Woozy – Blistered

De copias, imposturas y conceptos que vienen grandes, está repleto el indie rock, sobre todo una vez pasada su edad de oro. No hablamos mucho en la actualidad de grupos que estén dentro de estas

Woozy-Blistered

De copias, imposturas y conceptos que vienen grandes, está repleto el indie rock, sobre todo una vez pasada su edad de oro. No hablamos mucho en la actualidad de grupos que estén dentro de estas coordenadas, precisamente porque es difícil encontrar propuestas con personalidad o que llamen la atención por otras características. Sólo una cantidad de álbumes al año que podemos contar con los dedos de una mano. Esta vez, uno de ellos es el de los jóvenes estadounidenses Woozy y de su debut Blistered (Exploding in Sound, 2015), de quienes os hablamos con ese primer adelanto que tanto prometía. Una expectativas que se han cumplido con un álbum para dejar en bucle y que te puede dejar tocado.

Esos cambios de ritmo que no esperabas

Blistered viene, una vez más, apoyado por Exploding in Sound, sello americano que en estos últimos tiempos está siendo de lo más interesante. Sobre todo por la apuesta que lleva de apoyo a grupos que, si bien su propuesta acaba ejecutada de una forma bastante dispar, se esfuerzan en buscar su propio discurso sonoro. Ya hablamos de Pile, aún tenemos pendiente hablar de alguno más, pero de todo 2015 el trabajo que más destaca es este de Woozy, un trío de Nueva Orleans enfrascado en una angustia reflejada ya en el nombre de la formación y del disco. Y sí, algo de teen angst en las letras, y mucho de descaro y rock experimental como a ellos les gusta decir, sin bajo y con estructuras guerreras y cuidadas.

En ese sentido, lo que más llama la atención de ellos es su búsqueda constante de no caer en los lugares comunes que nos llevan asolando bastantes años. A pesar de que no siempre lo consiguen —ardua tarea—, en bastantes ocasiones salen airosos por buscar cambios de ritmo diferentes, encontrando justamente la forma de noquearte que no esperabas. Blistered es contradicción continua. Mientras que en la inaugural ‘Venom‘ derraman toda su energía y joventud, justo después en ‘Clouds Rush In‘ sacan esos desgarros emocionales pero bellos, con pulcras distorsiones. Y las compaginan con unos cristalinos punteos y vocales a dueto entre John y Kara. Uno de sus fuertes es el delicado embalaje de sus canciones, pero cuando bajas la guardia y abres la caja son ellos quienes te pueden herir.

I’m not broken
He’s just holding
My hands hostage

Coger el toro por los cuernos

Si el año pasado hablábamos de la sutileza de Posse, de cómo alargaban sus guitarrazas para pegar el zarpazo y después contraerse, a modo de muelle, Woozy muerden. Bien antes, o bien después, estiran el muelle pero este no vuelve a la posición original. Así tenemos la insolente y ruidosa primera mitad de ‘Painted White‘ con una segunda parte domesticada a través de un celestial paso a limpio, transformándose momentáneamente en uno de esos grupos veteranos que vuelven exhibiendo madurez. Y entonces el nudo en la garganta. Woozy tienen esa efigie de bonita inocencia, con letras angustiosas que te dejan en la mierda, y después golpean con la épica más descarnada.

Success is a lie
Six years with nothing to show

Como gusta decir en el tertulianato, ‘los extremos se tocan’. Y nunca se tocaron con más gusto y desencanto a la vez. Este joven trío de Nueva Orleans se acerca a las piruetas ciclotímicas de Fat History Month. Por esa montaña rusa sentimental, esas secciones vocales y sobre todo esos cambios de ritmo abruptos que no van a por la guitarra afilada, sino a por el punteo limpio y reposado, Woozy merecen un hueco en vuestras bibliotecas guitarreras de este año. Y en lo que respecta a esas bajadas repentinas de marcha, que son varias en los diez temas, podemos encontrar uno de los instantes más bellos de este 2015 en el tercio final de ‘Gilding The Lily‘.

7.9/10

A grupos jóvenes que tiren por el indie rock te los puedes encontrar con relativa facilidad, pero a esos que tengan personalidad y algo que contar ya no tanto. A Woozy te los crees. Hay que creérselos. El drama de ‘Christmas Club‘ y su sonido depurado es sólo otro ejemplo más de un gran debut que seguramente pasará por alguna parte sin pena ni gloria. Pero pocos primeros trabajos más auténticos que Blistered se han escuchado estos últimos años en el género con esa compostura, esa naturalidad y esa actitud. Es lo que nos queda. La actitud.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.