Jinko Vilova – Liquid

Flotando a placer apretando las teclas adecuadas.

liquid

Son tiempos de revival continuo, donde muchas de las cosas del momento terminan aludiendo de manera más o menos directa a décadas pasadas. La música es un claro ejemplo, donde estilos musicales que se han puesto de moda mueren para dejar paso a otros que resucitan. No obstante, hay géneros que parecen que siempre están ahí, ya sea porque terminan encontrando la manera de pervivir o porque los esfuerzos revivalistas se terminan haciendo con la suficiente gracia para que nosotros les sigamos con gusto el juego. Pasa, por ejemplo, con la psicodelia, en muchas de su facetas.

Nuestro país no se escapa en ese aspecto, más dado a continuar con el juego de los grupos foráneos que a entregar esfuerzos que verdaderamente rompan las reglas del juego. Volviendo al tema de la psicodelia, uno de nuestros mayores secretos a voces son un grupo de descarado revival -de diferentes etapas de la psicodelia al mismo tiempo, pero revival- como son My Expansive Awareness. A pesar de ello, son uno de esos grupos que gustan en nuestra redacción porque su revival está hecho con mucha gracia y sabiendo muy bien qué teclas tocar. Y hoy me dispongo a hablar de otro grupo de aquí que también ha sabido que teclas tocar para, por lo menos, encandilarme a mí.

Jinko Vilova flotando a placer

Los barceloneses Jinko Vilova, que toman su nombre de una de las planta más longevas del planeta, se presenta como un grupo de psicodelia y también de post-punk. Una sencilla regla de tres nos lleva de cabeza a pensar en el kraut, que está muy presente en su música. No obstante, su estilo no se circunscribe exclusivamente a ese terreno de la psicodelia. Estamos ante un grupo que se sabe mover bien entre las cuatro esquinas de la lisergia sonora y así lo muestran con Liquid (autoeditado, 2016).

Sólo así nos podemos encontrar hasta tres versiones distintas de una misma banda sólo en sus tres primeros cortes. De un directo toque garage 60s en ‘You’re Standing’ al rock espacial en ‘Xahua’ pasando por las entrañas de Neu! en ‘Ghost Rockets’. Un arranque que podría confundirse con disperso y falto de identidad es, en realidad, poseedor de bastante coherencia dentro del baile de sonidos que representa Liquid. Un homenaje sincero a las raíces del género que toca, en todas sus vertientes posibles, y que guarda en el armazón estructural de sus canciones los detalles que forman el hilo conductor del disco, fuertemente volcado al espacio.

7.6/10

Entre ese mar de referencias, los catalanes logran flotar a placer, moviéndose de un lado a otro sin la menor brusquedad y con la suficiente gracia para que compremos su aparente falta de originalidad. Jinko Vilova saben perfectamente las teclas que hay que presionar para que el motor arranque, por eso lo mejor que podemos hacer nosotros es ponernos los cinturones y disfrutar del paisaje que nos muestran nuestros conductores. Con vistas tan buenas como las de Liquid, poca queja se puede hacer.

POST TAGS: