Huerco S. – For Those Of You Who Have Never (And Also Those Who Have)

Una evolución ambiental que avanza poco a poco y que deja maravillas a su paso

Huerco-S.---For-Those-Of-You-Who-Have-Never-(And-Also-Those-Who-Have)

El frenético ritmo de producción de la música electrónica, abierta en mil canales diferentes y subdividida en otros tantos estilos hace a veces que sea frustrante no poder absorber todas las tendencias y movimientos que están aconteciendo, y eso lleva a veces a escuchas superficiales, nada reposadas, rápido para soltar un “ya lo he escuchado” y hacer los deberes rápido, como un mero trámite. Por el camino se pierden cantidad de álbumes de los de escuchar con los auriculares puestos, solo, en una habitación a oscuras. Para disfrutar todos esos detalles que ofrece. Esos deberían ser algunos de los requisitos mínimos para escuchar el nuevo álbum de Huerco S. For Those Of You Who Have Never (And Also Those Who Have (Proibito, 2016), el álbum con el que ha debutado en largo en el sello de Anthony Naples —en EP ya lo hizo con Railroad Blues y A Verdigris Reader—.

Un viaje al Huerco S. más introspectivo

La música de Brian Leeds, Huerco S., siempre había destacado por ser una de las puntas de lanza del outsider house, en él convergían a la vez abstracciones sonoras repletas de matices y algunas bases rítmicas que lo hacían perfectamente compatible con la pista de baile. Precisamente todo ese enriquecimiento que tenían sus composiciones hacía que de cara a un próximo álbum, su proyecto pudiera virar hacia varias corrientes. Y así lo ha hecho en este título de tamaño kilométrico, ha quitado de raíz las percusiones y esas bases que miraban al clubbing ya no están. Ahora sólo quedan capas y capas de ritmos a bajas revoluciones, de una metamorfosis ambient que consigue convertirse en el trabajo más íntimo y personal del productor estadounidense.

Después de su último trabajo y de los dos últimos epés, podía parecer complicado, por el buen resultado de estos, que emprendiera un camino más hacia una mayor abstracción, como hizo Actress . Sin embargo, no tanto viendo el camino que llevaba, y el cambio ha sido formidable, porque el alto nivel sigue patente en sus nuevas composiciones, nos lleva de viaje por enmarañados paisajes en los que los sonidos chocan entre sí, rompiendo cualquier intento de melodía predecible, como exhibe en ‘Lifeblood‘, donde ver toda la escala de capas que utiliza; desde esos choques en la superficie hasta los microdetalles en la base es maravilloso. Esa casi enfermiza obsesión por dejar recursos que jalonan cada capa es la que nos trae maravillas como ‘Marked For Life‘ y esos arpegios que reverberan, se difuminan y vuelven a reverberar. Piezas en las que Huerco S. saca musicalmente lo mejor de sí y algunas facetas más personales, vista la melancolía y belleza que rezuma este corte u otros.

Una evolución con resultados a veces perfectos

Con todo, Leeds no ha querido desconectar de su pasado más reciente de forma inmediata, parece que va a ser algo progresivo, pues en el disco aún tenemos alguno de esos temas que le han hecho erigirse como una de las figuras fundamentales dentro de esa corriente del outsider house. Ahí está la profundidad y el ambiente contaminado de ‘Kraanvogel‘ con el poderío que gana al final cuando entran las secciones vocales. En ese sentido, y viendo el global de todos esos detalles quirúrjicos que hay en todas y cada una de las canciones, la producción ha sido brutal y da lo mismo que incluso en canciones más reposadas como ‘On The Embankment‘ te tengas que tragar un bucle durante seis minutos. Las texturas que ofrece y la belleza de cada arista sonora te permiten meterte dentro el tiempo que sea necesario. Ha sido un parto muy esmerado.

8.2/10

En definitiva, For Those Of You Who Have Never (And Also Those Who Have) es sin duda uno de los discos de este año, con una producción magnífica y con un cambio relativamente esperable viendo las diferentes direcciones en las que apuntaba su música. Las sensaciones que transmite y el cuidado de cada segundo convierten en algo muy secundario el hecho de que corte de cuajo los temas al final. Más si se despide con esa perla onírica de ‘The Sacred Dance‘. Es pura magia. Huerco S. ha venido con una delicatessen que nos va a absorber durante mucho tiempo. Y no importa por cuánto.

Me gusta el chunda-chunda.