Los artistas que no te puedes perder en el Sónar 2016

El repaso de todos los años a esa gente que no son los grandes cabezas de cartel

Sónar-2016

Como en 2014 y en 2015, este año volvemos a hacer un especial de Sónar con la ristra de artistas y productores no tan conocidos que no deberías perderte. Siempre es una de las características de grandes eventos como este, mientras que sus confirmaciones más grandes dejan al personal encandilado con nombres que no necesitan presentación, encontramos tandas que dejan más o menos descolocado, y ese es precisamente uno de los puntos destacados del mismo, la gran cobertura a nuevas tendencias y artistas emergentes. Vamos allá.

El talento de la #marcaEspaña

De los representantes españoles tenemos bastante variedad, con proyectos de sobra conocidos, así que mejor centrarnos en proyectos que quizá pasan desapercibidos para el gran público, como pueda ser por ejemplo la propuesta de Awwz, con una electrónica luminosa que se ha venido haciendo un nombre especialmente en los últimos tiempos. Un sonido que contrasta con los sonidos analógicos y espaciales de Baelish o con el glitch y las versátiles texturas sonoras que ofrece Cauto. Desde luego, a nivel nacional, vamos a tener un abanico bastante amplio donde elegir. También se pueden tirar por tendencias que hoy están en auge como el footwork que ofrece Strand, el house y sonido de club de Talktome o el buen gusto sobre los platos de JackWasFaster. Entre otros nombres destacados de la escena como Alizzz, Coyu, El Guincho, Mulero, Osuna o Ángel Molina, habrá que estar atentos a las sesiones a cuatro manos de Bruna & Wooky (con visuales de Alba G. Corral) y de Zero vs Chelis. Y si hay que destacar a dos de esas actuaciones que podrían pasar desapercibidas por el enorme cartel, nos quedamos con el ambient y las atmósferas que derramarán sobre nosotros Ilia Mayer y Lloret Salvatge.

Las músicas que (no) nos quedan tan lejos

No faltarán como siempre las propuestas de continentes lejanos, o simplemente de países en los que no solemos fijar los oídos y sin embargo desde los que llegan propuestas muy interesantes. En este apartado tenemos que poner de relieve el sonido de los franceses Acid Arab y las influencias árabes. Aunque uno de los puntos fuertes será sin duda el del turco Insanlar, con una propuesta que transita entre el folk, la psicodelia y música popular de su país. Pintaza, como también la tiene la actuación del sudafricano Nozinja. La suya es una curiosa simbiosis entre ritmos africanos y electrónica tribal de cadencia acelerada que sin embargo también tiene influencias de sintes ochenteros; una delicia. Mucho ojo también al ghanés Ata Kak con su sus teclados vintage y su rapeo africano, una de esas propuestas difíciles de encontrar por aquí.

Las experiencias ambientales convergen con lo visual

En el apartado de ambient, drones y proyectos de experimentación sonora y visual, este año hay propuestas de las que se esperan grandes cosas y nombres ya consagrados dentro del panorama ambiental. Entre ellos, como no, Alva Noto, que ya ha presentado varios proyectos en el propio festival barcelonés. También estará otro de los cofundadores de raster-noton, Byetone y sus poderosas atmósferas que en directo se van erosionando poco a poco. En este sentido, el propio Noto estará junto a Ryoji Ikeda presentando como Cyclo su espectáculo Sound + Vision. No será este la única propuesta potente que se salga de lo sonoro, también estará la prometedora FIELD de Martin Messier y Soft Revolvers de Myriam Bleau. Cerramos este párrafo con otro nombre que no se puede perder de vista, el del colombiano Malard, afincado en Barcelona, con sus atmósferas evocativas que prometen acapararlo todo sobre el escenario.

Mover el bullate invocando al house y al pop

Este año viene bien cargado de sonidos coloridos y de texturas suaves, derivadas del amplio espectro del house. Y en este apartado, uno de los pesos pesados que hay que ver sí o sí es el del dúo inglés Bicep, que ya lo han petado con algún hit, pero que tienen mucho más material para demostrar que la suya ha de ser una de las actuaciones del festival. Cruzando también los horizontes del garage podemos encontrar al veterano Dj Ez, otro imperdible, y a propuestas más jóvenes pero no menos frescas como las del dj griego Ison o los derivados house de Jacob Korn. No tan primerizo desde luego es Kerri Chandler, otro de los artistas a apuntar en rojo. Además, junto a esta buena ristra de artistas tenemos más que siguen atravesando estilos para tocar otros derivados, como es el caso de los sampleos de los colombianos Las Hermanas y sus bases hip hoperas, el ritmazo de los israelíes Red Axes, el encanto y delicadeza de la japonesa Sapphire Slows, el synth pop de la argentina Sobrenadar o el sonido oriental y digital del veterano Soichi Terada. La última recomendación va para The Black Madonna y su vertiente casi techno, acida o directamente house y bailonga. Es lo que tiene la versatilidad.

La parroquia (y los hijos) de los ritmos rotos

Dentro del amplio espectro de los ritmos rotos, de la evolución del dubstep al future garage y del UK Bass, hay buenas opciones también para disfrutar durante los tres días de festival. Desde los ritmos dramáticos de Drippin hasta las nuevas tendencias sonoras que recoge Noaipre, pasando por el footwork de Homesick que viene de esa evolución Bass desde Chicago. Además, con todo ese juego de suelas que pisan rápido está también el drum ‘n’ bass liviano de Ivy Lab o los ritmos más eclécticos y caóticos de Lil Jabba. En lo que a future garage se refiere, quedan propuestas tan ricas y soberbias como la del etíop Mikael Seifu. Un must, que lo llaman ahora.

Sets con pintaza, simbiosis y músculo underground: el techno

Un año más, no falta a la cita uno de los estilos predilectos por el populacho para la noche, el techno en sus diferentes expresiones. Hay sets que van a dar mucho de sí como el cruce americoalemán DVS1 vs Rodhad, o la presencia de los residentes de The Warehouse Project, los mancunianos Krysko & Greg Lord, de quienes se esperan grandes cosas. Aunque no todo va a ser prestigio y el arrope de una gran marca, por eso también es recomendable acudir a la sesión del holandés Intergalactic Gary, que se mueve en terrenos más underground con un techno oscuro que sabe volver a referencias más clásicas y alegres. No nos podemos olvidar tampoco de Kasper Marott y su experimentación con un techno que apela a los sonidos que se esconden tras graves profundos. Para las sesiones vespertinas, ahí está la de Pulsinger & Irl para disfrutar de la cacharrería electrónica el viernes. También hay hueco para la IDM, aunque sea de forma tangencial. Es el momento de tocar a los hermanos italianos Mind Against, que se mueven entre esos terrenos entre techno e IDM, unas coordenadas que dan mucho de sí gracias a sus texturas electrizantes y ritmos intensos. No son los únicos que se mueven en estas etiquetas, con menos presencia lo hacen Magic Mountaing High.

Como miscelánea, este año dejamos el minimalismo y el toque jazzístico de Dawn of Midi y Hot Shotz, uno de los platos fuertes del festival, en el que nada más y nada menos confluirán el bestia de Powell —preguntar a alguien que haya ido al Lapsus este año— y el italiano Lorenzo Senni con sus estructuras de arpegios y latigazos agudos que hipnotizan por su belleza. No sabemos qué puede salir de ahí, pero mejor estar por si acaso. Tiempo de confluencias.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.

  • XtatcVoid

    Ben UFO b2b Helena Hauff es lo que de verdad lo va a petar 😛

    • Desde luego teniendo a Hauff, seguro.