Audion – Alpha

Más de diez años para un disco que te da algún buen pepino

audion-alpha

Once años es lo que ha necesitado Audion, el reverso technoide de Matthew Dear, en componer el sucesor de Suckfish (Spectral Sound, 2005). Alpha (!K7, 2016) sigue la evolución lógica de Audion como productor de techno. Mientras que su debut tenía un sonido muy típico del género en aquellos años, incluso con destellos electro, este segundo y tardío LP apela a coordenadas sonoras más contundentes. Un disco más largo en el que hay momentos para pisar el acelerador y salirse de la carretera con el sonido a toda hostia, a lo que inducen cortes como ‘Destroyer‘, el más destacado del álbum y toda una apisonadora hecha para pinchar hasta la saciedad en cualquier ambiente clubber. Tiene ese toque electrizante que caracteriza este aka de Dear y esa atmósfera oscura que está presente en todo el disco.

7/10

Sin ser ningún álbum indispensable de este año, Alpha se defiende bien con los detalles que ofrece dentro de sus raíces más techneras. Por ejemplo, en ‘Traanc‘ tenemos ese cambio en el tercio final que puede hacer las delicias de aquellos que disfrutan con texturas trabajadas que rompen con la ambientación regia anterior. Por supuesto, mientras el trabajo discurre puedes encontrar temas con bastante gancho, como ‘Napkin‘, en los que también se ve el gusto por los ritmos magnéticos y la melodía del productor estadounidense, a pesar de que no sea el eje vertebrador del álbum. De temas delirantes como ‘Timewarp‘ a cortes más minimalistas y claustrofóbicos como ‘Suppa‘, Alpha no es un trabajo por el que haya merecido la pena esperar más de una década, pero sí uno de esos trabajos cumplidores y que tienen algún tema muy serio para petarlo en horas nocturnas.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.