JEFF the Brotherhood, o cómo convertir una canción de Mazzy Star en Doom Metal

Acercando el indie pop al stoner sin el menor tapujo.

JEFF-the-Brotherhood

Todavía resuena en mi cabeza el estruendoso concierto que dieron los estadounidenses JEFF the Brotherhood en el festival Fuzzville!!! en Benidorm. Durante un evento donde la nota dominante eran estilos como el punk, el garage o la psicodelia, el grupo de los hermanos Orrall se sacaron de la manga un arsenal de canciones que bordeaban la etiqueta Doom Metal. Una jugada maestra digna del mejor troll imaginable, dejando a mucha gente con cara de pasmado y sólo unos pocos flipando totalmente en colores. Hay que decirlo claro, se marcaron uno de los mejores conciertos del festival.

A mí desde luego me sorprendió, sobre todo teniendo en cuenta que cuando caté previamente su referencia más reciente por entonces, Wasted on the Dream (Infinity Cat, 2015), donde el grupo se movía más por un terreno cruzado entre el rock noventero y el stoner rock más tibio. Un disco que no me fascinó y que, desde luego, no me daba la sensación de que pudiera llegar un día en el que transformaran el ‘Working Man’ de Rush en un tema que podría ser de Candlemass. Y no es la única muestra de su capacidad para pasar canciones por un filtro heredero directo de Tony Iommi.

El dúo de Nashville ha llegado con un segundo disco este mismo año, Global Chakra Rhythms (Infinity Cat, 2015), mucho más lisérgico y experimental, pero que en líneas generales no vuelve a suscitar grandes pasiones en mi interior. Pero no tan rápido, qué es esa cadencia tan lenta, esos sonidos de guitarra tan sinuosos y esos ritmos de batería tan retumbante. No necesitar soltar decibelios a tope para sonar potente y con fuerza, para acercarse al doom sin necesidad de recurrir al metal. JEFF the Brotherhood vuelven a dejar una perla de calidad acercándose a estos fangosos terrenos.

Sin embargo, una vez te fijas detenidamente ves que ese momento de espectacularidad que se han sacado de la manga para hacer mínimamente digno su disco no es suyo totalmente, sino de Mazzy Star, grupo bastante alejado de los terrenos del stoner, el doom y similares. Y aun así, JEFF the Brotherhood consiguen que ‘Mary of Silence’ cuele como un tema de doom metal. Un tema sólido, hipnotizante y brutalmente denso. Nos atraen a su visceral espiral para luego salir aturdidos y asombrados. Sin llegar al extremo de hacer suyo esta pieza ajena, la llevan muy bien a un estilo diferente, un estilo en el que han demostrado que saben muy bien cómo moverse y ojalá lo hicieran más a menudo.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.