El tamaño sí importa (LXXXIX): ‘ABBA on the Jukebox’, de Trembling Blue Stars

Ya estaba todo inventado. Ellos solo lo mejoraron.

trembling-blue-stards

Que la nostalgia vende no hace falta que os lo explique a estas alturas. Sois tan o más conscientes de ello que yo. Es por eso que, aunque en el fondo sea una chorrada que tal disco o película cumpla X años, de la mano de ese dato algo random por sí mismo, aprovechamos para acordarnos de lo que molaba aquella época en la que te pedías un San Francisco pensando que era algo propio de mayores, o explorabas todos los sabores de la marca Rives sin importar que tu refresco acabase teniendo un color azul muy poco saludable.

Empujado por un colega, ni siquiera recuerdo exactamente el motivo, a explorar la música de 1996, hace veinte años, me encontré en mi discoteca con uno de esos innumerables grupos que en su día te parecieron fascinantes y que, irremediablemente, el paso del tiempo dejó a un lado. En este caso os hablo de Trembling Blue Stars, y más concretamente de su disco de debut, Her Handwriting, que vio la luz vía Shinkansen Recordings, el sello que nació de las cenizas de aquel mítico Sarah Records, aunque en España fue editado por Elefant Records.

De otras cenizas, concretamente de las de The Field Mice, surgió el proyecto de Trembling Blue Stars, un cuarteto londinense encabezado por Robert Wratten, que se convirtió en una de las bandas más representativas de lo que ya por aquel entonces empezaba a conocerse como dream pop. Porque, aunque Wratten también abanderase el sonido indie rock del Londres de final de siglo, Her Handwriting tenía matices de un pop claramente ensoñador y dulce. Aquel disco contenía (contiene aún hoy), auténticas joyas. Una de ellas, su cuarto corte, ‘ABBA on the Jukebox’ merece su hueco en esta sección hoy.

Siete minutos de una delicadeza que encandiló a la crítica por aquel entonces, aunque no les sirviese para conquistar el mercado norteamericano hasta años más tarde. Un riff poderoso, de los que perdura en la memoria, una comunión de melodías vocales y propuesta sonora espléndida. Un regalo más cercano a lo onírico que a lo mundano. Trembling Blue Stars siguieron su carrera hasta 2010, aunque el interés por sus trabajos fue diluyéndose. Quizás solo Broken by Whispers (Shinkansen Recordings, 2000) alcanzó las cotas de calidad existentes en Her Handwriting y, sobre todo, en esta ‘ABBA on the Jukebox’. Que aproveche.

  • Sebastian Diaz

    La Sarah Records merece uno de sus famosos especiales inconclusos.