Sigue a Hipersónica

Placebo

Mercedes-Benz lleva desde hace tiempo intentando modernizar su imagen, cambiando su publicidad hacia públicos menos habituales, esforzándose por situar su coche Mercedes Clase A lejos de las percepciones típicas de sus otros modelos. Este hecho les ha llevado a unirse con Placebo y patrocinar una gira llamada A Rock iniciada en París con el fin de fiesta vivido ayer en Madrid, en la sala Joy Eslava tras tres citas previas entre medias en Roma, Zurich y Hamburgo.

Sigo sorprendido con que la banda de Brian Molko mantenga una gran cantidad de público fiel a sus canciones. Un vistazo a la discografía de Placebo deja el Battle for the Sun (Dreambrother) como último álbum de estudio publicado hace ya tres años, un trabajo aún más flojo que sus anteriores referencias, las cuales no se caracterizaban precisamente por todo lo contrario. Hace tiempo que Placebo supieron vivir de unas rentas sostenidas en la sombra de ojos usada.

Brian Molko

En vivo, en la Joy Eslava, Placebo se sumaron a una larga lista de grupos de rock blando y músculo flácido que buscan situar la bola de demolición por todo el recinto a la que subirse a base de sus singles reconocidos esparcidos por parte del repertorio de un concierto de una hora y media generosa puesto que fue gratuito para todos los asistentes gracias a Mercedes-Benz que sorteó las entradas y ofreció barra libre junto a constantes bandejas de comida recorriendo la sala.

El timbre particular de Brian Molko es lo único que se salva de la bola de demolición la cual pasa por el filtro del gusto ya conocido por Sonic Youth al completo, desde sus guitarras hasta la voz de Kim Gordon, al que también se le suman los Pixies. Un nuevo ejemplo de cómo la influencia está ahí y al final es mejor no mentar a los padres por vergüenza en las comparaciones.

A la mitad sonó ‘Every You Every Me‘ y unos cuantos botes más para unas primeras filas que mantienen viva la pasión ausente sobre el escenario. ‘Soulmates‘, la versión de ‘Sleeping With Ghost’, un clásico más en el repertorio de la banda, varió unos minutos antes la tónica anodina dominada por los temas del último álbum. Una vez lanzado el primer petardo hay que mantenerlo, por lo que cayó ‘Special Needs‘, uno de esos medios tempos de Placebo para patrocinar una etapa del Tour a las 16:00 desde el sofá con una buena siesta.

Antes de los bises ‘Meds’ y ‘Song to Say Goodbye’ repitieron como pareja de singles haciéndole la cama al bajo de ‘The Bitter End‘, de mayor potencia en el directo y con esa épica vestida de negro por H&M, un tema idóneo para el cierre del concierto, mejor que ‘Post Blue’ e ‘Infra Red’ dejados para los bises en un repertorio en el que el álbum Meds (2006, Virgin) se alza con las de ganar pese a que Black Market Music (2000, Elevator) y Without You I’m Nothing (1998, Elevator) tengan donde más aprovechar, entre ellos ‘Taste in men’, con el que se despidieron.

Fotos | Mercedes-Benz
Más en Hipersónica | Placebo – Live At Angkor Wat: haciendo la espera más corta con una joyita en vivo
Más en Hipersónica | Placebo volverán al estudio en 2012: ¿‘Ashtray Heart’ fue solo una ilusión?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios