Devin Townsend Project – Transcendence

Un viaje a las raíces manejado por el piloto automático.

transcendence

A estas alturas Devin Townsend ya ha alcanzado la suficiente categoría y grandeza para no necesitar presentación. Somos conscientes de sus logros, de los defectos que han marcado su trayectoria y también de las características sonoras que, en mayor o menor medida, se han mantenido constantes en sus discos. Cuesta hablar de constantes en un artista que ha lanzado tantos discos en los que ha tocado palos tan variados -de metal industrial a new age como si nada, oigan- pero sí que se aprecian ciertas señas y ciertos dejes que vemos con cierta asiduidad en sus trabajos.

No obstante, la creatividad del canadiense era suficiente para que la diversidad terminara marcando cada uno de sus trabajos, haciendo difícil encontrar dos álbumes suyos que suenen igual. Aun así, un disco como (HevyDevy, 2014) ha sido bastante para que a algunos se nos planteara la duda de si Townsend iba a ser capaz de seguir manteniéndose interesante más adelante, puesto que la primera mitad de dicha obra (Sky Blue) se presentaba como una preocupante zona de confort repitiendo esquemas y fórmulas tan brillantemente ejecutados en un disco como Epicloud (HevyDevy, 2012).

Devin Townsend revisionándose

Sin embargo, Devin siempre termina encontrando los trucos para que su circo de variedades no caiga en la monotonía. Antes de que la cosa fuera a irse de madre se ha atrevido a hacer un ejercicio autoanalítico para reencontrarse con sus raíces, con los comienzos de su carrera. Así es como un disco como Transcendence (HevyDevy, 2016) acaba dejando un regusto tan familiar y clásico, recordando en muchos puntos a discos del inicio de su carrera en solitario como Ocean Machine (HevyDevy, 1997) o Infinity (HevyDevy, 1998).

Townsend se ha atrevido a hacer un ejercicio autoanalítico para reencontrarse con sus raíces, con los comienzos de su carrera

A pesar de ello, cabe preguntarse si lo que verdad necesita la carrera de Townsend es retroceder y volver a las raíces. ¿Queremos que Devin pase a ser ese artista? ¿Ese que no sabe hacia dónde dirigirse tras muchos tumbos y vuelve hacia atrás para, de paso, hacerle un guiño a los fans? Porque aunque bien es cierto que en este disco le aporta a ese toque clásico -clásico suyo, claro está- las características propias del Devin Townsend Project y eso le aporta cierta frescura. Aunque no sé si la suficiente.

Que el disco comience con una regrabación de ‘Truth’, la pieza que ya abrió su Infinity, resulta bastante sintomático. El tema, por supuesto, funciona, pero porque la base ya era buenísima y la nueva versión no termina de justificar el movimiento. A lo largo del disco encontramos algunas perlas de calidad propias del Tito Devin, como una ‘Failure’ que termina mostrando más cosas que en un primer momento cuando ejerció de adelanto -ese estribillo puede ser de los más certeros que ha hecho últimamente- o una ‘Offer Your Light’ potente y con un tremendo uso de los teclados.

6.9/10

En el resto de temas de Transcendence acaba invadiendo cierta sensación de piloto automático que ya apreciábamos en Sky Blue. Son temas que no desagradan ni mucho menos, hasta llegan a convencer aunque sea ligeramente, pero a tramos ya que no llegan a transmitir lo suficiente o a sonar lo suficientemente inspiradas. Devin Townsend vuelve a caer en viejos pecados como el excesivo minutaje, una producción más agobiante que impactante y la sensación de que se le da mejor clavar temas que clavar discos. Nada de lo que no adoleciera en el pasado, cierto, pero esta vez no cuenta con tantos argumentos a favor para que se lo perdonemos sin el más mínimo rubor.

  • Esteban Martínez

    Un poquito más le daría yo.
    Me agrada la linea progresiva que retoma, y en al menos la primera parte del disco me ha vuelto a maravillar, cosa que no me sucedía con sus trabajos desde el fantástico EpicLoud. Hay peso y grandes canciones (hasta ‘Higher’ me parece una pasada impecable, todos temones de primera). La producción, sobrecargadísima, en una primera instancia me incomodó pero luego te acostumbras. La segunda parte de Ziltoid + Sky Blue me pareció mucho más acomodada que este, aunque claro, repite varios platos… si. Concuerdo en que este ‘Truth 2.0’ no aporta demasiado en relación a la original.
    7.5 para mi, un muy buen disco.
    Saludos!