DJ Earl – Reggie Sackz

La locura sigue.

dj-earl-reggie-sackz

Quedarse un año en blanco es fantástico. Desconexión absoluta, como si aquí no hubiese pasado nada, y luego volver de repente a toparte con aquello tan querido durante unos intensos años. El Footwork sigue vivo, por si alguien lo dudaba, y DJ Earl con él, por si algún atrevido se imaginaba la escena sin el mayor talento tras la triste muerte de DJ Rashad en 2014.

El joven productor de Chicago debutó y al mismo tiempo se confirmó en 2010 con Trax Galore (Ghettophiles), al cual siguieron referencias imprescindibles como Triple Threat (Booty Call), Teklife or Nolife (Moveltraxx, 2012) y Obstacles (Moveltraxx, 2013). Lo suyo siempre ha sido la mezcla andrógina, ampliando aún más una escena tan permeable como la velocidad a la que sus bailarines queman goma en sus batallas no aptas para troncos sin sentido del ritmo.

Reggie Sackz es la nueva ración de DJ Earl en Never Normal Records. Con solo tres temas —cuatro si contamos el extra ‘Grind’, junto al rapero Wiki del grupo Ratking— ya elabora un EP de los que tener en cuenta en su activa discografía. ‘Renaissance‘, junto a MoonDoctoR, es su joya y la demostración de que es una esponja con espíritu punkarra. En apenas tres minutos DJ Earl se marca un viaje ácido para reavivar la variante del Techno que se popularizó en los 90 (la sombra de AFX lleva presente desde hace tiempo en su obra), en el puente, entre los tambores de su propia guerra, crea la subida asfixiante que tanto gusta al Footwork para luego tomar aire y dejar paso a la siguiente entrega.

Me sorprende que aún ninguna espada del Hip Hop haya llamado a DJ Earl para que le arrope con sábanas de felpa. ¿A qué esperan Kendrick Lamar y Flying Lotus?

Los samples de Jazz van para ‘Reggie Sackz‘, con parte vocal entre dos paredes incluida. Me sorprende que aún ninguna espada del Hip Hop haya llamado a DJ Earl para que le arrope con sábanas de felpa. Kendrick Lamar o la vía de Flying Lotus siguen perdiendo un tren que traería dinamita. Menos mal que alguien más inteligente como Oneohtrix Point Never sí que ha estado atento a este talento confirmado y ha trabajado en un álbum conjunto que esperemos vea a la luz en breve. Lo que puede salir de ahí.

8/10

Y para cerrar, ‘Bodddyyyy‘. DJ Earl ha sabido compaginar las dos versiones. La del Footwork y su cuestionable accesibilidad junto a la locura que supone el Juke donde ahí ya pasan menos público aún. Este tema es su ejemplo, otro cierre demencial, tirando bombas con el fade out activado en su software.

La casa puede estar sin cuidar un año entero que mientras siga DJ Earl intentando tirar los cimientos todo sigue igual de bien. Y la vuelta hasta se disfruta más.

POST TAGS: