El metal español pierde uno de sus puntales con la separación de Horn of The Rhino

Una de las mejores bandas de metal estatal dicen adiós: los bilbaínos Horn of The Rhino

Hipersonica-Horn-of-The-Rhino

It’s with heavy hearts that we announce that HORN OF THE RHINO is no more. It’s been an amazing 11 years ride and we thank you all for the support. See you out there and keep it brutal!

Esta mañana nos sorprendió la noticia de la separación de Horn of The Rhino, la banda bilbaína de doom sludge que tan buenas alegrías nos regaló en los últimos años. Sin grandes alharacas, sin ninguna autocomplacencia, con los pies en el suelo hasta el último momento, el trío se ha despedido con una tarjeta de presentación impecable y tres discos que les coronan como una de las mejores bandas de metal estatal.

El comunicado que colgaron en su página de Facebook es muy escueto y no dan detalles sobre las causas reales de su disolución. Quizás el hastío de haber estado 11 años en la carretera, haber publicado tres trabajos imprescindibles y no haber tenido el reconocimiento que se merecían les han obligado a arrojar la toalla.

No me extraña que tan buenas bandas, nacionales e internacionales, hagan mutis por el foro después de haber puesto toda la carne en el asador, haber dado mucho más de lo que han recibido y ser conscientes de que un trabajo en sí más que ser rentable genera pérdidas temporada tras temporada.

La noticia que leíamos días atrás sobre la retirada de Martin Henriksson, fundador y guitarrista de Dark Tranquility. La causa de su abandono no ha sido ni más ni menos el hastío de tocar. Increíble.

Si esto ocurre en bandas del nivel de los suecos qué no ocurrirá con otras que juegan en divisiones inferiores como los propios Horn of The Rhino. El caso es que perdemos una banda que nunca nos ha defraudado y en su podio quedan únicamente nuestros queridos Obsidiam Kingdom.

Al menos nos quedan tres discazos de metal extremo firmados como Horn of The Rhino, antes eran solo Rhino. Tres joyitas a las que merece la pena volver de vez en cuando y darse cuenta de que Weight of Coronation (Doomentia, 2010), Grengus (Doomentia, 2012), un álbum que fue número 1 en nuestra lista de los mejores discos de metal de aquel 2012, y Summoning Deliverance (Doomentia, 2014), un trabajo de madurez que señalaba una evolución en su sonido, son imprescindibles en la discoteca de cualquier metalhead que se precie de ello.

¡Os echaremos de menos chicos!

POST TAGS:
  • Qué lástima. Tenían punch estos tíos. Los “alto en el fuego” nacionales. Weight y Grengus los disfruté bastante.

  • Alarch

    Pues qué mierda.