Sigue a

MIA Madrid La Riviera

Un lunes de fiesta, la capital con un buen número de personas fuera celebrando un anecdótico Día de la Constitución bajo un estado de alarma preocupante, un día desagradable con una lluvia torrencial por momentos y en La Riviera una bajita cantante negra dispuesta a echar abajo el recinto a base de no estarse quieta.

Lo que empezaba como un concierto más, sin ningunas ganas previas de ir, se convirtió en mi concierto favorito de 2010. M.I.A. es mi nueva pequeña diva en directo, con quien he disfrutado como hacía mucho que no me pasaba en un concierto. Durante todo el show fue un no parar de bailar gracias a una DJ brutal. Es imposible resumirlo en unas pocas palabras. Fue un concierto de los que había que estar allí dándolo todo para disfrutarlo.

schlachthofbronx, demasiada zapatilla hardcoreta

schlachthofbronx

Harto de estar siempre criticando los defectos de los directos en La Riviera, ayer el recinto fue perfecto. Lo más cercano a una pseudorave en la que dejarse llevar con un comienzo demasiado zapatillero de la mano de schlachthofbronx, un dúo que utilizó todos los clichés del Hardcore más típico para calentar al escaso público (media entrada) que iba acercándose a la sala. Pecaron de hardcoretas en exceso, recuperando los 90 de una manera muy triste.

Don’t Hang the DJ


M.I.A. – Bamboo Banga & XR2 (Live) (YouTube)

Después le llegaría el turno a M.I.A. o mejor dicho a su DJ, ya que la intro del concierto duró entre 15 y 20 minutos con una mujer a la que de fondo sólo se le veía la silueta, se le atisbaba un moño y se le escuchaba una gran sesión donde el Minimal Techno de Plastikman parecía revivir con una gran clase. En ese momento muchos pensamos que podía ser la pequeña artista tras los platos, que iba a ser un dj set por su duración, demasiado larga para ser una introducción, pero al final nos dimos cuenta que era un nuevo calentamiento para no entrar fríos cuando subiese M.I.A. al escenario.

Enfundada en una sudadera con capucha que bien podría haberla llevado Carlos Jesús, la artista londinense cogió el micro y empezó a dar guerra bajo la gran mano de su DJ, quien fue mencionada como “deeeeejaaaay” durante varias ocasiones del concierto en el habitual tono macarra que caracteriza a M.I.A. Para mí fue la gran estrella de la noche.

Las bases que iba lanzando recuperaban lo mejor de la discografía de M.I.A. como de si un obús se tratara. Entraban por los altavoces y rompían todo a su paso. Los bajos fueron una cosa muy dura, bajos que caían como bombas marcando el ritmo que otra mujer a la batería se encargaba de complementar, pero quien de verdad llevaba el peso de la música era la mujer del moño. La recuperación del espíritu Hardcore (‘Teqkilla’) fue muy bien entendida por ella con toda la contundencia del género adaptada al rapeo de la saltimbanqui londinense sin olvidar en ningún momento la amada bocina que es sinónimo de despiporre absoluto. Una bocina bien usada y ya está todo hecho. La del moño la usó y muy muy bien (¡esa ‘Bucky Done Gone’!), al igual que los distintos samples que iba lanzando (‘Paper Planes’ y su pistola (YouTube)).

PD: si alguien sabe el nombre de la DJ de anoche, agradecería que me lo dijese porque no he sido capaz de encontrarlo.

M.I.A., la Chicho Terremoto más macarra

MIA Madrid

Mientras, M.I.A. se encargaba de convertirse en la showgirl de la noche. Con un inicio en la que apenas se la oía cantar y que presagiaba cierto miedo por esa parte (de nuevo con su DJ aportando segundas voces), aunque la base musical era tan directa que la voz quedaba en un segundo plano. Por suerte para nosotros, luego la cantante solucionó este problema sin ninguna pega, salvo cuando, por razones lógicas, entre tanta carrera y salto entre el público se quedaba sin respiración y sin voz. M.I.A. burló a la seguridad como quiso y no jugó a la típica pose de me tiro pero al final no, que no me dejan y soy una estrella. Fue manteada por la gente de las primeras filas, a quienes volvió locos durante todo el concierto, llegó hasta el centro del sala andando entre la gente hasta conquistar la barra que La Riviera tiene en medio del recinto por la que se subió y cantó un nuevo tema con los camareros poniéndola el tequila que había pedido y estaba rapeando. Tampoco faltó el momento reivindicativo de la noche. Al llegar ‘XR2’, M.I.A. estaba subida sobre dos enormes altavoces que había en el escenario y lo cortó para dedicarle el concierto a Wikileaks.


M.I.A. sobre el público (YouTube)

El concierto fue casi perfecto y eso que era la presentación de Maya (2010, N.E.E.T./XL Recordings), su disco más flojo, pero que en directo gana tanto que parece igual de bueno que los anteriores, salvo cuando recupera las canciones más lentas que le lastran. Por desgracia, estos temas los recuperó en la recta final del show, cuando lo lógico hubiese sido situarlos al principio para crear la subida y llegar al final con toda la carga demoledora que situó al inicio y que le valió para poder haber salido de la sala a hombros de la gente. El final fue extraño, con dobles bises que cortaron un poco el rollo sin lograr un cierre impecable. Quizá tuvieron que cortar antes de tiempo por las limitaciones del horario de la sala (acabó alrededor de las 23:20 y La Riviera cierra a las 23:30).

Hipersónica vota un 9,5Un directo que tuvo sus momentos. ‘Boyz’ (YouTube) fue un trallazo bien explotado, al igual que los bajos macarras de ‘Bamboo Banger’, con los que muchos estábamos como locos bailando, ‘Story To Be Told’ trajo muy bien la oscuridad en la base, ‘Born Free’, con su Rock acelerado usó bien el cliché, al igual que ‘Meds And Feds’. Que sí, faltaron dos de sus hits: ‘Jimmy’ y ‘XXXO’, pero yo no les eché nada de menos. Había tenido la dosis justa de dinamita para una noche a recordar. Un concierto difícil de repetir.

Tercera foto | ItWalks
Más en Hipersónica | M.I.A. – Maya: en manos de productores con aciertos y fallos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios