Floating Points – Kuiper

En 18 minutos Sheperd es capaz de desplegar toda su magia.

Kuiper

La piel se me vuelve a poner de gallina cada vez que recuerdo el asombroso concierto de Floating Points en el último Primavera Sound. Sam Sheperd y su banda hicieron un despliegue que nos hizo tocar varias dimensiones a lomos de un sonido en constante movimiento y evolución, desde la electrónica minimalista hasta el jazz y pasando también por la frontera del rock progresivo. Una absoluta exhibición. Ahora regresa con un trabajo de estudio que logra evocarme ese concierto, concretamente en un tema.

7.5/10

En los 18 minutos que dura la pieza que da nombre al EP Kuiper (Pluto, 2016) circulamos de nuevo por todas esas dimensiones, nos cruzamos de nuevo ese sonido de continua mutación que pasa por una gran diversidad de estilos sin perder el rumbo en ningún momento. Lo logra con tanta naturalidad y alcanza cotas tan elevadas que resulta difícil no rendirse ante una composición de semejante calibre. Lamentablemente, su acompañante en el disco, ‘For Marmish Part II’, no logra emular tanta magia y tanta brillantez. Cumple, pero baja inevitablemente el nivel de un trabajo que podría haberse casi igualado con el soberbio Elaenia (Pluto, 2015).