Triángulo de Amor Bizarro y El Perro Asirio en concierto en Elche (La Llotja, 29-05-2016)

Sonríe, hostia

1

Mientras que hace años era algo normal, como cualquier ciudad mediana con un relativo circuito de conciertos, los directos en las salas municipales como La Llotja no es que hayan abundado en los últimos tiempos. Por eso que un grupo como Triángulo de Amor Bizarro tocara el pasado domingo en Elche era motivo para vestirse de gala. Pero claro, la combinación de domingo, la escasa difusión que desde Cultura se da a estos conciertos y el propio estado de capa caída de las salas municipales a nivel musical, hicieron su efecto: apenas unas pocas decenas de personas. Por cierto, un concierto que vino englobado dentro del festival LGTBI Diversa, que todos los años se encarga de programaciones suculentas como esta.

Pero antes de que tocaran los gallegos se encargaron de abrir los veteranos ilicitanos El Perro Asirio, que calentaron motores para lo que venía después con sus tres guitarristas en un directo que se extendió bastante, más de lo normal cuando uno tiene delante a unos teloneros. Pero ya se sabe, si no hay muchos conciertos, hay que aprovechar la ocasión. Y ellos lo hicieron, abriendo el apetito con los primeros guitarrazos de la tarde.

2

Y entonces salieron Triángulo de Amor Bizarro para presentar, casi en familia, esa salvajada que es Salve Discordia (Mushroom Pillow, 2016). Si algo tienen sus canciones es que el denso tonelaje de su sonido se duplica en directo, dejándote seco. Empezaron el concierto con el reggae de ‘Desmadre Estigio‘ y su potente cambio de ritmo. Iban a ir engrasando la maquinaria poco a poco, aunque ya en la tercera canción se sacaron de la chistera una repentina ‘Amigos del Género Humano‘ para marcar distancias. La gira es de Salve Discordia, pero nunca faltarán los clásicos. Y se agradeció que cayera ese yunque noisero sobre nuestras cabezas.

Alguien nos comentaba el otro día en un post que si la objetividad ya tal cuando escribimos, y decía DOC que aquí se escribe desde las tripas. ¿Y cómo intentar mantenerse imparcial cuando tienes enfrente a uno de tus grupos favoritos? La objetividad para el que se la quiera creer. Pero lo cierto es que Triángulo podrían haber levantado a Lázaro el domingo si hubieran querido. A mí me levantaron en numerosas ocasiones. Y lo consiguieron en parte gracias a temas como aquél de Año santo. Porque los gallegos tienen bastante de grupo generacional, por sus canciones, por su actitud… es difícil que no se saquen algún himno en cada disco. En lo que respecta a su último LP, ahí estaban la hostiaca de ‘Euromaquia‘ y la energía que desparramaban por la sala al tocarla. Un esfuerzo hercúleo además, ya que el público apenas se movía. Probablemente con muchos la procesión va por dentro.

Europa es una zorrrrrra y está matando a su juventud

Seleccionaron bastante bien lo que había que tocar de cada uno de los discos. Y como pasa en todo grupo, cuanto más tiempo pase y tengan más material iremos perdiendo por el camino interpretaciones de temas emblemáticos de sus primeros años. Pero pronto se te pasa cuando de Victoria Mística (Mushroom Pillow, 2013) tocan ‘Estrellas Míticas‘ y te dejan desarmado. Aunque claro, cuando corres el riesgo de desnucarte es cuando empiezan a sonar los primeros compases de ‘Ellas Se Burlaron de mi Magia‘ con ese glorioso cambio de ritmo a mitad de canción, que es uno de los compases más brillantes que se han escuchado por el país en los últimos años. Qué absoluta barbaridad. Desde la presencia del teclado hasta los coros de Isa, pasando por los guitarrazos o una batería que debería quedar abollada cada concierto con tanta hostia fina, fue una interpretación excepcional. Y no es una sala que destaque por su perfecta acústica.

3

Para destacar algunos momentos del último álbum, muy bien ‘Nuestro Siglo Fnord‘ o el torbellino que se desata con ‘Luz del Alba‘. Y por supuesto rescatar esa otrora ‘Hail and Kill‘ es uno de los grandes aciertos de Salve Discordia. Se crearon una burbuja con el ruido que emitían y cuando acababan los temas, grandes ovaciones a pesar de ser unos pocos. No era para menos. Para despedirse, una previsible pero necesaria ‘De la Monarquía a la Criptocracia‘ y todos contentos a dormir. Otro conciertazo el suyo. Su combinación de canciones explosivas y letras que hablan de la vida, del politiqueo de una forma audaz y de historias eclécticas, tienen su culminación sobre el escenario. Aunque sea un domingo. Lo dicho, generacionales.

Me gusta el chunda-chunda.

  • Yo fui a verlos el día anterior (y ya van séis) y corroboro todo lo dicho. Son muy amos, y tienen ya tal cantidad de buenas canciones que el repertorio fue notable pese a que se dejaron en el tintero ‘clásicos’ suyos como ‘El Himno de la Bala’, ‘Isa vs El Partido Humanista’, ‘La Malicia de las Especies Protegidas’ o ‘Supercastlevania IV’.