Ulcerate – Shrines of Paralysis

La emoción del caos disonante.

shrines-of-paralysis

“No sé, siento que este es el material con más “gancho” que hemos hecho nunca. Con suerte, de ahora en adelante, queremos llevar eso aún más lejos. Siento que ahora mismo hay un montón de bandas haciendo el rollo disonante, y quizás nosotros ya hayamos dicho todo lo que podíamos decir al respecto. ¿Quién sabe? En el material futuro es posible que la disonancia ya no cumpla un gran papel (Jamie Saint Merat)”.

De bandas de metal extremo técnico está el mundo lleno, pero muy pocas de ellas son capaces de transmitir y fascinar emocionalmente partiendo desde allí. La técnica extrema y la emoción artística no tienen que estar necesariamente reñidas, pero es frecuente encontrarte con grupos y grupos denominados como técnicos y cuyos discos escuchas pero al rato te terminas olvidando de lo que has escuchado, sencillamente porque no logran dejar algo mínimamente memorable: un riff, un “estribillo”, algo.

Por suerte, siempre termina habiendo excepciones. Y Ulcerate son una de las más brillantes. Su trayectoria es digna de ser alabada, con un álbum genial tras otro, rompiendo moldes en esto del death metal técnico (¿progresivo? Que cada uno valore si acepta pulpo como animal de compañía. A mí en este caso me cuesta verlo) y mostrándose como un referente actual hasta para bandas que, no hace tanto, eran sus principales influencias. Tener nuevo material suyo en circulación es algo que celebrar enormemente.

Ulcerate instalados en la cima

Con el lanzamiento de Vermis (Relapse, 2013) incidí en lo asombroso que resultaba el hecho de que, tras unos cuantos discos de notable alto, siguieran manteniendo tan alto el nivel, sin llegar al ascenso definitivo que les catapulte a la excelencia pero afincados en esa zona noble dentro del metal extremo actual. Aún con todo lo que habían llegado a demostrar, aún estaba por comprobar hasta cuando podían mantenerse en este nivel, como ese jugador de gran nivel que ha pasado la treintena y que vas disfrutando viéndole jugar mientras te preguntas en qué momento empezará la inevitable bajada de rendimiento, la inesquivable decadencia.

Ulcerate no sólo muestran que su posible decadencia aún no ha llegado sino que aún puede estar lejos de producirse

Sin embargo, con Shrines of Paralysis (Relapse, 2016) los neozelandeses no sólo muestran que su posible decadencia aún no ha llegado sino que aún puede estar lejos de producirse. A primera vista escucha puede parecer que su death metal disonante y técnico no ha sufrido gran variación, y es verdad que a nivel de estilo no han añadido ningún otro género a su paleta de colores, pero el planteamiento de los temas está llevado a un nivel distinto, superior, tanto que casi podemos hablar de canciones (!).

Hablar de canciones en el death metal técnico es algo que puede escamar visto sobre el papel, pero es a lo que se acercan en las piezas de este disco. Su propio batería hablaba de cómo se han centrado menos en seguir siendo disonantes y más en darse más rienda suelta en lo compositivo a la hora de hacer estructuras que impacten (y transmitan) y canciones de más gancho. Ese cambio de paradigma, unido a un nivel de inspiración sublime y una ejecución instrumental de primer nivel, es el que nos permite seguir fascinados con el trabajo del trío.

8/10

Quizá a nivel global este Shrines of Paralysis no termina de ser tan redondo como su predecesor, pero no le va precisamente a la zaga y muestra los suficientes aciertos para seguir manteniendo a Ulcerate en esa mencionada zona noble. Su disco es potente, abrasivo, una especie de caos ultratécnico controlado que, además, alcanza ese toque menos cerebral y más pasional que logra que, el que no haya podido conectar hasta ahora con ellos, lo tenga ahora más sencillo. Su esencia no se ha alterado, no se han vuelto accesibles de repente, pero sí que se aprecian unas intenciones poco inmovilistas que nos permiten seguir expectantes con cualquier movimiento futuro que nos vayan a ofrecer.

  • Hypo Luxa

    Gran disco,dentro de los mejores del año para mi.
    Hablando de disonancia te recomiendo escuches a la banda Mexicana JOLIETTE,su debut “Principia” es excelente aunque tal vez no sea de tu agrado,pero el reciente álbum “Átaxico” es disonancia en su máxima expresión,no te dejes impresionar por el nombre femenino que tienen,no son una banda de baladitas post-hardcore o emo.

  • Alarch

    Solo he leído cosas positivas de este disco. A ver si encuentro pronto el momento adecuado para ponerme con él.