Yann Tiersen – Eusa

Hay gente que parece tocada por la varita. Tiersen es uno de ellos.

9625f0f0-ef6b-0133-d9de-1e0fe7aaccf8

Quizás no haya nada que mejor describa un paisaje, un horizonte escondido entre las nubes bajas y difuminadas, entre una niebla de color incierto, en medio de la bruma y la congoja, que la música. De hecho, podríamos asociar estilos de música diferentes en función del marco que estemos describiendo, y los que nos escuchasen (o leyesen) entenderían casi con la misma claridad que si nos dedicásemos a dibujar la imagen en sí. Y eso, claro, sin recurrir a los folclores característicos de cada lugar.

Eusa: Tiersen dibujando paisajes ante un lienzo en blanco

Eso ha debido pensar Yann Tiersen al retomar el pulso de la isla que lo vio nacer, Ushant, que, si no me falla el bretón, es Eusa (Mute Records, 2016), el noveno disco de un Tiersen que vive momentos extraordinariamente prolíficos. El francés, mundialísimamente conocido por lo que todo el mundo sabe e intentaremos no mencionar por enésima vez, lleva un par de décadas navegando entre pianos, acordeones, xilófonos, violines, guitarras poderosas, folk, post-rock o avant-garde. Y siempre, siempre, independientemente del camino elegido, los resultados han sido estupendos.

No diremos que no sabíamos cuál sería el camino a seguir en este Eusa, por mucho que Tiersen sea una caja de sorpresas. El primer adelanto, ‘Roc’h ar Vugale’, dejaba claro que el francés parecía claramente dirigido a enfocar su carrera sentado a los pies de un piano. Al menos en esta temporada de su vida, luego ya veremos. Y, aunque quizás hubiésemos celebrado cualquier decisión, lo cierto es que tanto ese adelanto como el siguiente, ‘Porz Goret’, eran motivo de gozo para nuestras glándulas salivares, ansiosas por conocer el resto.

Eusa nos devuelve al Tiersen más neoclásico (reincide en esto, realmente, teniendo en cuenta el reciente Infinity), aunque quizás este camino sea más evidente que nunca. Más allá de algún mínimo rincón de electrónica para ambientar, el disco es meramente una creación al piano. Una hora de sonidos que, sin haber visitado nunca Ushant, nos llevan a unos parajes donde gobierna el color verde con voz autoritaria. Un verde húmedo, del que plaga las rocas de musgo. Eso, y no otra cosa, es lo que a uno le da a entender la escucha de ‘Pern’, segundo corte de un Eusa que está protagonizado por un buen puñado de entremeses que han sido bautizados como ‘Hent 1’, ‘Hent 2’ y así hasta ocho. Es precisamente el octavo el que cierra con maestría y enorme paz este disco, cuando sobre la isla cae una noche que promete ser fría y, sin embargo, muy acogedora.

No todos los discos de Tiersen consiguieron seducir tanto como sus trabajos para el cine. Por contra, Eusa será uno de esos trabajos de Tiersen que gusta a todo el mundo

‘Lok Gweltaz’ y ‘Penn ar R’oche’ traerán de forma más clara que nunca (a pesar de que todo Eusa puede ser leído en esa clave) al Tiersen de las bandas sonoras que muchos echan en falta. Porque, entendámonos, Tiersen siempre se ha dedicado y sigue dedicando a eso, otra cosa es que la mayoría solo tenga a uno de sus trabajos en mente. Dicho de otro modo, no todos los discos de Tiersen consiguieron seducir tanto como sus trabajos para el cine, y muchos se quedaban por el camino cuando se adueñaba de las guitarras e incrementaba los decibelios. Por contra, Eusa será uno de esos discos de Tiersen que gusta a todo el mundo. Porque además, de entre las tinieblas gobernantes también surgen momentos de fascinante luminosidad, como ‘Penn ar Lann’.

7.9/10

Eusa, grabado en los estudios Abbey Road, es el ejemplo de que, cuando la rutina y una sensación de desidia podría perfectamente invadir la vida y creatividad de un Tiersen que ya llega a los 46 años con toda la gloria del mundo en sus manos, las musas han decidido quedarse a vivir en casa. De ahí toda esta producción discográfica de los últimos años que tanto celebramos. De ahí la llegada de un Eusa que recuerda inequívocamente a los trabajos de Einaudi o Nyman. O, seguramente, a los de Yann Tiersen, tan grande ya como el que más.

POST TAGS:
  • Sergio

    Muy buena reseña.

    Es un auténtico placer escuchar este disco. Realmente te transporta a otro lugar.