Julia Holter – Have You in my Wilderness

Creo que tendemos a sobrevalorar la originalidad. La constante necesidad de inventar cosas nuevas, de no caer en actos que ya han explorado otros. Y si lo hacemos, intentamos que no se note. Disfrazarlo. Si

julia-holter-Have-You-in-my-Wilderness

Creo que tendemos a sobrevalorar la originalidad. La constante necesidad de inventar cosas nuevas, de no caer en actos que ya han explorado otros. Y si lo hacemos, intentamos que no se note. Disfrazarlo. Si lo hacen otros, lo condenamos. No tiene ideas, no ha descubierto ninguna herramienta que no utilizase otro hace años. Pasamos por alto, mientras, la valía real del trabajo de cada uno, como si lo único que importase fuese la innovación, no la belleza, la constancia o el talento. No, lo importante es que se te ha ocurrido algo que no se le había ocurrido a nadie antes. Ya solo por eso, hay que aplaudirte. ¡Qué gran farsa! Varios de los mejores cuadros, libros o discos de la historia nacen de la inspiración en terceros. Cuando no casi del plagio.

Have You in my Wilderness: el mejor disco de Julia Holter

Julia Holter lanza su cuarto disco con las referencias habituales. Have You in my Wilderness (Domino Records, 2015) nada en el art pop, el ambient y el dream sin rubores. Recordando a genios de la talla de Cocteau Twins o Kate Bush, y poniéndose a la altura de compañeras de promoción como Joanna Newsom u otras que han lanzado discos estilísticamente comparables este mismo año, véase Natalie Prass o Jessica Pratt, aunque en este caso nos alejemos algo de ese predominio folk. Quizás Julia Holter ha ido un paso más allá. Have You in my Wilderness es un trabajo mucho más plural de lo que una escucha somera pueda parecer. Un álbum trabajadísimo, lleno de arreglos de cuerdas, viento y voces de Julia, más madura que nunca. Sin duda, su mejor disco hasta la fecha, tras una trayectoria bastante llamativa ya antes de esto.

Have You in my Wilderness tiene un sabor innegable a una época en la que Holter apenas había nacido. Su primera mitad navega entre referencias ochenteras. Sin ser capaz de inventar nada que no hubiese llegado ya a nuestros oídos hace tres décadas y, con todo, haciéndolo de forma delicadísima y, en algún momento, sublime. Esos susurros que abren ‘Feel You’, uno de los singles de Have You in my Wilderness, hacen que te sientas a gusto desde el principio. Con ganas de que lo que tenga que contar Julia te guste. Ella consigue predisponerte a ello. Todo está bien ensamblado. Los coros, los violines… Cole M. Greif-Neill está inmenso en la producción. En ambos caminos, el que mira al pasado en cortes como ‘Silhouette’ o en el que mirará a la cara más experimental de Holter una vez avancemos en la escucha. Porque si el recuerdo a los ’80 no fuese lo suficientemente brillante, parece renacer en ‘How Long?’ la mismísima Nico entre los susurros de Holter. Otra maravillosa canción.

Have You in my Wilderness confirma a Julia Holter como lo que nos veníamos temiendo, una de las mejores artistas de la actualidad

‘Lucette Stranded on the Island’ se va a los casi siete minutos de diálogo interior, de construcción caótica pero perfectamente conducida. Como si Julia Holter pudiese explorar cualquiera de los caminos que aparecen ante ella sin correr el más mínimo riesgo de perderse. Como si toda la vida estuviese dedicada a encontrarse en Have You in my Wilderness. Y dejarse llevar por la contemporaneidad a partir de la bella ‘Sea Calls me Home’, sin rubor. Adivinándose con aspiraciones mucho más humildes que sus predecesoras, pero acertando igualmente (aunque ese saxofón chirríe un tanto y no termine de convencerme). Y aprovechar esa búsqueda de la luz para acabar entrando en la espesa niebla de ‘Night Song’, en otro paso hacia la heterogeneidad de Have You in my Wilderness, siempre acertada.

8.5/10

A estas alturas la única duda que cabe es si Julia Holter conseguirá mantener la pujanza una vez se afronten los últimos temas del álbum. Lo estropear lo que tanto ha costado construir hasta aquí. ‘Betsy on the Roof’ disipa esas dudas de un plumazo. Fantástica y grandilocuente, explora un terreno de más adornos, de flores recargadas, en el que naufragaría cualquiera, por exceso o defecto. Y ella sale indemne, sin un rasguño. Y lo hace del mismo modo en la experimental ‘Vasquez’, que era ya la guinda de la tarta. Confirmando a Julia Holter como lo que nos veníamos temiendo, una de las mejores artistas de la actualidad. Uno de esos discos que marcan toda una carrera. Seguramente nada vuelva a ser lo mismo en la vida de la angelina a partir de aquí. Y, menos todavía, a partir de las listas de diciembre.

  • Diego Duarte R

    Gracias por hacer un review a este album!!!!!! de los mejores de este año para mi…sigo esperando el de HEALTH!

  • eriolsama

    gran álbum, Julia Holter superándose nuevamente, en mi top 5 de mis discos favoritos de este año.

  • Fernando Guardiola

    No es que la originalidad este sobrevalorada. Lo que se valora es saber coger elementos de aquí y de allá y saber crear tu propio sonido.

  • Alvaro Arellano

    Maravilloso el disco, pero me gustaba más el plan que llevaba la moza en Ekstasis 🙁

  • Miguel Galván

    No entiendo bien ese preámbulo sobre la originalidad negándosela de antemano al disco. A menos que inconscientemente la esté remarcando. Una suerte de auto ironía. Este disco de Julia Holter es una auténtica maravilla. En eso estoy completamente de acuerdo.