Prurient – Unknown Rains

Reivindicando la belleza de lo deforme y lo ruidoso.

Unknown-Rains

No existen límites en la oscuridad para Dominick Fernow, siempre voluntarioso y ambicioso por seguir explorando los rincones más retorcidos y desquiciados de su cerebro con el fin de plasmar esa inquietud y esa ferocidad que devoran sus entrañas y acaba plasmando en sus numerosos proyectos. La ruidosa oscuridad es su mejor vestimenta, es el terreno en el que más comodidad encuentra en este mundo frío y gris que él termina observando con desdén y se lo hace pagar con música violenta e incómoda.

Quizá donde más es capaz de mostrar su faceta más extrema y abrasiva sea con Prurient, donde más se atreve a jugar con estructuras y sonidos deformes que desafíen los límites del oyente. Esa manera de jugar con el noise, el drone, el dark ambient y demás se plasmó mejor que nunca en ese Frozen Niagara Falls (Profound Lore, 2015) que lo elevó a una categoría extraordinaria. A raíz de ese trabajo conseguí abrir más mi mente a las trampas y armonías corrosivas de Fernow y, personalmente, tenía bastantes ganas de ver qué ofrecería en el siguiente trabajo de Prurient. No he tenido que esperar demasiado para averiguarlo.

Prurient y los abrasivos límites de la oscuridad

De manera totalmente sorpresa nos ha llegado este Unknown Rains (Hospital Productions, 2016), otra muestra más del espíritu insaciable por el trabajo que posee Fernow. Cuatro nuevos temas de generosa extensión -sólo uno baja de los nueve minutos de duración- donde le vemos tocar los extremos más áridos y abrasivos de la música de Prurient. No llega a causar tanto impacto y hasta palidece en la comparación con su predecesor, pero es difícil aguantar el envite contra un disco que reúne con tanta maestría toda la paleta de colores que es capaz de emplear en este proyecto.

Valorando el disco en sí, sin entrar en comparaciones o expectativas, vemos que es un trabajo capaz de sostenerse por sí mismo gracias a ese carácter experimental que consigue, al menos, que te mantengas pendiente los treinta y tres minutos para apreciar sus perversiones más recónditas. El álbum presenta cierta irregularidad en sus temas, destacando los temas pares con respecto a los impares, especialmente cuando hablamos de la sobrecogedora ‘Before Rain Becomes Snow’, un tema que hace que este disco merezca totalmente la pena.

7.1/10

No destacará dentro de la discografía del propio Fernow, o incluso dentro de lo publicado bajo el alias de Prurient, pero consigue cumplir de manera solvente con lo que muchos esperamos de lo que saca bajo este proyecto. Unknown Rains es un disco incómodo, que reivindica la belleza de lo deforme y lo ruidoso. Un disco que cuando te pillan escuchando y te dicen que eso es ruido, te cuesta replicar lo contrario. Pero pocos manejan tan bien el ruido y la abrasión como el de Wisconsin.