Beach House – Thank Your Lucky Stars

Dicen que nuestros rasgos de personalidad se van acentuando con la edad. En realidad es así. Seguro. A mí, por contra, me pasa una cosa algo curiosa. Hay rasgos de mi ser que no tenía

thank-you-lucky-stars

Dicen que nuestros rasgos de personalidad se van acentuando con la edad. En realidad es así. Seguro. A mí, por contra, me pasa una cosa algo curiosa. Hay rasgos de mi ser que no tenía hasta hace unos años o que, cuando menos, estaban enormemente escondidos, que han ido aflorando en la última década. El tiempo de evolución no es exacto, pero para hacerse una idea. El principal es la desconfianza en el ser humano, en sus pretensiones. Soy enormemente curioso, y siempre me estoy preguntando lo que hay detrás de un silencio, de un gesto. Imagino que mi profesión no ayuda. Además de eso, cada vez soy más misántropo. Cada vez hay menos gente que, al menos en un primer contacto, me caiga bien. En mi defensa diré que yo cada vez me caigo peor, también. Si es que eso es una defensa. La cuestión es que no creo que nadie gane nada siendo desconfiado, pero no es algo que pueda evitar a estas alturas. Miento. Quizás podría hacerlo, pero no quiero.

Es por eso que cuando Beach House anunciaron la llegada de un nuevo disco, apenas seis semanas después del anterior, tras la sorpesa inicial que nos llevamos todos, mi siguiente reacción fue la desconfianza. Desconfiar de las motivaciones de la venida al mundo de Thank Your Lucky Stars (Sub Pop, 2015). De las verdaderas razones, no de las esgrimidas por los de Baltimore, a las que no les doy demasiada credibilidad (“lanzamos el disco como y cuando queremos, no cuando toca”, “no es un disco de caras B ni de refritos”). Y no es que yo sea más listo que nadie, es que aquello de las renegociaciones de contrato es más viejo que el planeta, y a Beach House ya le va siendo hora de dar el salto a una multinacional de las gordas, que para eso han alcanzado una repercusión enorme en la última década.

Thank Your Lucky Stars: doble o nada

En todo caso, lo de la motivación del lanzamiento de Thank Your Lucky Stars, al final, es lo de menos. Tenemos disco nuevo, toca escucharlo y, si se puede, disfrutarlo. Al principio con miedo. El que nace de que Depression Cherry daba, a mi entender, signos inequívocos de estancamiento y hacía que corriese peligro el pronóstico vital de Beach House. No había nada malo realmente en él, pero tampoco demasiados aspectos que nos hiciesen confiar en la evolución de la banda hacia algún sitio. Otro disco más, tan seguido, que continuase ese mismo camino, podría sellar una muerte, al menos para aquellos que no somos fans acérrimos, prematura.

No sé si Thank You Lucky Stars es el disco que le hacía falta a Beach House, pero sí es el que me hacía falta a mí. Y eso me vale

Pues mirad. No. Respiren tranquilos. No sé si Thank Your Lucky Stars es el disco que le hacía falta a Beach House, pero sí es el que me hacía falta a mí. Y eso me vale. El necesario para no bajarlos de un pedestal en el que vivían con cierto merecimiento. Es más, seguramente Thank Your Lucky Stars es el disco que debió ser Depression Cherry. Porque encontramos elementos sonoros que para nada son ajenos al pasado de la banda, pero que al menos sí le dan cierto aire, cierta vida. Le quitan el aroma robotizado, como si Legrand y Scally supiesen atreverse a mover mínimamente las piezas de sitio. No tanto como para poner patas arriba nada, pero sí lo suficiente para pensar que queda nervio ahí dentro. Un alma traviesa, ganas de encontrar algo más, de no acomodarse. ‘Majorette’ da fe de ello. Empezamos con percusiones, solo eso, y ya parece que puede cambiar algo. La voz de Victoria Legrand soltando un tono levemente más lascivo. Si hubiésemos estado en esta casa mil veces, no sabríamos qué exactamente, pero tendríamos la sensación de que algo no está donde estaba. Algún jarrón, algún cuadro. Algo, por fin algo.

‘She’s so Lovely’ resulta encantadora, pero algo tediosa en varios desarrolos, y en el puente entre estribillos. Y continúa la senda de Bloom, y de Depression Cherry, y de… ‘All Your Yeahs’ suena algo más sucia, más interesante y revitalizadora. Como si por ahí debiesen seguir, en buena medida, los Beach House de 2016. Nadie espera que ahora se pasen al hardcore, pero sí al menos que se encuentren, aunque mínimos, que inviten a pensar que la banda no se ha puesto a hibernar. Aunque sea un punteo que nos erice un poco la piel, como el de ‘One Thing’, o una luminosidad engañosa, cogida de la mano de la angustia en ‘The Traveller’.

8/10

Pero lo mejor de Thank Your Lucky Stars llega al final. Después de todo lo que os he soltado sobre la innovación, la búsqueda de nuevos horizontes y la lucha contra el apoltronamiento, Beach House se sacan ‘Elegy to the Void‘, un tema suyo de toda la vida, con un leve tono de intensidad aumentada, y me fascinan. El crescendo y el abrazo al shoegaze de las guitarras de la segunda mitad de la canción cantando victoria. Brillante. Más indiferente me deja ‘Rough Song’, sin que me aporte nada que no haya escuchado ya una y mil veces, pero, como negándose a rematar el disco dejando mal sabor de boca, ‘Somewhere Tonight’ mantiene el nivel. Seguramente sin florituras, en menor medida que varios de los cortes previos, pero lo suficientemente solvente como para pensar que, seguramente, el primer disco de Beach House en una multi sea de mi interés. Otra cosa es que el desconfiado que hay en mí vuelva al acecho en 3, 2, 1…

  • Diego Duarte R

    Muy bien x el review, opino lo mismo esto debió ser “depression Cherry”, un album que con la sencillez de siempre, consiguen que realmente se te graven las canciones.

  • Fernando Guardiola

    Anda que insinuar que lanzan este disco para terminar contrato con su sello actual e irse a una multinacional.,.. Esperemo que si no es asi luego te retractes..

    • dr.chou

      Pediré perdón y entregaré las armas. Tienes mi palabra. Pero coño, no me dices nada bonico ni cuando hablo bien de los grupos que te gustan.

      • Fernando Guardiola

        A mi este si que me parece ya un poco mas de lo mismo, Rough Song parece que va a empezar Wihses.. no es un mal disco desde luego, Pero Depression Cherry es mejor, no hay un tema en este disco tan bueno como Levitation o Space Song. La primera vez que escuche Levitation le di al repeat… es como flotar ese tema.

  • Brodinsky

    Aburrido, por un momento me emocione, pero al escucharlo…meh.
    Conste que yo contra Beach House no tengo nada, solo buenos recuerdos y fe.

  • Israel

    Pues siempre suenan a Beach House, un gran disco como haya sido gestado, desperdicios, lados B o lo que sea.