El legado de Leonard Cohen en las voces de otros

Un repaso a los mejores homenajes a nuestro Lenny.

leonard-cohen-morente

Las reacciones la muerte de Leonard Cohen y prácticamente todo el universo musical pasó a llorar su pérdida. Se había ido uno de los más grandes y pocos podrían atreverse a negarlo. Ya se proceda de la cara más trasnochada del rock 90s o del mundo de la electrónica turbia, todos tenían un motivo para echar de menos a Cohen. ¿Existe una mejor muestra de la universalidad de su figura?

Miles de sitios se han volcado para explorar su legado, ya sea remontándose a sus mayores hitos o centrando el foco en el que a partir de ahora será su testamento musical. Nosotros mismos hemos echado la vista atrás recordando nuestros momentos preferidos del legado artista. Hoy toca volver a repasar esos momentos, pero esta vez desde las perspectivas y las voces de otros, los músicos, que a día de hoy le siguen echando de menos.

Nick Cave & the Bad Seeds – ‘Avalanche’

Despeinado, con la mirada en el horizonte y con algún pensamiento macabro rondando su cabeza. De esta guisa debutó “en solitario” Nick Cave con From Her to Eternity (Mute, 1984), por lo que tenía sentido que tomase prestada una de las canciones más sobrecogedoras y algo perturbadas de Lenny. El paso del tiempo (para ambos) nos ha mostrado que el australiano podría atreverse con cualquier canción suya y salir bien parado, pero en este momento concreto, tenía que ser ‘Avalanche’. Le encajaba como un guante.

Johnny Cash – ‘Bird on a Wire’

Llegado a cierto punto en su carrera, Johnny Cash se atrevía ya con todo. No tenía nada que perder y, como se demostró al final, mucho que ganar cuando se puso con las sesiones que darían forma a sus discos de la saga American Recordings. Soundgarden, Nine Inch Nails, el mismo Nick Cave y, como es obvio, Leonard Cohen. Mentalmente nos encaja más que Cash optase por versionar al artista canadiense, especialmente con esta ‘Bird on a Wire’ que figuró en el primer disco de la serie American.

The Jesus and Mary Chain – ‘Tower of Song’

De una versión de los Jesus (y la madre que los parió) a Cohen se espera justo lo que suena en el vídeo que tenéis encima. Distorsión, reverb a saco en la voz y, entre toda la maraña de ruido, un alma pop incontestable. El mejor momento de los escoceses hace tiempo que pasó cuando se atrevieron con esta ‘Tower of Song’ en su EP Rollercoaster (Blanco y Negro, 1990), pero la canción y la versión son tan buenas que llegaban a disimular bastante bien.

Misstress Barbara – ‘Dance Me To The End Of Love’

No es la versión más ortodoxa y la más fidedigna que vamos a encontrar de ‘Dance Me to the End of Love’, pero pocas van a explicar tan bien la transversalidad que ha logrado alcanzar este artista. La DJ Barbara Bonfiglio (o como también se la conoce, Barbara Brown) coge este pedazo de himno y lo convierte en un hit rompepistas, emocionante pero también idóneo para darlo todo a las tantas de la madrugada.

Morente y Lagartija Nick – ‘Manhattan’

Se me ha hecho complicado escoger sólo una de las espectaculares transformaciones que sufren las canciones de Cohen en Omega (El Europeo, 1996), ese hito de la música popular española donde un trasgresor como Enrique Morente le daba otra dimensión al Flamenco Rock de la mano de sus vecinos Lagartija Nick. Probablemente su versión de ‘Manhattan’ sea la elección más acertada, primero por su transgresión (con la original y con el género flamenco) y segundo por su alta dosis de emoción y energía.

Nina Simone – ‘Suzanne’

Prueba del gran impacto que tuvo Cohen con su primer trabajo y, especialmente, con una ‘Suzanne’ que es, quizá, su canción más emblemática, está en cómo una artista más consagrada y distinta estilísticamente como Nina Simone se atrevió a darle un toque diferente. No es fácil tratar de versionar una canción así, pero si alguien se ha acercado al acierto de la original, esa es Miss Simone.

En el apartado de curiosidades cabe mencionar que la particular versión de The Flying Lizards estuvo cerca de estar aquí en vez de la de Simone.

Coil – ‘Who By Fire’

La ‘Who By Fire’ original es una pieza monumental, llena de fuerza y epatante a más no poder. Quién mejor para darle una buena vuelta de tuerca que los británicos Coil, tirando algo más de barroquismo para mantener la esencia pero imprimiendo su sello, dando una épica y una inmensidad especial a la versión.

Basia Bulat – So Long, Marianne

Al igual que con ‘Suzanne’, versionar una canción tan personal e irrebatable como ‘So Long, Marianne’ es tarea muy complicada. Encontrar una que se pueda equiparar a la original es imposible, por lo que nos quedamos con una de las que más se acerca, que es la de la canadiense Basia Bulat. Dan hasta ganas de echar una lagrimita.

Pixies – ‘I Can’t Forget’

Darle otro aire a una canción de Cohen y acabar en un interesante punto medio entre dos estilos. Esto sucede con la visión de ‘I Can’t Forget’ que ofrecen los Pixies, imprimiendo su estilo guitarrero pero con el aroma más épico y ochentero de la original. En ocasiones podría colar como una canción de The Replacements. Sin duda, una de las más interesantes.

Jeff Buckley – ‘Hallelujah’

La que todos estabais esperando ver en este post. Porque es así, sólo alguien de la talla de Jeff Buckley ha hecho una versión que podamos equiparar en cuanto a nivel con la original. Habrá quien prefiera de calle la de Cohen y habrá quién se quede sin dudarlo con esta, pero lo que es innegable es que la interpretación de Buckley es sobrecogedora hasta el llanto y tan brillante que deja la piel de gallina. Y al que se atreva a negarlo está muerto por dentro.

  • kuroda

    meshell ndegeocello … chelsea hotel … sublime