SHXCXCHCXSH – SsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSs

Escríbelo todo bien a la primera

shxcxchcxsh-ssssssssssssssssssssssssssssss

De todos los nombres que hay en la esfera del panorama electrónico internacional, quizá el del dúo sueco SHXCXCHCXSH sea el que se lleve la palma a nivel de pronunciación imposible —quizá sea algo así como imitar un aspersor— y de intentar recordar cómo se llamaban. Sin embargo, el suyo es un proyecto también bastante distinguible por su música, por su forma de interpretar el ambient y cruzarlo con otros subgéneros como el techno o el dub. Al igual que otros artistas que apuestan por salirse de la tangente de la melodía e intentar tejer sus pilares básicos en torno a capas y capas de sonido y mucho detallismo, ellos lo hacen soberanamente bien. Por eso su tercer disco, SsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSs (Avian, 2016) era uno de los que más ganas tenía de escuchar tras ver que era año de regreso.

Este tercer larga duración viene corroborar la metamorfosis que los suecos están desarrollando en cada disco. Si bien en su debut STRGTHS (Avian, 2013) seguían la línea de Avian, el sello de Shifted en el que están afincados y en el que se apela al techno industrial, en su anterior y buenísimo (y mejor) trabajo, Linear S Decoded (Avian, 2014) empezaron a abrir su sonido. Y ahora lo han hecho más que nunca, quizá por eso tengamos un lapso ahí de dos años entre ese álbum y el siguiente. SsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSs vira hacia un ambient techno en el que el músculo ha sido reducido en parte, dejando prioridad a esa maraña sónica mediante la cual son capaces de rezumar sensaciones melancólicas gracias a sus bellas composiones. Han hecho de las texturas su eje vertebrador, el cual ya estaba en su disco de 2014, pero de una forma más equilibrada.

Un giro más ambiental dentro de su universo ruidista

Principalmente se pueden dividir las quince canciones en dos partes. Mientras que en la primera mitad predominan las atmósferas emocionales, dejando destellos de esa sensibilidad que a veces SHXCXCHCXSH crean sensacionalmente, en la segunda la percusión tiene más peso. Eso hace que vuelvan moderadamente a trabajos anteriores, ganando más enjundia y una propuesta de ambient techno y dub muy intensa. Desde luego, el arranque del disco ya muestra qué nos vamos a encontrar en este interesantísimo trabajo. Los dos primeros cortes son la carta de presentación, ‘Ss‘ trae ese ambient onírico y escapista mientras que ‘SsSs‘ vuelve a la parte ofensiva —aunque menos, claro— que les caracterizaba hace unos años. Y sí, los títulos se construyen a base de añadir una Ss, aquí lo importante es la propuesta. Y al menos en lo que respecta a la propuesta que parece tiene un camino similar al de Huerco S., cada vez más atmosférico, temas como ‘SsSsSsSs‘ son una pasada, una evolución simple con distorsiones de las que es difícil dirimir si se trata de un sampleo artificial o una voz con filtro extremo. En cualquier caso, ahí, magistrales.

7.8/10

Conforme el disco avanza se va volviendo más pesado y claustrofóbico, con SHXCXCHCXSH sometiéndonos al sudor y a un callejón oscuro y sin salida como es el caso de ‘SsSsSsSsSsSsSs‘ —la séptima, para que nos entendamos, lo de las Ss es un follón— y sus aires dub oprimidos. Se trata pues, en líneas generales, de un trabajo repleto de matices, de pasillos demasiado estrechos que incomodan (‘SsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSs‘) o que se abren un poco para poder respirar y salir a la superficie (‘SsSsSsSsSsSsSsSsSs‘). Un conjunto de temas que empieza con la delicadeza de un ambient muy trabajado —una línea muy interesante que deberían explotar viendo los resultados— y que acaba como una apisonadora, para no renunciar a sus raíces. Un disco tan experimental y paranoico a veces como bello y abstractivo en otras por el cúmulo de recursos utilizados y bien hilados. Hablando coloquialmente, una cosa muy loca, como los títulos. Siempre hay que seguirlos por su talento y sus ganas de seguir buscando nuevos horizontes sonoros dentro de su molde.

Me gusta el chunda-chunda.

  • Roly

    Tio, está bien que te inventes un grupo dandole golpes al teclado. Pero que te hayas quedado dormido pulsando la misma tecla es de traca.

    • Roly

      Fuera coñas, este disco me lo recomendaron hace tiempo. Pero ni puto caso hice, creo que va siendo hora de escucharlo.

      • SsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsí

  • Schröeder

    La edición de lujo es una pasada, especialmente los cortes SsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSs y SsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSsSs. La verdad es que en este tipo de propuestas a veces me pregunto hasta qué punto dominan ellos las máquinas o las máquinas a ellos.