Mogwai – Atomic

Una banda sonora con sus propias reglas y alguna que otra cosa que contar.

Atomic

Creo que en cierto modo acabamos reduciendo a Mogwai, o incluso a muchos de nuestros grupos preferidos de post-rock, a las explosiones guitarreras en las que acaban desembocando sus canciones. Con ello, corremos el peligro de olvidar, sobre todo con esta banda concreta, muchas otras de sus virtudes. Tendemos a olvidar el resto de cosas que les hacen grandes y les han llevado hasta donde están. A no hacer hincapié en las melodías que van fluyendo en sus composiciones, en los espectaculares desarrollos, sobre todo en piezas más largas, en los pequeños detalles en los que, una vez te has fijado en ellos, ya no olvidas jamas.

Tendemos a olvidar la esencia.

Pero ellos no se cansarán nunca de recordárnoslo. Y aunque la inspiración ya no sea la misma de la de antaño, siguen dejando muestras de talento realmente asombrosas, siguen dejando lecciones sobre cómo se hace esto. No lo olvidemos, lo que para otros es un manual que hay que seguir a rajatabla, para ellos es su idiosincrasia. Incluso hasta en los trabajos más menores, al menos en apariencia, son capaces de dejar gemas imborrables y de dejarnos pasmados sobre el pequeño universo que se está generando en nuestros auriculares y que ellos mismos producen.

Mogwai y el universo en expansión

Para algunos puede resultar curioso que no se haya hablado más de la asombrosa coincidencia que ha provocado que tanto los escoceses como Explosions in the Sky saquen sus respectivos nuevos trabajos el mismo día. Quizá no se haya mencionado tanto el hecho debido o bien a la bajada en relevancia actual del propio género o bien a la entidad del propio trabajo que presenta Mogwai. Lo pone bien claro en el título, Atomic (Rock Action, 2016) es una banda sonora más que un trabajo propio. Bueno, las canciones son versiones modificadas de las canciones que formaron parte del documental Atomic: Living in Dread and Promise, pero eso no cambia el hecho de que su objetivo inicial era el de ejercer de acompañamiento a un documento audiovisual, no ser un álbum con todas las de la ley.

No lo olvidemos, lo que para otros es un manual que hay que seguir a rajatabla, para ellos es su idiosincrasia

Quizá por ello yo mismo en un origen, cuando el disco fue anunciado, me acabé alejando de las noticias al respecto del mismo. Pensaba que no iba a ser un trabajo con mucha historia. Pero ay, queridos lectores, cómo disfruta uno cuando lo sacan bien fuerte del error. Porque no me hizo falta más que escuchar ‘Ether’ para que Mogwai me recordaran su propia esencia. Una canción que no debe perderse nadie por nada del mundo, porque contiene todas esas cosas que tanto nos gustan de ellos y muy bien ejecutadas.

Por esa canción acabé dándole una oportunidad a Atomic y no he acabado decepcionando. El grupo no acude a la electrónica de manera tan evidente como hicieron en Rave Tapes (Rock Action, 2014) pero la aprovechan bastante para dejar melodías vibrantes, embelesadoras y asombrosas. Cierto, igual lo que encontramos aquí puede palidecer si lo comparamos con lo mejor que los de Glasgow han entregado, pero no tenemos más que echarle un vistazo a la portada y recordar lo importante: esto en un principio era una banda sonora, juega en otra liga y no podemos valorarlo con las mismas reglas que podemos valorar un trabajo propio de este grupo.

7.6/10

Por eso, si tenemos en cuenta el propósito original con el que fue compuesto y valoramos lo que nos entrega, vemos como florecen todas las virtudes de un disco como Atomic. Un disco que tiene vida más allá de su fabuloso corte inicial -’U-235’, ‘Weak Force’ o también ‘Little Boy’- y que ofrece una escucha más que satisfactoria. De esas que disfrutas mucho si disfrutas mucho con Mogwai y que ofrecen una experiencia que no dudarás en repetir en futuras ocasiones. Y si no, siempre nos quedará quedarnos embobados con ‘Ether’. Si ya lo hicimos con ‘Remurdered’ o ‘I’m Jim Morrison, I’m Dead’, no hay motivo para no hacerlo aquí.

POST TAGS:
  • No. Never.

    Mira que soy putifan de Mogwai desde que escuché Friend of the Night por primera vez, pero para mi Atomic ha supuesto una decepción curiosa…

    Igual crece con las escuchas pero a este disco solo le saco un par de momentos disfrutables.

  • Serge

    Ether es maravillosa, pero el resto “Meh”.

  • Daniel Sánchez-Fonseca

    A fin de cuentas es una Banda Sonora para un documental, con lo acotado que ello supone (no podríamos encontrar un Remurdered ahí), aunque encuentro que son un vínculo perfecto para experimentar y crecer a nivel musical. De todas formas, Are you a dancer? es una preciosidad.
    Larga vida a Mogwai.

  • Alarch

    Igual es que lo escuché en el momento y contexto óptimos, pero a mí me ha gustado mucho.