Garbage – Strange Little Birds

El disco que pensabas que iba a ser ETA, pero al final no.

garbage-strange-little-birds

Es muy tentador decir que con Strange Little Birds, Garbage han entregado su mejor disco desde Version 2.0, básicamente porque eso es ni más ni menos lo que han hecho. Pero vista la deriva del grupo desde 1998 hasta prácticamente hoy mismo (lo de Not Your Kind of People en 2012 apenas fue un intento digno de recuperar las buenas prácticas, con más buenas intenciones que resultados tangibles), sería hacerle un flaco favor a este álbum. Podría parecer una sentencia desganada y condescendiente para despachar un disco que en realidad merece atención. Contra todo pronóstico, Garbage han entregado algo interesante. En 2016. Quién nos lo iba a decir.

No hace falta volver a contar la historia de Garbage, su formación como producto de laboratorio cuidadosamente calculado, los brillantes y muy icónicos resultados que dejaron con sus dos primeros álbumes (el impecable homónimo, el sobreproducido y a la vez perfecto segundo) y… en fin, y lo que vino después, una huida hacia adelante realmente difícil de explicar viniendo de quien venía, porque esto no era precisamente un grupo de quinceañeros malaconsejados. Pero sí merece la pena explicar cómo una banda tan perdida como ésta, y sobre todo tan localizada en una escena y un momento muy concretos, logra que tenga sentido escucharlos dos décadas después.

‘Empty’, el single, habría encajado perfectamente en su disco de debut

Tratándose de Garbage, en primer lugar necesitaban un buen single. Un buen single de verdad, no una cosita de aquellas de go-baby-go-go, que entroncara con la época gloriosa, diera un poco más de lo mismo pero en versión inspirada y supiera captar la atención del oyente para luego llevarle a donde le dé la gana. Buenas noticias: ese buen single existe. ‘Empty‘ habría encajado perfectamente en aquel debut, tanto por sonido como por ese angst noventero que siempre fue un poco de pega (I get tired of trying / Ideas die on the vine / And I feel like a fake / I lie awake believing / That somehow I keep failing / I rail and I ache) pero nunca dejó de funcionar. Es una canción que uno empieza a escuchar con los guantes puestos por lo que pueda pasar pero que convence a la primera, una canción capaz de convencerte para que dediques a esta gente, a estas alturas, 50 minutos de tu vida.

Y lo mejor es que luego el disco ni siquiera va por ahí. Desde ese prólogo oscuro y nada obvio que es ‘Sometimes‘, encuentra un camino sombrío que explorar, uno en el que Shirley Manson (que incluso en el momento más bajo ha sido una frontwoman perfecta para una banda de rock) se va encontrando con diversos demonios a los que hacer frente. Incertidumbres, tristezas y miserias varias que se materializan en cortes elegantes como esa ‘If I Lost You‘ que la muestra más insegura que nunca (There are times when I see you talking to other girls / I feel insecure / And every time I see you walking out / I wonder if you’re coming back to me) o que buscan ante todo crear atmósferas (preferiblemente nocturnas y melancólicas) como ‘Night Drive Loneliness‘.

7.1/10

Es posible que Strange Little Birds se beneficie de las (ejem) modestas expectativas y es probable también que baje el nivel en su último tramo, pero siendo realistas poco más se le puede pedir a un disco de Garbage a estas alturas. Varias buenas canciones, coherencia formal y tonal, la dosis justa de nostalgia (considerando que la propia existencia de la banda es nostalgia en sí misma) y evitar estupideces de ese pop de pintalabios en el que se empeñaron durante mucho tiempo a pesar de que nunca se les dio realmente bien. Les ha costado casi 20 años sacar la Versión 3.0. Bueno, nunca es tarde.

  • Carliwi Kingkiwi

    Buen disco y sorprendente por eso qué decís. Bien bien.