Sigue a

Tannhäuser

El Microsonidos sigue surtiendo a los murcianos y a los que vivimos cerca de una oferta musical interesantísima, ofreciendo una equilibrada balanza entre grupos clásicos, proyectos nuevos y bandas locales. El pasado viernes fue el turno de El Estudiante Larry y Tannhäuser, que vinieron para hacer gala de su elegante y cristalino post rock.

Reconozco que me gustaría poder hablar más sobre los teloneros de Tannhäuser, los murcianos El Estudiante Larry, uno de los grupos con más madera de la ciudad. Pero cosas de la tecnología, esa máquina satánica conocida como GPS quiso llevarnos a Puente Tocinos y a Cabezo de Torres en vez de al 12ymedio. A pesar de que tuvimos que superar la tentación de no jugar en el club de paddel al que nos guió la maquinita, finalmente acabamos en la sala indicada. Allí estaba finalizando el concierto de la banda local, preludio de la exhibición de los sevillanos Tannhäuser.

Llegamos prácticamente al final de su actuación, aunque justo para ver una de sus mejores canciones, ‘Ella Camina‘. Por lo poco visto, da la impresión de que en directo son bastante más cañeros que en su versión de estudio, donde muestran buenas maneras a la hora de componer canciones de pop. Cuando suben al escenario multiplican la distorsión de la que hacen gala en estudio, y que no suele ser muy habitual. Buena actitud la del grupo murciano.

Acto seguido salieron Tannhäuser para presentar su segundo disco, Voces, un álbum en el que inyectaron ritmos más kraut a su música. De hecho, se encuentran en un punto de progresión, son relativamente nuevos y tienen mucho camino que recorrer. Y a pesar de ser un grupo joven, ya rezuman bastante solidez en su propuesta, lo que se pudo comprobar en el concierto. Uno de los factores que contaba a su favor especialmente era el de tocar en una sala, donde el sonido no se escapa y los estallidos de energía quedan concentrados en la sala.

Además, el concierto fue de menos a más, como esas melodías post rock que tanto nos gustan. Ellos tiran hacia los sonidos y ritmos más melódicos de Explosions In The Sky, e incluso en la forma de tocar en directo recuerdan a los texanos en sus gesticulaciones. Y también se nota que recogen todos los ingredientes tradicionales del post rock. Desde los mares de distorsión del shoegaze (incluso se quedaban clavados mirándose los zapatos) hasta el ritmo cíclico del kraut rock, Tannhäuser demostraron que son de verdad y que el suyo es un proyecto serio. A lo suyo.

Tannhäuser Momento pisa uno de los veinte pedales que tienes

A veces, con tanto ruido y al aire libre, los muros de sonido y el ambiente denso impiden discernir los instrumentos, pero en el caso de los sevillanos, tocando en directo y con los engranajes bien calibrados, sonaron bastante cristalinos, excepto algún momento en el que le bajo retumbaba demasiado. Pero obviando este detalle, lo suyo fue una exhibición. Mientras una parte del público del fondo hablaba sin importarle tres pimientos el concierto, ellos estaban en una burbuja, aislados de los asistentes y centrados en poner en marcha la maquinaria. La gente del post rock parece que suele hablar poco en directo, va a lo suyo, dejando que sea la música la encargada de hablar y de silenciar a los revoltosos.

No debe ser fácil manejar y controlar la explosión post rock que estás creando, y los momentos finales de sus canciones estaban perfectamente milimetrados, con un batería en ebullición y unos guitarristas que parecían en trance, aislados en su mundo, demasiado ocupados tratando de controlar la criatura que habían creado. Al igual que había pasado antes con El Estudiante Larry, los sevillanos suenan con más músculo en directo que en el estudio. Desde el kraut rock de ‘Matic‘ hasta el final enmarañado de ‘Godzilla‘, y pasando por temas del debut como ‘Arkanoid‘, la actuación de Tannhäuser fue una expresión de elegante arte sonoro por los cuatro costados.

Ellos van a lo suyo, laminando su música para crear una espiral de detonaciones perfectamente controladas, recogiendo las influencias que hicieron que el post rock llegara a las masas, con un toque melódico que hace su sonido mucho más accesible. Como lo hacen Explosions In The Sky.

Hipersónica vota un 7,7 Si tenéis oportunidad de verles en directo, no lo dudéis. Aquellos que asistieron al concierto y no los conocían, tanto murcianos como máikeles, quedaron encandilados y puede que algo ensordecidos, es el precio a pagar. Algún asistente estaba en trance, a mitad de camino entre un pogo y la fase previa a echar espuma por la boca. El único pero es que no tocaron mucho tiempo. Eso sí, prometedora carrera la suya, estos tíos son de verdad.

Más en Hipersónica | Tannhäuser – Voces: quedarse asentados en el post-rock era demasiado fácil

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios