Karmakanic – DOT

Otro sublime trabajo de estos talentosos proggers suecos.

DOT

No son pocas veces que hemos comentado tanto en el foro interno de esta casa como de cara a la galería, ya sea con nuestros análisis o en comentarios, el cómo es más fácil encontrar talento en la norteña tierra de Suecia que financiación ilegal en la sede del PP. Porque aunque allí no te puedas tomar tu cervecita en la terraza, drama humano donde los haya, a cambio tienes casi 50 bandas de metal por cada 100.000 habitantes, lo que por pura estadística viene a significar que te vas a encontrar una banda talentosa casi en cualquier zona que pises. Y eso sólo en un estilo, pero lo cierto es que te los puedes encontrar brillando en casi cualquier disciplina musical.

Y de talento bien saben un rato Karmakanic. Guste más o menos el estilo sinfónico de The Flower Kings, la realidad es que Jonas Reingold ha sabido montárselo bien todos estos años para firmar estupendísimos trabajos siempre rodeándose de espléndidos músicos que cada nota que tocan es una pincelada que enriquece más el cuadro. Así han firmado discos tan magníficos como la anterior referencia de los suecos, el soberbio In A Perfect World (Inside Out, 2011) del que llevamos bastante tiempo esperando un sucesor. Y lo malo de hacer esperar casi cinco años es correr el riesgo de que ya no se te eche de menos cuando vuelvas.

Karmakanic y la virtud del saber hacer

No obstante, el caso de Karmakanic siempre fue algo más particular, ya que su estilo se fundamenta más en un rock progresivo sinfónico bastante deudor de los grandes de los setenta como Yes o Emerson, Lake & Palmer, todo revestido con un sonido y una producción más moderna que daba el suficiente soplo de aire fresco para evitar la frontera que separa el buen gusto de la naftalina. Por tanto, es más fácil para ellos regresar como si no hubiera pasado nada y seguir retomándolo desde donde tan brillántemente lo dejaron.

Karmakanic tienen más talento en una uña del pie que un buen montón de bandas de su palo

Y así lo hacen en ese DOT (Inside Out, 2016), recurriendo nuevamente a ese sonido que les caracteriza sin añadir demasiados matices. Sin embargo, esto no lo digo en un sentido peyorativo y centrar el análisis del disco sólo en lo que revoluciona o deja de revolucionar sería como centrarse sólo en el punto central de la portada del álbum sin reflexionar sobre todo el cuadro. Karmakanic tienen más talento en una uña del pie que un buen montón de bandas de su palo, por eso mismo son capaces de clavar un disco tan bien ejecutado y con una composición tan pulcra y fluida como este sin llegar a despeinarse. Y lo más importante, hacen que se disfrute bastante su escucha, cosa muy meritoria en el estilo progresivo.

Así, incluso poniendo obstáculos desde el inicio como dos piezas de enormes dimensiones nada más empezar el disco, podemos hablar de DOT como un trabajo no revolucionario pero sí refrescante. Su manera de clavar las composiciones deja la boca abierta, desde las múltiples piruetas y la complejidad sinfónica como en la primera parte de ‘God the Universe and Everything Else No One Really Cares About’ hasta la exquisita sensibilidad pop de ‘Steer by the Stars’, esta última posicionándose como una de las piezas más deliciosas del rock progresivo que se pueden escuchar este año.

7.8/10

Quizá se podría haber pedido un poquito más de gasolina, que se va agotando cerca del final del trabajo, pero aunque no raye el fabuloso nivel de su predecesor, podemos decir que Karmakanic han vuelto a deslumbrarnos. Ya pueden tardar otros cinco años en entregar su próxima obra, que nos van a seguir dejando los ojos como platos mientras mantengan engrasado ese talento y conserven ese saber hacer en todos los aspectos.

POST TAGS:
  • Sebástian Acero

    Discazo! coincido, saludos

  • JF

    Buen album, quizá el primer tema es una amalgama de buenos momentos poco cohesionada, pero “Steer by the stars” es uno de los mejores temas pop que ha hecho el prog en los últimos años, ya quisiera Neal Morse…