Fhloston Paradigm – Cosmosis Vol 2

Viajes cósmicos de ayer y hoy

Fhloston-Paradigm-Cosmosis-Vol-2

Hace un par de años, Fhloston Paradigm, uno de los múltiples alias del productor estadounidense King Britt, debutó en largo en Hyperdub con The Phoenix (Hyperdub, 2014). Desde entonces, ha seguido publicando epés con este proyecto en dicho sello, en el que llevaba algunos años sin lanzar referencias en este formato. Cosmosis Vol 2 (Hyperdub, 2016) sigue la estela del primer volumen, del año anterior, en el que la línea de ciencia ficción y escapismo sigue siendo el eje fundamental de su sonido, tal como lo fue en su debut en largo como Fhloston Paradigm. De nuevo tres canciones, de largo minutaje, en las que el de Filadelfia aprovecha para zafarse del funk en el que ha estado revoloteando años para pasar a un paisaje eminentemente ambient techno. Y el resultado es bastante positivo. Desde que está en marcha en este proyecto aprovecha cada uno de los lanzamientos para investigar las profundidades y las formas que da el formato ambiental ejecutado en una clave relativamente techno. Por eso cada uno de los discos lanzados cuenta con temas diversos entre sí, a pesar de guardar unas mismas claves sobre las que empieza a dibujar las canciones.

7.3/10

En ese sentido, la que más destaca es la que abre el EP, ‘Nimoy‘, una evolución lenta, a merced de la percusión, en la que poco a poco va entrando la línea de bajo para darle esa profundidad tan colosal al tema, perfilando cenefas que se salen de la órbita terrestre. Después da paso a un territorio más secuencial y clasicista propio de la escuela de Berlín, más agudo y tirando de sintetizador analógico en ‘Return‘, eso sí, sin olvidar la línea de bajo, que es de lo más destacable en los tres temas. Cierra Cosmosis Vol 2 ‘The Hour‘, un corte más uniforme sin apenas variaciones, también apelando a un toque más clasicón, esta vez con un sonido modular que recuerda y bastante a trabajos del palo de este año como el de Kaitlyn Aurelia Smith. Ambos buenos temas, aunque sin duda hay una diferencia bastante grande entre los dos últimos y el sonido grueso y portentoso de Nimoy, donde da lo mejor de sí. Un EP interesante que deja con ganas en global al ver el sonido explorado, sobre todo en ese primer corte. Aunque servirá para aguantar mientras esperamos a otro largo en el que pueda profundizar más en los sonidos más avanzados.

Me gusta el chunda-chunda.