Zamilska – Undone

La productora polaca vuelve con un buen EP en el que sigue haciendo gala de un sonido propio

Zamilska Undone

El pasado 2014 se coló en la lista de los mejores discos de electrónica de aquél año Untune (Mik, 2014), el debut en largo de la polaca Zamilska. Un álbum de techno de corte industrial que fue de lo más potente del curso. Ahora, dos años después, ha publicado un EP, Undone (Untuned Records, 2016). Siete cortes que como no podía ser de otra forma, son pura marca de la casa. En la entrevista que le hicimos hablaba del eclecticismo, la oscuridad y la simbiosis con la world music, actores que le gustaba conjugar en sus producciones. Y básicamente, la premisa de Undone es la misma.

Si hay una pequeña diferencia entre Undone y Untune, es que su debut, aun teniendo esos rasgos de música popular de otros lugares, lo que más primaba era el peso de lo industrial. En este EP, los sonidos tribales tienen algo más de protagonismo; están más repartidos entre los distintos cortes, algo que se traduce en una referencia bastante diversa en la que la productora polaca demuestra su versatilidad a la hora de manejarse en términos más canónicos y en otros más abiertos, que es lo que le gusta. Podemos encontrar percusiones tribales en canciones como ‘Rise‘ y más recursos de este estilo, incluso con vocales, en otras piezas como ‘Suffocation‘. Pero no es lo único que le distingue en su música.

7.2/10

A pesar de que no se fija en las etiquetas, que al fin y al cabo sólo sirven para que clasifiquemos los estilos, en la estructura de sus canciones encontramos esos rasgos definitorios de su música, y están a lo largo del EP. En la imperial ‘FuckFray‘ que cierra el lanzamiento, ‘Call‘ o ‘Smash‘, están esos aumentos de intensidad que ya sacaba a pasear en Untune; una capa electrizante que viene a engordar la melodía que le precedía. Rasgos que acompañan a esos bombos acelerados, industriales, que apedrean a Gazelle Twin en ‘Warning‘. Esta misma, por cierto, con la sección vocal habitual que utiliza Zamilska, grabaciones entrecortadas, superpuestas, perturbadoras. Un satisfactorio lanzamiento, que para no ser un disco, hará las delicias de los seguidores de la talentosa productora, puesto que durante el transcurso del EP deja su huella personal en cada uno de los temas, bien sea a través de músculo o de simbiosis con otros géneros alejados del industrial. Ahora, a esperar el disco.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.