ScHoolboy Q – Blank Face LP

Manteniendo el listón muy alto

school

Tras tres discos de estudio, dos mixtapes, infinidad de singles y colaboraciones y su participación en el grupo Black Hippy, ScHoolboy Q vuelve con su cuarto disco para confirmar que posee una de las carreras más sólidas del Hip Hop contemporáneo. ScHoolboy Q es el alias de Quincy Matthew Hanley, nacido en 1986 en Alemania por cosas de los destinos militares de su padre, pero que ha pasado la mayor parte de su vida en la zona de South Central, Los Ángeles.

Un disco enorme

La obra en cuestión es Blank Face LP (Top Dwag, Interescope 2016) y la ‘L’ de ‘LP’ debería ir en negrita porque estamos ante una extensa obra que se divide en 17 temas que juntos suman más de 72 minutos de duración. Por esto el mérito de Q es doble. No sólo mantiene un alto nivel a lo largo de una gran cantidad de temas, algunos con duraciones superiores a los seis minutos, sino que lo hace viniendo ya de una elevada calidad desde que comenzó su carrera. No hay más que repasar su anterior disco o sus últimas colaboraciones con otros artistas.

Y hablando de colaboraciones, éste es otro de los puntos fuertes de Blank Face LP, ya que en él se reúne gran parte de lo más florido del rap actual. Entre los numerosos nombres que se pueden encontrar están Kanye West, Anderson Paak, Vince Staples o Kendrick Lamar. Aunque compartir el grupo Black Hippy con el último convierte su aparición en casi obligada.

Al igual que la calidad, el estilo del disco tampoco ha supuesto un cambio brusco respecto a los anteriores. Si algo funciona no lo toques, ha debido pensar Quincy. La vertiente más trap se ha atenuado, aunque se mantiene en temas como ‘That Part‘, donde colabora Kanye West. Pero en general predominan el ‘bombo y caja’, aunque manteniendo fuertes bajos, y las partes ambientales también son habituales. Si bien es cierto que es difícil que todas las canciones estén a la misma altura y las hay más y menos afortunadas.

Otro aspecto que no cambia es el estilo gangsta del disco. La producción de la mayoría de las canciones va encaminada a crear atmósferas oscuras y amenazantes que combinan a la perfección con la fuerte voz de Q. Esta combinación sirve para transmitir las sensaciones que se tienen en los barrios donde no va ningún turista. Historias, como la de ‘Dope Dealer‘ que nadie quiere ver y donde priman unos valores que nadie querría sufrir.

8/10

Pero donde realmente resalta ScHoolboy Q es en su flow y en su capacidad para crear canciones increíblemente pegadizas. Q desborda con su técnica vocal pero no la derrocha apabullando sino que la dosifica de tal manera que nunca sepas por donde va a venir la siguiente frase. De esta forma, lo que consigue es que sus canciones nunca suenen repetitivas y con esto también contribuye a que quieras volver a escucharlas una y otra vez. En Blank Face LP hay una canción que es paradigmática de este efecto llamada ‘Big Body‘. Aviso que en cuanto se escucha una sola vez ésta se queda automáticamente incrustada en el cerebro y éste no quiere más que volver a escucharla una y otra vez en bucle.