Bertín Osborne – Lo mejor de mí

Esperábamos lo mejor de Bertín, pero se ha entregado al mainstream

bertin_osborne_lo_mejor_de_mi-portada

Como es mi estreno en las lides de la crítica musical en esta santa página sus redactores más veteranos han considerado oportuno que comience con una prueba que demuestre mi valía. Por eso han decidido que debute comentando la última obra de uno de los artistas más influyentes de nuestro país, además de líder de opinión. Me estoy refiriendo al disco Lo mejor de mí (Universal, 2016) de Bertín Osborne.

En primer lugar he de reconocer que no me enfrentaba a la obra de Bertín Osborne desde mi más tierna infancia. Esto solía ocurrir cuando en los viajes estivales familiares mi madre ponía alguna de sus casetes en el coche sin escapatoria posible. Y también debo reconocer que ni entonces fui un gran fan.

Cuando se comienza la escucha del disco lo primero que viene al oído es una orquestación de aires rancheros que estaría pasada de moda ya en los años 70. Y cuando apenas te has recuperado de ese pensamiento te golpea la de galán empalagoso entonando unas aún más azucaradas letras del estilo “cuánto te quiero y cuánto sufro”.

Lo mejor de mí… y ni siquiera es tuyo

Aunque para ser honestos Lo mejor de mí ni siquiera es un disco. Se trata en realidad de una recopilación de 14 afamadas canciones de amor pertenecientes a cantantes de éxito. Entre ellas hay ejemplos tan conocidos como ‘Y nos dieron las diez’ de Joaquín Sabina, ‘¿Y cómo es él?’ de José Luis Perales o ‘Te quiero, te quiero’ de Nino Bravo.

En realidad lo que han hecho Bertín Osborne y su casa discográfica ha sido aprovechar el tirón del enorme éxito de audiencia de su programa ‘En tu casa o en la mía’ para lanzar algo rápidamente al mercado que simplemente llevara su cara en la portada. Y lo más fácil, en lugar de perder el tiempo en componer, era coger una serie de éxitos asegurados y llevarlos al terreno del presentador. Aunque siendo bienpensados, y echándole mucha imaginación, podría incluso considerarse una retorcida forma de disco conceptual.

Y éste es el terreno en el que se va a mover toda la obra: protagonismo de la voz, orquestaciones cargadas de muchas cuerdas, letras lacrimógenas y las trompetas que dan el toque ranchero marca de la casa. Poco se sale de este guión. Hay pequeñas excepciones como la algo más latina ‘Si tú no estás’ o la totalmente desconcertante versión soft rock ochentero con calidad de sonido midi de ‘Háblame de ti’ de Los Pecos.

0,4/10

Pero hay una canción, la última, que merece un trato aparte. ‘My Way’, sí, la de Frank Sinatra. Juro que no me explico en qué delirante momento, tras una vida cantando rancheras, Bertín Osborne tuvo, o le dieron, la idea de que era un crooner a la española. Pero ya en 2015 publicó un disco titulado así precisamente: Crooner. En éste ya se atrevió con canciones míticas de La Voz como ‘Fly Me to the Moon’ o ‘New York, New York’. Pero ahora, ya envalentonado. no tiene límites y se atreve con todo. Total, si el punky piojoso de Sid Vicious ya versionó ‘My Way’, Bertín no va a ser menos.

Así que llego al final buscando algo positivo que decir de esta obra para cerrar el texto. Algo del estilo “es una basura pero puede que pilles cacho con ella”. Pero como la persona que intentes poner tierna tenga menos de 60 años hasta ese objetivo lo veo francamente complicado.

  • Serge

    Lo habéis valorado demasiado pronto, todos sabemos que los álbumes de Bertín son como los de Radiohead, hay que escucharlos varias veces para acabar de captar todos los matices. Seguro que con los meses doblaríais la nota.

  • Saludos…

    Terminada la cabrona prueba del novato ya puedes sacudir toda esa caspa que debe de haber quedado en el ambiente al escuchar tamaño incunable, no vaya a ser que se pegue algo…

    Tiene cojones eso de poner el nombre del Bertín al lado de la palabra ‘crooner’,… para partirse la caja como mínimo o para pegarse un tiro en el pie, dependiendo del estado de ánimo. No recomendado para amantes de la música en general.

    Nos vemos.

  • Jorge Carrión López

    Bertín es un fuera de serie. Todos los artistas deberían aprender de él. Yo mismo hice una reseña del Crooner, o de lo que pude aguantar del disco http://www.74minutos.com/2016/04/crooner-bertin-osborne.html Para mí siempre será el perfecto manual de cómo cantar en la ducha.