William Ryan Fritch – Clean War

Segundo disco en 2016 del californiano. Segundo acierto

clean-war

Cada vez es más habitual que los artistas se alejen del ciclo de dos años de: grabación-lanzamiento-gira-grabación. Puede ser tanto por exceso (el ejemplo más llamativo por la repercusión mediática pudo ser el de Beach House, con un disco un día, y otro a la semana siguiente), o por defecto, con pausas interminables para afrontar el siguiente trabajo (pongamos Bon Iver). En la línea de los primeros ha estado este año William Ryan Fritch, con dos discos en muy poco tiempo de diferencia. De New Words for Old Wounds (Lost Tribe Sounds, 2016) ya os habíamos hablado. Toca hoy turno para Clean War (Lost Tribe Sounds, 2016), un trabajo muy similar al previo. Tanto, que uno se pregunta si esto no podría haberse convertido en un doble LP.

7.6/10

Una vez dejas de lado las reservas en cuando a la estricta necesidad de existencia de Clean War como tal, lo cierto es que el trabajo de William Ryan Fritch vuelve a ser lo que nos tiene acostumbrados en los últimos tiempos: algo enormemente disfrutable. Temas como ‘Storms’ cautivan sin remedio, con la fiabilidad de cosas tan intensas como ‘Our Strange Progression’, que nos empiezan a permitir hablar de un discurso propio e intransferible. Fritch se convierte ya en uno de esos artistas que te encantan o que, por contra, no consigues soportar. Una dualidad que acostumbra a ser perseguida, y entendida como finalidad de casi toda carrera artística. Seguramente sigamos sin alcanzar las sobresalientes cotas de Revisionist, pero cortes tan emocionantes como ‘A Show Collapse’ serán siempre enormenente bienvenidos y agradecidos.