Síguenos

Muse

Muse acaban de estrenar ‘Survival‘, el tema oficial elegido para festejar los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Será la banda sonora que suene mientras los atletas entren al estadio – más de uno caerá como un bellaco en hacer algún tipo de air-guitar, veréis -, y tiene todos los ingredientes que Muse puso encima de la mesa en The Resistance. Para bien y, mucho me temo, para mal. Pero vayamos por partes.

Épicos. Jodidamente épicos

Está claro que Matt Bellamy no iba a levantar el pie del acelerador después de su último disco. En él dio rienda suelta a todas sus paranoias e idas de olla estilísticas, y ese barroquismo que siempre anduvo bajo la superficie saltó a la primera línea, como una de las características más destacadas de The Resistance.

Survival‘ es épica. Tiene todos los ingredientes que escuchamos en aquel adelanto de ‘United States of Eurasia‘, pero le falta la frescura de la novedad, el golpe en la mesa que siempre ha dado Muse con cada uno de sus nuevos discos. Era imposible decir esa terrible frase: creo que ya he escuchado algo parecido. Pero con ‘Survival’ pasa.

Es una mezcla de la grandiosidad de los mejores cortes de The Resistance, con una mezcla de influencias intrincadas y difíciles de desgranar, pero que en lugar de sonar a dramática apertura, provoca extrañeza y una sensación intimidante de no tener claro si es una gran canción, un tema mediocre… o un mojón en toda regla.

Coitus interruptus

Me he quedado con ganas de más. Creedme, he subido el volumen de los auriculares hasta rozar la sordera temporal, esperando ese gran desenlace que tan bien saben hacer Muse, ese culmen a partir del cual se desata la locura. Pero en lugar de eso me he encontrado un salto radical de un estilo sinfónico a una melodía pop noventera coreada por “ah ah ah”.

Por no hablar de que en las primeras frases, ¡la voz de Bellamy es prácticamente irreconocible! Sólo quiero pensar que en The 2nd Law vuelva a cantar como sólo él sabe hacer, capaz de dejar sentado de culo a todo hijo de vecino le escuche en directo. Coño, suena redicho el tío. Ya está. Lo solté.

Sólo hay un momento en el que ese techo parece rozarse, justo antes del primer riff de guitarra de rigor – ¡por favor! -. Pero ni ahí se termina de disfrutar como con otros ‘Survival‘. A partir de ahí parece que subimos el nivel y nos acercamos a la mejor parte de la canción, fuera experimentos y cambios de estilo dentro de sólo cinco minutos – ¡sólo! -.

Barroco, no. Directamente batiburrillo

Queda muy elegante decir que el estilo de Muse es tan enrevesado que directamente podríamos calificarlo de barroco. Ya vimos en The Resistance que son capaces de añadir tal cantidad de elementos a una canción que podríamos sacar cinco de un solo tema si lo separásemos y lo montáramos por pistas.

Sin embargo sonaban bien. Gustos aparte, daban una sensación de estar ahí por necesidad, por pura expresión, por requerir de todo para ser capaces de plasmar lo que se quería plasmar en cada momento. Pero en ‘Survival‘ se ha cruzado la frontera hacia cierta suciedad, hacia la acumulación que roza el síndrome de Diógenes.

Ni siquiera la letra destaca, ellos, que para mí y para muchos de vosotros han sido verdaderos visionarios, capaces de escribir canciones que ponían el vello de punta sólo con un par de frases bien construidas. Aquí nos quedamos en un repetidísimo “I’m gonna win” seguido de “I’ll never lose” en un alarde de escasísima inspiración lírica.

Quizá me equivoque. Quizá en lugar de 5 ó 6 veces tenga que escucharla 20. Estoy dispuesta, y seguramente lo haré, para ver si encuentro algo que no he podido ver en esta primera toma de contacto. Pero cuanto más la escucho, más vacía me parece. ¿No pueden poner ‘New Born‘ como himno oficial?

Vídeo | Youtube


Más en Hipersónica | Muse – The 2nd Law

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios