Levon Vincent – Levon Vincent

Lo importante siempre es llegar. Es una de las premisas que utilizamos bastante en lo interno en la redacción para hacer énfasis en que lo importante es descubrir ese disco o ese grupo, y no

levon-vincent

Lo importante siempre es llegar. Es una de las premisas que utilizamos bastante en lo interno en la redacción para hacer énfasis en que lo importante es descubrir ese disco o ese grupo, y no cuándo. También lo extrapolamos a esas reseñas como esta, que llegan prácticamente a final de año, cuando el álbum es del 9 de febrero. Levon Vincent (Novel Sound, 2015) es el debut en larga duración del londinense Levon Vincent, uno de esos trabajos que he ido recuperando puntualmente en algún momento del año por el placer de escucharlo, sin haber parado a dedicarle unas palabras. Y francamente lo merece. Por música y por concepto.

Elegancia y rompepistas

El inglés lleva unos cuantos años publicando epés de buena factura, siempre a mitad de camino entre el deep house y otras ramas del género matriz, y del techno. Una convergencia que ha tenido su principal exponente en este homónimo debut LP, un trabajo que destila el talento que se le ha reconocido durante estos años anteriores en sus diferentes referencias, y que sin embargo ahora roza a un nivel mayor que dichas publicaciones. De hecho es uno de los álbumes más compactos dentro de los que este año han virado por un mensaje electrónico más diverso. Y su cruce de discursos tiene una perfecta ejecución; un trabajo emocional y honesto con su forma de pensar.

Levon Vincent es un disco hecho para los amantes de los sonidos elocuentes, de los trabajos producidos con esmero y que huyen de estructuras repetitivas que tiran de automático con unas pocas variaciones en las capas principales para disipar la sensación de monotonía. El debut del londinense trae frescura, elegancia y una buena pegada de cara la pista de baile, así como una buena experiencia para quienes prefieren quedarse postrados en la silla o en el catre con unos buenos auriculares a toda leche. Después de estar curtiéndose con buenas referencias en formato EP, ahora llega el momento de sacar a pasear ese groove que le caracteriza.

Viva el soulseek

This is music for the ugly ducklings of the world. Music for swans. If you are you’re a member of the rat race, climbing around a dumpster with the other rats vying for power, you may of course listen, but know – this is not music for you. This is action against you.

Esta es una de las frases que puso en el facebook —una de tantas— sobre la industria cuando publicó el disco, de hecho lo compartió en descarga gratuita. Una crítica clara, de la que además podemos sacar alguna analogía con su música. Mientras que en este debut hay momento más mecánicos, de motores 4×4 dispuestos a partir la pana en un club subterráneo, también están esas huellas de elegancia, a modo de cisne, logrando una mejor confluencia entre techno, house y algo de minimalismo. Con mejor resultado por lo general que en sus lanzamientos anteriores. En la primera mitad del ábum tenemos una ristra de temas que ejemplifican esa las diferentes aristas que tiene, como una secuencia. Primero viene esa suerte de house ambiental con elementos de electrónica progresiva en ‘The Beginning‘ y ‘Phantom Power‘, después el techno espartano de ‘Junkies on Hermann Street‘ —ojo a sus detallazos al romper el bombo— y cierra el ritmo melódico y pegadizo de ‘Launch Ramp to the Sky‘. El cisne del deep house con un final, de nuevo, propio de evoluciones progresivas.

I think other people say that. I also never limit releases to only 1000 copies or something, simply to make the prices higher on Discogs. You want a digital? Go to Soulseek where I upload them FOR FREE for anyone who wants them, the same day the record gets released. Help yourself!

Sin duda, esa combinación de diferentes recursos estilísticos hace al disco más interesante y sorpresivo, pues no sabes qué vas a encontrar en el siguiente tema, y dentro de ellos mismos puedes encontrar bien un cambio de ritmo o disfrutar de esos detalles presentes a lo largo de todo el LP. Es sorprendente escuchar temas como ‘Confetti‘, tan hipnóticos como los mejores The Knife y de repente, ZAS, esa entrada de vocales fantasmagóricos, mientras que las cajas de ritmo siguen operando a revoluciones más bajas en capas secundarias. Versatilidad pura. Y una prueba de cómo mima Vincent la producción, quirúrgica en muchas ocasiones. Un gustazo.

8.3/10

No obstante, también es cierto que no logra conseguir el mismo efecto deslumbrante en todas las piezas. Claro que si así fuera, hablaríamos de un trabajo sobresaliente. Mientras que en ‘Small Whole-Numbered Ratios‘ hay patrones efectistas que parece que van a ir a más, se quedan ahí dejándote con la miel en los labios. Caso opuesto a la hipnosis para cerrar el debut, ‘Woman Is an Angel‘ —hace años produjo el reverso oscuro, ‘Woman is The Devil‘—. Secuenciadores que irradian magnetismo, una línea moderadamente distorsionada de bajo y ritmazo. Y de nuevo el cisne vuelve a bailar. Hay aspectos que limar y otros que potenciar, pero desde luego, este debut es estupendo. Como dijo McLuhan y utilizó Levon en una de sus referencias, el medio es el mensaje. Pura coherencia con su obra.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.