Love of Lesbian – El poeta Halley

¿Se han pasado Love of Lesbian queriendo jugar a hacer un disco conceptual?

en-mi-lado-del-sofá

Son unos de los indiscutibles triunfadores del indie patrio desde aquel 1999 que los colocó en el Olimpo de la rima, el humor y los estribillos pegadizos. Un éxito poco premeditado que los llevó a las primeras filas, tanto para las alabanzas como para las críticas. Pero Love of Lesbian han sabido conservar ese éxito que a veces resulta tan efímero y cruel, sin dejar de lado su fórmula mágica. Y siempre con su legión de fans apoyando cada uno de sus pasos. Después del frenesí vivido con 1999, tomaron aire y contestaron a las críticas con La noche eterna. Los días no vividos. Un disco doble, catártico y respondón, en el que había hueco para todo. Tomad respuesta, seres únicos odiosos. Mi yo de 2012 tenía 16 años y adoró ese disco, con toda su rima, su humor y sus estribillos pegadizos.

Mucho ruido y pocas nueces

Ahora, se han tomado el tiempo necesario para hacer un disco con más calma y muy poca urgencia. Y suenan honestos, pero extraños. Se vuelve complicado escuchar setenta y dos metafóricos minutos que hablan de las musas, buscan la inspiración y recuerdan la infancia. ¿Se vuelve complicado porque ya no tengo 16 años? ¿Porque los años nos hacen aburridos e incapaces de encontrar la poesía en eso que dice ‘el amor como el arte es una droga aparte que tomas sin saber que te dan’? ¿O porque realmente Love of Lesbian se han pasado queriendo jugar a hacer un disco conceptual?

Pues no lo sé. Pero lo que sí sé es que se han colado en el Top 1 de ventas en España durante varias semanas seguidas. Ahí está de nuevo su legión de fans, abrazando cada paso que dan. Y es que aunque esta vez han apostado por estructuras complejas escondidas en simples melodías pop, sus formas siguen intactas. Suenan como siempre, su métrica onírica y sus armonías suaves siguen intactas, dispuestas a complacer a aquellos que ya lo hacían pero sin fuerza para atraer a un público nuevo.

Metafórico, denso y muy, muy largo. Su humor, su odio y sus estribillos coreables se han quedado desterrados en este nuevo álbum. Ahora suenan difíciles con canciones introspectivas y medios tiempos

Metafórico y denso, con canciones largas, demasiado largas en demasiadas ocasiones que vuelven al álbum innacesible por momentos. Conectar con El poeta Halley es difícil. El humor está en esta ocasión más contenido que nunca. Casi escondido. ‘Cuando no me ves’, ‘I.M.T: Incapacidad Moral Transitoria’ o ‘El Yin y el Yen’, ese canto a todos los que muestran desprecio o indiferencia hacia ellos, son los pocos momentos en los que el descaro al que Love of Lesbian nos tenían tan acostumbrados, vuelve a asomar. Son además los temas que recogen los estribillos hechos para ser coreados, esos con los que la banda revienta las gargantas de sus fans sea cual sea el festival nacional que pisen, o sea, todos (aunque siempre queda esperanza). Y son estos además, los momentos en los que suenan más bravos. Su humor y su odio, eso que los ha apartado de tantos, es lo que los hace más brillantes, y en El poeta Halley ya apenas hay hueco para ellos.

5.8/10

El álbum se alimenta de canciones introspectivas y medios tiempos que funcionan como en ‘Océanos de sed’, ‘Contraespionaje’ o incluso ese broche final que da nombre al álbum en el que Serrat recita lo que en boca de otro sonaría a lírica barata; pero se hacen inabarcables en ‘Los males pasajeros’ o en una extensísima ‘Psiconautas’. Una duración injustificada para la leve progresión de la mayoría de los temas durante los más de cinco minutos que duran casi todos ellos. Un disco conceptual, complejo, denso, difícil, al que hay que prestarle demasiada atención. Si estáis dispuestos a concentraros durante más de una hora en todo un relato de búsqueda y honestidad saltando sin pudor pero sin gracia desde el rock, al kraut, al synthpop, al pop, adelante, puede que tras varias escuchas las canciones ganen sentido (‘Bajo el volcán’ ha sido mi experimento’). Lo que está claro es que han hecho el álbum que ellos necesitaban hacer, sin miedo a las respuestas. Sonando honestos, pero difíciles. Y yo me he quedado con las ganas de su rima, su humor y de corear sus estribillos pegadizos sintiéndome adolescente otra vez. Ay, Love of Lesbian, ya sois como mis 16, qué bien funcionáis como recuerdo.

  • Serge

    No he sido capaz de acabarlo del tirón, y mira que cuando sacaron “la norche eterna” fui a verles en directo y todo (también rondaba los 15/16), pese a que me habia parecido ya un trabajo flojo; pero este último los acaba ya colocando dentro de su propia espiral, siendo incluso aburridos.

    Eso si, de vez en cuando reviso “Maniobras de escapismo”y “cuentos chinos…” y me siguen pareciendo perfectos álbumes de indie-pop, e incluso frescos a pesar de las vueltas que les puedo haber dado. Curioso.

  • El disco se hace interminable, y eso que en general me parece más interesante que ‘La Noche Eterna. Los Días No Vividos’ (no era muy difícil, aquel era una chufla…). No sé, es como si de repente hubieran perdido la magia o ese nosequé de ‘Maniobras de escapismo’, ‘Cuentos chinos…’ e incluso ‘1999’. Es como si el éxito le hubiera sentado muy mal a su inspiración. En su etapa promocional de ‘1999’ llegué a verlos 3 ó 4 veces en directo, y ahora me dan una pereza…

  • Edu

    Leyendo la critica parece que anima a crear mediocridad para subir nota. Es un gran album. No puedo estar mas en desacuerdo con esta critica, salvo con una cosa…es difícil de escuchar. En realidad, todo lo bueno necesita atención. Si se busca sencillez (algo fácil de encontrar hoy día) este no es tu album.