Martha High – Singing for the Good Times

El mejor álbum de Soul publicado en 2016 hasta el momento.

martha-high-singning-for-times

“I am a woman no ruler I am a queen / I am woman won’t be held on my knees / I’ am a woman fighting for respect / How do I get my dignity back”. 41 años después, el discurso protesta de Martha High en ‘I Am a Woman’ se mantiene en pie. Por desgracia para todos, la igualdad y respecto que ella misma exigía en los 70, versionando a Lyn Collins y sus ‘You Can’t Love Me, If You Don’t Respect Me‘ —aquí en directo con James Brown como presentador; coautor y productor de dicho tema— aún están lejos de conseguirse.

Los 70, Betty Davis y compañía, un cambio social que llegaba impulsando entre trazos bailables de Soul, Funk y Disco. Una época que Martha High vivió de cerca y precisamente al lado de estos protagonistas, puesto que ella es considerada la vocalista femenina que más tiempo permaneció junto a James Brown y su banda. Primero lo intentó en formato grupo con The Four Jewels, pero no alcanzó el gran éxito (se separaron en 1968). Eso sí, gracias a esta banda tuvo la ocasión de telonear al Padrino del Soul en una gira de 1966, a partir de la cual empezaría una unión profesional que duraría más de 30 años.

El revival de Soul y Funk actual supera en interés y calidad al del Northern Soul, Martha High es otra prueba de ello

Al igual que muchos múltiples artistas de este género, Martha High permaneció en segundo plano durante toda su trayectoria, la banda mandaba y el líder era otro. En los últimos años estamos viendo una nueva etapa que supera al revival del Northern Soul, puesto que no es algo pasajero ni una moda para olvidar, sino que se trata de volver a poner un micrófono ante los múltiples talentos que han permanecido en la sombra y siguen con ganas de gozar. Encomiable es la labor de Daptone, entre otros muchos sellos (Truth & Soul, etc), como ejemplo de este ejercicio de “rescate” a tantas figuras ahora representadas por Sharon Jones, Betty Lavette, Charles Bradley, Naomi Shelton, Lee Fields… Todos ellos superando las seis décadas.

Estos protagonistas podrían firmar los siguientes versos que canta Martha High en ‘The Hard Way’: “I’ve learned the hard way in life / Can’t keep on wasting my time / I keep on pressing on / Hardships they make me strong”, pero lejos de mirar al pasado con pena, lástima y desdicha, el mensaje de todos ellos suele ser positivo, como el título de este álbum Singing for the Good Times, publicado por el sello italiano Blind Faith, quienes también dicen cuidar el legado de este tipo de música entre finales de los 60 y 70.

Muchos consideran a Martha High la versión análoga de James Brown en femenino, con quien compartió más de 30 años en su banda

En lo que respecta a High, nacida en Washington, D.C., muchos también la consideran la versión análoga de Brown en femenino, calificativo que ella misma aprovecha (al igual que hiciera este) para una canción en este nuevo álbum: ‘The Hardest Working Woman’, solo que suena más a la Aretha Franklin de finales de los 60, como en ‘Lovelight’. Esta versión jovial se une al leve Blaxploitation de ‘Fire Shut in my Bones’, de la misma manera que Curtis Mayfield produjo el Sparkle (Atlantic, 1976) para Franklin.

Voces como la de Martha High son las que dan sentido a las baladas más emotivas del Southern Soul, ese paso entre cantar al Dios del Gospel y los llantos bluseros. En ‘Lean On Me’ ella resulta ser el apoyo, el remedio contra esas penas, mientras que en ‘Singing This Song’ High directamente se encarga de cantarles a todos aquellos sin suerte.

8/10

Singing for the Good Times es otro regalo de una generación sin un mercado tan rico en oportunidades como el actual, con tantos años de talento, escuela y profesionalidad detrás de sí que se resumen en la despedida de Martha High, como si Sly and the Family Stone y James Brown se volviesen a juntar: “So keep the faith and don’t give up”.