Poca sorpresa con lo nuevo de Meshuggah

The Violent Sleep of Reason a la venta el 7 de octubre.

Meshuggah

Quizá sea sólo una sensación mía, pero se va notando como si la burbuja de aquello que conocíamos como djent se fuera desinflando poco a poco. Y mientras tanto, aquellos que dieron con la fórmula que nos llevó a la creación del estilo siguen instalados entre la élite del metal, y todo sin tener que variar un ápice su estilo. Así lo comprobamos en el primer adelanto de su nuevo disco, que saldrá el próximo 7 de octubre con el título de The Violent Sleep of Reason a través del sello Nuclear Blast. El tema, titulado ‘Born in Dissonance‘ nos ofrece más de lo mismo que nos han ofrecido Meshuggah a lo largo de su carrera: ritmo aplastacráneos, guitarras machaconas y disonantes y repetición ad nauseam. Y sin reinventar la rueda, logran que todo funcione. Veremos si el efecto se logra prolongar a un disco entero, que ya incluso en sus mejores momentos cuesta escucharlos enteros sin que no se nos salgan los sesos por la oreja.

  • La verdad que el tema me pareció un “exceso de piloto automático”. Aburrido. No sé hasta qué punto se le puede reprochar o exigir nada a esta gente. Tampoco soy el mayor fan de ellos, pero aprecio notablemente varios puntos de su discografía y soy consciente de que en su liga no tienen rival, y como Neurosis, los espermatozoides que soltaron en los noventa, han fecundado hoy en día de forma inimaginable en multitud de bandas. Eso no se puede discutir.

    Siempre tengo esa curiosidad, claro, por ver hacia dónde tiran a cada paso. Pero parece que esta vez no voy a picar. Coño, creo que en su discografía reciente, lo más fresco que parieron fue aquel Obzen. Aquello si me pareció un equilibrio de puta madre, quitando esos kilos de polvorón que normalmente se suelen encallar en el gaznate con muchos de sus temas. El Koloss volvió un poco al “machacante” denso y , tras asimilarlo con cierta paciencia, le ví cosas.

    Como siempre, el veredicto caerá con la galleta entera. Hasta entonces.

    • Enrique Mountain Skye

      Coincido contigo. ObZen me encantó y Koloss derribó el listón a punta de riffs derritecaras aunque anquilosados en el aburrimiento.

      No obstante, nunca está todo dicho con Pechuga y si bien mantienen perfil conservador a lo largo de los años cumplen lo prometido con la parroquia; y ya es agradecer.