Pet Shop Boys – Super

Venid aquí, personas no muertas por dentro.

Super

Si te declaras oficialmente hater de lo que hacen o lo que representa un grupo como Pet Shop Boys, puedes ir olvidándote de ser tratado con cordialidad y de que te pase un cubierto en mi mesa. Suelo tener poca tolerancia con la gente muerta por dentro, lo siento. Y no hay grupo que mejor haga de filtro para reconocer este tipo de gente que éste. Tus comentarios sobre lo lamentables que pudieran ser ciertas cosas de los ochenta musicalmente aquí no tienen lugar, mejor pásate por alguna crítica de Dr. Chou. El resto, id poniéndoos cómodos, que tenemos un disco nuevo que comentar.

Entiendo algún arqueo de ceja de ciertas personas al vernos a unos cuantos poniéndonos a analizar un trabajo nuevo del dúo británico en pleno 2016. Pero no os equivoquéis, no estamos ante un grupo que tengamos necesariamente que jubilar. Dejando a un lado sus conciertos, donde siguen siendo los putos jefes, han demostrado más de una vez desde que empezaron los dosmiles que son muy capaces de aguantar con dignidad y hasta de soltarnos jitazos imborrables -¿alguien se imagina ya un concierto suyo sin que toquen ‘Love etc’?- que nos obligan a seguir queriéndolos muy fuerte. Ahí tenéis motivo más que suficiente para seguir escuchando discos nuevos suyos.

Por algo Pet Shop Boys son The Pop Kids

No esperéis un giro brusco de timón en este Super (x2, 2016), no vais a encontrar nada que no podáis asociar con el dúo. Sí que cabe detenerse en esa pronunciada búsqueda del hit rompepistas que nadie pondrá porque, seamos honestos, tienen clásicos más imprescindibles que cualquiera de este disco, pero que no importa ya que no busca un objetivo mayor, sólo hacer disfrutar y mover el esqueleto al personal. Por eso ese toque más discotequero en cierto modo ya mostrado en su predecesor, Electric (x2, 2013), pero cuyo toque pop hace que cada tema cuente con una efervescencia refrescante.

Recordando la existencia del disco por el foro interno, Visnuh me comentaba que para él los londinenses “se han hecho un Madonna” (no me pidáis que lo explique, llevo sin escuchar un disco entero de Madonna… nunca) y que este disco ya lo había escuchado hace 10 años. Y si nos ponemos hasta es posible que lo hayamos escuchado mucho antes incluso. Pero hablamos de Pet Shop Boys, q-q-q-q-que más da esa sensación de déjà vu cuando te sacan la metralleta del hit. They called us the pop kids cause we loved the pop hits. Lo pueden explicar más alto pero no más claro.

De su anterior trabajo no logré engancharme tanto como con este Super. De ese álbum me agarraba a ‘Axis’ y ya no recuerdo mucho más ya. Aquí ya desde ‘Happiness’ estoy levantado de la silla, moviendo el bullate y poniendo la mano en posición de agarrar el cubata. ‘The Pop Kids’ es el pildorazo pop para todos los públicos que es un adelanto de disco obvio. Y luego tienen petardazos como ‘Groovy’, ‘Burn’ o el fabuloso tridente de ‘Pazzo!’, ‘Inner Sanctum’ y ‘Undertow’ que ya es para venirse totalmente arriba y quemar la pista de baile. Un disco con canciones que funcionan así de bien se tiene ganado un puesto en mi biblioteca musical.

7.3/10

No obstante, no debemos dejarnos llevar del todo por los fanatismos y soltar alguna barbaridad del calibre de “segunda juventud” o “todavía saben cómo se hace”. Quedan cosas en este Super que no terminan de funcionar -todavía intento descifrar que buscan metiendo ‘The Dictator Decides’ ahí en medio con calzador- sobre todo en un irregular tramo final. Si terminamos haciendo balance nos quedan más aciertos que pegas -errores clamorosos se me ocurren pocos- y podemos afirmar que Pet Shop Boys se han vuelto a marcar un disco divertido para celebrar la vida y bailar sin importarte que te estén mirando. Los muertos por dentro que se queden al margen, el resto a disfrutar.

POST TAGS:
  • Esteban Martínez

    Tu lo has dicho, a disfrutar. Estos tipos siguen creando vida. Benditos sean…