Soft Fangs – The Light

Los himnos de habitación del Lo-Fi.

soft-fangs-light

Los himnos de habitación tienen su particular encanto. Al contrario que en el estadio, los medios parecen limitados, las 20 personas que se dedican a tocar el triángulo no están sobre el escenario, en cambio la guitarra se suele encontrar sola frente a su querido vocalista, que la da tantos mimos a sabiendas del poco cariño que recibirá más allá de su puerta.

Décadas de amor no respondido, décadas de susurros, de quejas de Candy en bajito. “Habla lentamente, cada acción es grabada. Cámaras en la televisión, micrófonos en los picaportes”. Eso canta John Lutkevich en su proyecto Soft Fangs para abrir con pena su álbum de debut, The Light (Exploding in Sound Records, 2016); masterizado por Bradford Krieger, corresponsable de la mezcla junto a Lutkevich. Esa lentitud característica del género, ese grábalo como se pueda que al final la canción va a sobresalir, y por supuesto, las capas de delay y reverb que sepulten un intensito mundo interior (“But I’d like to live, / in a world that doesn’t notice I exist. / Somewhere before we ever met”).

La fórmula no necesita tener novedades, solo dardos que funcionen a la primera, donde la guitarra tenga el riff efectista y la batería acompañe entre capas de suciedad. ‘The Air‘ se encarga de esas funciones por el lado más movido, aunque sea el que menos prevalezca en este álbum.

La versión más intimista y lenta prima en Soft Fangs, que podría recordar a tantos grupos del género como nombres te vengan a la cabeza. ‘Golden‘ y ‘The Wilderness‘ son dos de esos temas de libro que definen el proyecto del de Brooklyn, ahogándose en su vaso de odio para acabar creando ese particular crescendo agónico tan característico del Lo-Fi.

7/10

Hay una vida de aspiración, de felicidad, de transmitirlo al mundo para acabar siendo retratada de forma sintetizada en apenas siete versos y un título: ‘Get a Job‘. Pero los finales felices no se encuentran dentro de esta habitación, menos aún en las voces de la cabeza que le hablan a un afligido John Lutkevich con un final esperado (‘The Light’): “Death is an idea, and it won’t make a difference when you’re not here”.

POST TAGS: