Sigue a Hipersónica

tlqnslanadelrey.jpg

Hype, hype… ese fenómeno que, desde que tenemos medios de comunicación, ha existido siempre, pero que hoy por hoy, gracias a la red de redes, conocemos por este nombre y amplificamos hasta niveles antaño insospechados…

Muchos han sido los proyectos musicales que han surgido del hype, demasiados. Algunos han llegado a convertirse en verdaderos filones, tanto económica como artísticamente, aunque otros tantos, los más, diría yo, se han quedado en meros bluffs; burbujas desinfladas tras el revuelo inicial y una vez probado lo que ofrecían.

Hay casos y casos, pero de los últimos meses, el de Lana Del Rey es de los de libro. Una buena campaña de marketing, sazonada con un poco de misterio, ha servido para hacer que muchos esperen con ansias la publicación del “debut” de la americana, pero aquí estamos nosotros, para separar un poco la paja del grano y ver qué hay (o habrá) de provecho en Born To Die.

Lana Del Rey: ¿el nacimiento de una estrella?

Empecemos por el principio. Lana Del Rey parece una debutante, aunque realmente no lo es. Allá por 2010, lanzaba un primer álbum, producido por David Kahne (Paul McCartney, The Strokes, Regina Spektor), que no llegaba a salir de los Estados Unidos y que, o bien fue convenientemente retirado del mercado por Interscope, su nueva compañía discográfica, o pasó sin pena ni gloria y no fue repuesto en las estanterías de las tiendas a medida que la primera edición se iba agotando.

Pero en aquel primer trabajo debió haber material suficiente como para que Interscope se fijara en ella. Desde entonces, lo que hemos visto ha sido una maniobra de marketing perfectamente orquestada.

Cada tema, cada single, cada vídeo presentados, cada entrevista o declaración concedida, ha sido a través de los medios que mejor se ajustaban a la imagen que se quería transmitir en cada ocasión, y la jugada parece que ha funcionado: Lana Del Rey se ha convertido en el hype del momento; uno de esos productos (no se puede llamar de otra manera) amplificados por la red, y cuyo eco resuena en la radio, en revistas tradicionales, y por supuesto en la televisión.

La imagen de Lana Del Rey ha sido cuidada al máximo. Tras ella se supone que se esconde Lizzy Grant, una chica de unos supuestos 24 años, que según ella no es ningún alter ego, sino una misma persona que usa dos nombres distintos.

Desde un primer momento, Del Rey ha tratado de ofrecer un aspecto retro, inspirado en el Hollywood de los 50 y 60, tanto visual como sonoramente, y si bien se nos ha querido vender como una artista hecha a sí misma, las dudas aparecen en cuanto pensamos en las estereotípicas influencias que cita, entre las que se incluye incluso el mismo Elvis Presley, o aspectos como el de haber escogido su pseudónimo con ayuda de su manager y sus abogados. Un alias que, por cierto, tiene su inspiración en el hecho de que la cultura latina esté tan de moda en los Estados Unidos en estos momentos.

De lo que no cabe duda es de que Lana Del Rey es una verdadera colección de convenientes estereotipos, como el de ser hija de un hombre rico, pero lo suficientemente rebelde como para vivir en una caravana, haber empezado cantando en el coro de una iglesia, o incluso haberle sido ofrecida una carrera en el mundo de la música a cambio de pasar por las camas de algunos jefazos. O es cierto, o es lo que nos quieren vender, claro.

Sorprendente y rápido ascenso: todo estudiado al milímetro

Todo esto no hace más que colocarle la mosca detrás de la oreja a cualquiera. Ya vemos que, hoy por hoy, hay algunos avispados en la industria de la música que van viendo como funciona internet, y cuál es la forma correcta de crear una estrella ayudándose de la red. Al fin y al cabo: antes de ‘Video Games’, ¿cuántos conocían a Lana Del Rey? ¿Merece alguien como ella, con un disco “fantasma” parrafadas y parrafadas en Pitchfork? ¿Es tan buena su música como para focalizar tanto la atención de los medios especializados? ¿Ha inventado o revolucionado algo?

Ya hemos visto que hoy día, hay jovenzuelos que saben sacar partido a la red para colocarse donde lo hacen. Youtube es una herramienta capaz de colocar a cantantes y grupos donde años y años de maquetas no conseguirían hacerlo, pero, si a eso le unimos la ayuda de un buen manager que se sepa desenvolver por estos vericuetos del ciberespacio, probablemente tengamos en Lana Del Rey al próximo fenómeno masivo tipo Justin Bieber, aunque enfocado a un público algo más “selecto” como demuestra el hecho de que Pitchfork haya servido de altavoz a esta campaña.

Está más que claro que Interscope (asociada a Universal) no ha escatimado en medios para ir colocando a Del Rey donde quiere. Es más, de hacer vídeos supuestamente realizados por ella misma, para la promoción de su inminente álbum, hemos pasado a contar para el de ‘Born To Die’ con uno de alto presupuesto, para una artista que aún tiene todo por demostrar.

Por supuesto, ya desmenuzaremos lo que tiene que ofrecer su pseudodebut (bonito palabro, ¿eh?) el día que esté a nuestra disposición, pero la música estará ahí, para todo el mundo, para que decidáis si os gusta o no. En lo que no debéis caer es en equivocaciones: nada en el lanzamiento de este trabajo o en el ascenso de su creadora es casual: todo es una pura y verdadera maniobra de marketing, aunque cosas como el hecho de que ya cuente con una nominación como mejor artista revelación internacional para los Brits de este año (¡sin tener aún disco en la calle!) servirá sin duda de ayuda a aumentar el hype y el fenómeno en torno a su persona.

Born To Die: tracklist, portada, fecha de lanzamiento, ediciones…

No ha faltado quien ha relacionado Born To Die, el título elegido para el álbum de Lana Del Rey con la reciente muerte de Amy Winehouse: la Del Rey tira de lo retro para su imagen y su música, al igual que hacía la Winehouse, y sin duda, es una buena forma de crear incluso más expectación si cabe, aprovechando macabramente el momento.

En cuanto a su portada, también ha despertado controversia, ya que, tras haber sido criticada por enseñar demasiada “carne” y por ser un producto basado en su imagen femenina, con poco valor más allá de su buen ver, en ella, han preferido mostrarla por su “cara bonita”, cubierta casi hasta las cejas, y sin un sólo botón de su camisa desabrochado.

Dentro de él, se podrán encontrar 12 temas, de entre los cuales ya conocemos unos cuantos. Por un lado, en él se incluyen tanto ‘Video Games’ y ‘Blue Jeans’ de sobra conocidos por todos a estas alturas desde que fueran publicados en octubre, como su actual y nuevo single, el que da título al álbum: ‘Born To Die’. También han sido unos pocos los temas que hemos podido escuchar filtrados o interpretados en vivo en uno u otro programa de televisión e incluso ha habido alguno que se ha regalado para su descarga.

lanadelrey400.jpg

Tracklist
01. Born To Die
02. Off To The Races
03. Blue Jeans
04. Video Games
05. Diet Mountain Dew
06. National Anthem
07. Dark Paradise
08. Radio
09. Carmen
10. Million Dollar Man
11. Summertime Sadness
12. This Is What Makes Us Girls

edición especial iTunes

13. Without You
14. Lolita
15. Lucky Ones
16. Born to Die (Video)
17. Video Games (Performance Edit)

Además de la edición normal del disco, desde un primer momento, los que se hagan con él a través de iTunes, podrán disfrutar de 4 temas extra y el vídeo deBorn To Die’, aunque conociendo como funcionan estos lanzamientos tan mediáticos, no sería extraño que en poco tiempo se nos ponga a nuestro alcance algún tipo de edición deluxe o especial con añadidos. Por último, si eres de los que se ha sucumbido al marketing y estas ansioso por tener en tu reproductor este Born To die, te gustará saber que la fecha elegida finalmente para su publicación es el 31 de este mismo mes; así que ya queda muy poquito para desvelar si hay tela que cortar; si el hype está o no justificado.

En Hipersónica | Lana del Rey, vídeo de ‘Born To Die’: que nos quiten lo bailao | Lana del Rey anuncia nuevo single, ‘Born To Die’: ¿aguantará el hype hasta enero?
Sitio oficial | Lana Del Rey

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

41 comentarios