Anderson .Paak – Malibu

Un año después de su anterior disco, Paak sube su listón

Anderson-Paak-Malibu-featured

El californiano Anderson .Paak venía de entregar el año pasado un álbum de debut tan correcto como fue Venice (Steel Wool/OBE, 2015). Aunque esto de “debut” tenía trampa porque hasta entonces Paak había estado publicando najo el nombre de Breezy Lovejoy. Tan sólo un año después de su anterior larga duración no sólo se ha confirmado su reputación sino que, incluso, ha subido el listón con su segunda obra Malibu (Steel Wool/OBE, 2016).

La elegancia y la seducción hechas sonido

Hasta ahora la obra de Paak está compuesta predominantemente por un nucleo de R&B y soul que se mezcla simbióticamente y se mantiene a lo largo de sus discos. El cambio está en que los anteriores estilos hasta ahora eran especiados con toques de Hip Hop y electrónica. En Malibu ya no vamos a encontrar trallazos como ‘Milk N´Honey‘, de su anterior disco, pero tampoco los vamos a echar de menos con sus sustitutos. Lo que sí hay son temas como ‘Am I Wrong‘ que te hacen ir directo a la pista de baile. Sólo que aquí el camino escogido es el de la música disco, más próxima al tono general.

Por su parte, el Hip Hop ha sido limado profundamente. No es que haya desaparecido, Paak sigue tirando de rima y cadencia que se mantienen en muchos tramos. Lo que sucede es que el tono es menos agresivo y más sutil. Este cambio permite derribar barreras entre el artista y el oyente permitiendo construir así una relación de confidencialidad. El efecto es como si Paak te estuviera contando al final del día cómo se siente. Pero se pueden seguir encontrando colaboraciones como la de The Game.

Para llenar el espacio dejado las piezas eliminadas han sido sustituidas por otras ligadas profundamente a diferentes instrumentos. Así, se pueden encontrar ligeros toques de funk en el bajo, de jazz en los teclados y sutiles fraseos de guitarra blusera. El cambio de ingredientes en la mezcla ha dado un disco tranquilo, suave, pero no por ello aburrido o carente de pasión.

Malibu transmite una sensibilidad que se siente a flor de piel. La segunda pista, ‘Heart don´t Stand a Chance‘, no miente con su título. Ésta es una de esas canciones perfectas para crear una atmósfera seductora cuando estás a solas con esa persona especial para que las cosas fluyan con más facilidad. Magia al alcance de pocos. Una suerte de puesta al día de Marvin Gaye, un maestro en este terreno.

7.5/10

El resultado es una obra que rezuma elegancia de principio a fin y un artista con una voz privilegiada que te conquista sin hacer grandes exhibiciones porque no las necesita. A Paak sólo le hace falta susurrar para transmitir un torrente de emoción. Una buena confirmación que da buenos augurios y obliga a estar al tanto del devenir de su carrera.

POST TAGS:
  • mayoyo

    de los mejores discos en su estilo enorme yo le pondrria mas nota..

  • MCR0O0G

    Para mí este es un disco de 8.5 o más. Increíble desde el principio hasta el final. Es un disco perfecto para tumbarse al sol mientras lo escuchas, transmite ese tipo de sensaciones.

  • carlos

    Coincido con los otros comentarios, yo le pondría más nota. Es al menos un 8 sólido.