia a sus más discretas virtudes. Que ya os digo yo que las tiene.

The King of Limbs es a mucho niveles una contrapartida a lo que supuso In Rainbows

Es a mucho niveles una contrapartida a lo que supuso In Rainbows (autoeditado, 2007): a nivel comercial, representó una vuelta a un modelo más tradicional olvidando las probaturas del “paga cuanto quieras”, aunque sin dejar de lado la independencia total en la publicación, y a nivel creativo apostó por un proceso de concepción más centrado y menos incendiario, dejando atrás las sesiones de grabación a salto de mata que llegaron a poner en peligro la integridad misma del grupo. Sin con su séptimo disco forzaron en muchos sentidos la maquinaria y eso llegó a pasarle cierta factura, para este trabajo optaron por sentarse tranquilamente a experimentar con samples a modo de piezas de puzzle con las que ir construyendo un disco que, en la práctica, suena efectivamente mucho a unión de retazos.

El mismo arranque de ‘Bloom’ ya pone alta la apuesta por el bucle sonoro, machacona y repetitiva, con aires de mantra posmoderno para una generación de desapegados emocionales. El aficionado que consideró la aparición de guitarras complacientes en su anterior disco como una señal de vuelta a los orígenes se dará pronto un golpe con la realidad, al sustituir éstas por cantos de pájaros en la mañana y teclados ambientales. Las cuerdas ganan algo de presencia en temas como ‘Morning Mr Magpie’ por el lado animado o ‘Give Up The Ghost’ por el pausado, pero envueltas siempre en una maraña de bucles y sintetizadores que entierran la melodía entre un pulso constante de ritmos.

Es apropiado decir que estamos ante el disco de Radiohead en el que pasan menos cosas; también lo hacen en el menor tiempo, al ser el primero de su colección en bajar de los 40 minutos, lo cual reforzará aún más los argumentos de quienes quieran ver en él un disco para salir del paso. No lo es, y en su poca dosis es capaz también de apostar por el tono misterioso en ‘Little By Little’, de recuperar el cubismo más agresivo de Kid A (Parlophone, 2000) en ‘Feral’ o de invitarnos junto a Yorke a una suerte de baile imposible en ‘Lotus Flower’, lo más parecido a un single que un disco tan poco inmediato podría dar.

El grupo buscaba un sonido más atmosférico, tan frío y distante que pone difícil la tarea sentir algo de apego por él

Si In Rainbows tenía ‘Videotape’ como intensa balada a golpe de piano, The King of Limbs presenta ‘Codex’ como principal candidata en esa categoría, y es posiblemente en la comparación entre ambas donde mejor se aprecia lo que buscaban hacer aquí los británicos: un sonido más atmosférico, tan frío y distante incluso en los momentos más emocionales que pone difícil la tarea de sentir algo de apego por él, producido muy deliberadamente con la intención de sonar contradictorio al buscar un acabado natural mediante el empleo de elementos claramente artificiales. Aun en su condición de disco menor, es una de las muestras más claras de por qué Radiohead son lo que son, y por qué sus vicios les han llevado a ser vanguardia de la música moderna en una época donde casi todos han apostado ya por rendirse al continuismo.

7/10

Si durante años la banda se ha dedicado a ir añadiendo influencias y propuestas exóticas al núcleo sonoro del que partieron en los noventa, lo que hicieron aquí fue desprenderse de dicho núcleo rockero y quedarse con lo que había a su alrededor, que resultó ser ante todo electrónica abstracta y texturas alienígenas. Paso lógico en su carrera o paso a un lado, eso ya lo puede valorar cada uno a su antojo, pero pasados cuatro años ya de su estreno lo cierto es que el disco sigue cumpliendo perfectamente su cometido, siendo fácil de escuchar a pesar de todo y efectivo en su obvia intención de ser diferente, aun a riesgo de caer no pocas veces en lo insustancial. Posiblemente, nuevos discos que lleguen tras éste traerán nuevos golpes de timón que seguirán dejando desorientados a sus seguidores, pero he ahí buena parte de la gracia en lo que vienen haciendo desde hace tantos años ya. ¿Les vais a culpar por ello?

Especial Radiohead en Hipersónica

  • Pablo Honey (1993)
  • The Bends (1995)
  • OK Computer (1997)
  • Kid A (2000)
  • Amnesiac (2001)
  • Hail to the Thief (2003)
  • In Rainbows (2007)
    • Mandarino

      Gran disco. Bien es cierto que no puede ponerse a la altura de otras obras de Radiohead pero también creo que no sobra ni resulta un indicativo de ningún declive de la banda, al menos yo considero que se trata de un álbum obviamente menor, un paréntesis con línea gruesa que teniendo en cuenta dicha condición se agradece y se disfruta sin más pretensiones. Es curioso porque yo conocí a Radiohead con este disco y le tengo mucho aprecio, imaginaos cómo fue el dar el salto a los grandes y descubrir a una verdadera maravilla de banda.

    • Saludos…

      Tratándose de una de mis bandas favoritas, teniendo que mojarse y sumando que está precedido por el para mi genial ‘In Rainbows’, está claro que ‘The King of Limbs’ fue una gran decepción. Tiene el dudoso honor de ser el primer y único disco de Radiojete que no compré original ni tengo pensado hacerlo nunca. Su rollo Thom Yorke en solitario, como casi todo lo que ha hecho en solitario, no me llega. El que parezca algo sin alma, un experimento electrónico fallido sin pies ni cabeza y que no sabe a donde va la mayoría de las veces, después del golpe sobre la mesa lleno de inspiración, emoción y energía de ‘In Rainbows’.

      El ser quienes eran me hizo perseverar en su momento, dándole con el corazón más escuchas que las que me aconsejaba la cabeza, para sacar en claro que apenas ‘Little by Little’ y ‘Lotus Flower’ me parecieran medianamente rescatables aunque fuera como descartes de discos anteriores. Aunque mi cabeza tampoco acabara de creer que un disco tan corto de Radiojete me pareciera nada relleno de nada. Sí, en mi opinión, culpable de existir.

      Nos vemos.

      • Javier Reyes

        Estoy contigo. Veredicto: infumeibol. Es de esos discos que les das más escuchas de las que se merecen sólo por venir de quien viene. Y de los pocos que, a pesar de intentarlo, no acaba por calar. Nada de nada. Aburre y mucho. Me recuerda mucho a los peñazos en solitario de Thom York. Pero bueno, se lo perdonaré por los buenos momentos que me hizo pasar con OK Computer.

    • No me gusta mucho, la verdad. Es el único disco de Radiohead que me chirría, pues el resto unos más y otros menos los tengo bien quemados a conciencia. De hecho el disco de Atoms for Peace me gustó bastante más que este, pese a que tampoco dista mucho en sonido y planteamiento. En el otro lado tenemos el segundo disco en solitario de Yorke que me pareció un peñazo total.

      Espero que para el siguiente disco (¿habrá finalmente?) no sigan la senda marcada por este disco o al menos traten de refrescar un poco la propuesta como solo ellos saben. Independientemente de lo que saquen, allí estaremos para escucharlo.

    • Efectivamente disco menor, que no disco de mierda, y lo de jugar a la frialdad le acaba pasando factura. Nunca entendí por qué no metieron aquí “Supercollider” y “The Butcher” (sobre todo la primera, que es muy chula) en vez de sacarlos aparte porque habrían redondeado más un disco algo escaso, pero en fin, Radiohead es ese grupo al que a veces parece que le divierte sabotearse a sí mismo…
      Ah, y el final de “Separator” es una ma-ra-vi-lla.

      • Yazoo

        Yo me quedo con Staircase de los descartados, simplemente me flipa

    • BXXI

      Un disco que no llega a ser grande por estar incompleto, recuerdo que todos esperabamos que sacaran una segunda parte pensando que la ultima cancion “Separator” era una pista de ello, y despues en lugar de una continuacion vinieron unos cuantos singles sueltos que bien podian haber hecho de esta un album bastante mejor, las canciones eran Supercollider, Starcaise y The Daily Mail. Para mi un arror de bulto que no hubieran continuado el disco con ellas.

      • Tienes razón, a mi me gustaron más las canciones que sacaron a posteriori que el disco en sí

    • Señorita 2 la leyenda renace

      Sí que me gustó bastante, aunque lo cierto es que como álbum me parece un poco deslavazado y monótono, además de que lo mejor estaba, a mi juicio, en los singles. Le falta tener unos cuantos picos como tenía por ejemplo Kid A.

    • black_gallego

      Menos mal que alguien hace justicia con este disco.

    • Radar

      La verdadera evolución de Radiohead, tras el paso en falso que es «In Rainbows». Ojalá sigan por este camino, con más acierto.

      Contras:

      > demasiado yorkeano.

      > algunas canciones son demasiado monótonas, dan sensación de “inacabadas”, a lo que se le suma la poca duración del álbum.

      Eso sí, plantea cosas verdaderamente interesantes, cosa que no hacían desde «Amnesiac», pues «HTTT» tiene experimentos pero como álbum fracasa y el del arcoiris es demasiado continuista para un grupazo como Radiohead, y el mundo no merece unos Radiohead conformistas (aunque parece que la mayoría de sus fans lo son).

      • Saludos…

        También se podría leer que no se trata de seguidores conformistas y sí de una evolución o experimento fallido y que tiene poco de interesante. Cuestión de gustos. Ya ves que a ti ‘In Rainbows’ te parece un paso en falso y a mi una maravilla. Poco me importa que sea continuista o no si está repleto de buenas canciones. Nunca me han parecido un grupo conformista, todo lo contrario, pero tampoco infalibles. Han tenido altibajos pero en el caso de ‘The King of Limbs’ me parecen los 40 minutos más pobres de su carrera.

        Nos vemos.

        • Radar

          Está claro que moverte no siempre te lleva a buen puerto. «In Rainbows» es un gran disco, pero le doy mucha importancia a que se muevan por nuevos territorios. TKOL me parece interesante (también fallido), al contrario que «In Rainbows», que es un disco “perfecto”, pero con unas ideas que no me interesan tanto, poniendo en contexto que hablamos de Radiohead y lo que yo espero de ellos. Lo de “conformismo” es mi opinión, que quede claro, aunque me ha quedado un poco polémico.
          Hay ganas de ver qué camino eligen Radiohead para el próximo; si reculan, si profundizan en el anterior, o si toman un nuevo camino…

          Un saludo.

          PD: https://www.youtube.com/watch?v=Kfd6LgcuCsc

          • Saludos…

            Lo de que es tu opinión no debería hacer falta ni matizarlo. Como lo es la mía. Opiniones y que en este caso coinciden a medias. Para resumir la mía diría que me parece cojonudo que se muevan a donde quieran, lo han hecho siempre, ahí está su discografía, están en su derecho, pero luego no me conformaré con cualquier mierda tipo ‘The King of Limbs’ sólo porque lleva su nombre y me digan que reluce como el oro. El tema no es que se muevan o no, si son continuistas o no, si se conforman o no, sino que el resultado esté a la altura. En mi caso prefiero un solo ‘In Rainbows’ que cincuenta ‘The Kings of Limbs’…

            Nos vemos.

      • Van Hohenheim

        No entiendo por qué la banda tiene que sí o sí dar pasos a territorios inexplorados. ‘In Rainbows’ es una síntesis de todo lo que era Radiohead hasta el momento y a mi gusto es uno de los mejores discos de la década. Esta lleno de ejemplos de bandas que deciden explorar y se van al carajo.

        • Radar

          Tú mismo lo has dicho: síntesis. Yo pienso lo mismo, y no quiero a Radiohead sintetizando. Cualquier grupo puede indagar en cosas nuevas, pero no todos van a salir bien parados. Algunos serán aburridos y en modo alguno interesantes. Yo sí quiero (prefiero) ver un viaje a lo desconocido de la mano de Radiohead. Pero vamos, que si sacan un disco como IR, me quedo contento. Siempre es un gustazo oírles, y más si es a un nivel tan alto.

          Un saludito.

    • Bauhauser

      y ningún comentario de ‘Separator’? Si es la mejor del disco!

      • Correcto.

      • bloom21

        Cuanta razón. Para mi uno de los mejores finales de radiohead, pudiendo competir a la altura de videotape, a wolf at the door o the tourist.

    • Con In Rainbows y The King of Limbs, Radiohead constataron que no saben elegir los temas que conforman su propio repertorio, o eso, o se parten de risa de sí mismos. Me explico. Corría el 2006 cuando escuché un bootleg de una actuación en la que desgranaron varios temas. 4 Minute Warning fue una de ellas, y sin los cuestionables arreglos del tema final, en aquel directo sonaba directamente con piano, salida de la médula espinal de OK Computer, otro tanto ocurre aquí con Morning Magpie y su versión original más acústica. Creo que se han convertido en una banda snob, de querer sonar rarunos porque sí, y en TKOL se certifica claramente: un álbum frío, perdido, desdibujado, sepultado por samplers, deformado ante su propio espejo que salvo algunos momentos no ha aguantado como sus hermanos, encima troceado por la propia banda como ocurrió con el segundo (y genial) disco de In Rainbows, con algunos temas mejores que los elegidos para formar el “oficial”.

      No entiendo otra manera, o se burlan de sí mismos, o han perdido “el toque” de conformar una buena sucesión de canciones. Dejar fuera Supercollider o Starcaise, debería ser delito.

      • Santiago

        no encuentro forma de explicar lo de los “singles” de TKOL, porque hubieran hecho que el conjunto funcione mejor (un poco HTTT, pero mejor al fin y al cabo). Sí recuerdo a tom planteándo antes de la salida del disco que estaban interesados en dejar de lado el formato de disco y pasar por las canciones sueltas. Yo le doy bastante bola a eso, y considero a TKOL como una sesión, agregándole el From The Basement y el These Are My Twisted Words al disco y sus singles, queda una sesión bastante inspirada.

        En cuanto a In Rainbows no lo veo tan claro. Salvo Go Slowly que claramente es prima de algunas canciones del disco, las otras las veo muy bien en un disco 2 y al disco oficial lo siento como el más cohesionado de su carrera.

    • Van Hohenheim

      Los grandes pecados del TKOL son el sampleo y la mala elección de los temas. La evidencia está en el ‘Live from the Basement’, en donde los muchachos se vieron obligados a tocar todos los temas ellos y no samplear una parte y reproducirla a rajatabla, además de incluir el fabuloso ‘The Daily Mail’ y el notable ‘Staircase’. El resultado es sobrecogedor, un disco mediocre que parecía disco solista de Yorke se convierte en un destacado de la banda cuando menos, y sólo por el hecho de tocarlas ellos mismos. El feeling es distinto. Y notar también que ‘Give Up The Ghost’ debería haber sido el cierre. Es como poner ‘Hey Jude’ al medio de cualquier disco, nuevamente se nota la mala elección de los temas y su orden (sin quitarle méritos a ‘Separator’ por supuesto).

      Invito a todos aquellos que lo critican a escuchar aquellas grabaciones, yo personalmente me llevé una sorpresa.

      7.8/10 para ‘Live from the Basement’ , 6 para la versión de estudio.

    • Juan Arca Figueroa

      yo creo que el error la mayoría de las veces es juzgar este disco como un simple disco de rock en donde cada canción es un todo. Para mí el disco va mucho más allá y es una auténtica unidad conceptual donde cada tema forma parte de un todo mucho más importante. Y hablo desde mi percepción personal, por supuesto, que a mí también me parecía excesivamente frío y creía que ganaba muchísimos enteros en el Live From the Basement (que me sigue pareciendo absolutamente mágico). Pero un día escuchándolo y al llegar a Separator todas las piezas me encajaron. Creo que es un disco que hay que sufrir a lo largo de los minutos porque sí, efectivamente es muy frío y muy árido, pero en el momento en que empieza a sonar Separator todas las piezas encajan. Creo que está pensado y concebido así, y también creo que, al margen de preferencias estéticas, es un disco que demuestra la madurez artística de Radiohead como compositores y su increíble destreza para hacer exactamente la música que quieren y plasmar con claridad sus ideas.

    • bloom21

      Lo de que Bloom es repetitiva es bastante subjetivo. Para mi la canción se vuelve un mantra hipnótico y nos regala uno de los momentos más emocionales del disco. Llamadme raro pero es una de las pocas canciones de Radiohead con las que he llorado(no de tristeza sino de puro placer musical). Y sobre lo de que no van a volver a alcanzar su mejor nivel esta por ver. De momento pueden estar en su próximo trabajo canciones tan increíbles como Identikit, skirting on the surface o Ful Stop.

    • Selinkoso

      siempre he pensado que el verdadero disco es el In basement, que el album de estudio es una demo técnica, una prueba con un manto oculto de la musica que de verdad brota en la grabación de ese estudio de la bbc. el in basement de king of limbs es probablemente uno de los mejores discos. Mi fascinación es Little by little.

    • g_saura

      Disco infravalorado donde los haya, a mí me entusiasmó que Radiohead siguiera probando cosas radicalmente nuevas y espero que siga haciéndolo. Hay que poner un poco en contexto el disco con el pensamiento de la banda por aquel entonces, y es que Thom Yorke manifestó un poco antes que estaba cansado del formato álbum y este disco lo refleja un poco al ser algo corto (tanto en número de canciones como en duración), pero es un estilo único y un disco ameno de escuchar. También hay que señalar que el disco gana si se le añaden las otras 4 canciones que sacaron ese año: Supercollider, The Butcher, The Daily Mail y Staircase; pero para mí no es un disco menor en absoluto.