Sigue a Hipersónica

Tindersticks, imagen de su concierto en Gijón

Vale que Tindersticks no están en su época dorada, que incluso cualquier tiempo pasado fue mejor y que siguen en activo casi de milagro después de que en 2007 Dickon Hinchliffe, Al Macaulay y Mark Colwill abandonaron el barco, quedando al frente de la nave Stuart Staples, David Boulter y Neil Fraser, pero nadie puede negar que los de Nottingham sigue siendo una de las bandas más elegantes encima de un escenario.

Su nuevo disco, una sorpresa para los que nada esperaban de ellos

En esta gira por teatros, Tindersticks han apostado por su recientísimo último álbum, The Something Rain (City Slang-Constellatio, 2012), del que os debemos la crítica, que están tocando al completo y que no cabe duda que ha sido una sorpresa para los que nada esperaban de ellos.

Tindersticks Gijon 2

En el escenario del Teatro de la Laboral, un sitio que parecía haber sido construido especialmente para su música y en el que ello se sintieron como en su casa, no escatimaron minutos e incluso tocaron un tema más que en Madrid y Donostia.

El sonido fue perfecto pero en el apartado lumínico, se echaron de menos efectos, filtros, colores y destellos que subrayaran a la banda, sobrando la mortecina luz que le colocaron en algunos momentos a Stuart Staples. Ese fue el único ¡ay! de un recital excelso, de esos que puedes recordar durante años y de los que puedes presumir ante cualquier audiencia de haber estado allí.

Había quien les había perdido la pista conforme transcurría la primera década del siglo 21, incluso había gente entre el público que venía recomendada por el amigo@ melóman@. Todos ellos salían con cara de satisfacción tras noventa y cinco minutos de exhibición.

Del nuevo material no podemos dejar de mencionar ‘Chocolate’, recitada en plan spoken word por David Boulter, esa maravilla con más electricidad y ritmo de lo acostumbrado, y ese celestial metalófono, titulada ‘This Fire of Autumn’, el aroma jazzie con un sexual saxo inicial de ‘Slippin’ Shoes’, ese rollo Portishead antológico de ‘Frozen’ con un saxo que parece prestado de la época The Top de The Cure, o trasladándonos a la cubierta de un crucero a la luz de la velas con ‘Come Inside’, antes de retirarse a camerinos.

repertorio tindersticksCon esos temas, más el single ‘Medicine’, o como mentar los viejos tiempos sin repetirse, que sonó en el segundo bis, ya podíamos haber salido contentos, con el escalofrío en el cuerpo, pero hubo mucho más, bastante más.

Que comenzaran con ‘Blood’, de su álbum de debut, aquel con el óleo de un cuadro flamenco con bailarina en portada que reeditaron en 2004, ya fue un detalle, y siguieran con su especialísimo versión de ‘If You’Re Looking For A Way Out’ de Odyssey, lo mismo que ‘Dick’s Slow Song’, única parada en Curtains, fue una buena señal.

Hipersónica vota un 9,99Nos mecieron en seda con ‘Don’t Ever Get Tired’ de Can Our Love…, y tocamos el cielo con ‘I Know That Loving’. Pero en el bis, contra todo pronóstico empezaron, oh sorpresa, con una delicadísima ‘Factory Girls’, mostrándose como gran crooner Stuart Staples en ‘If She’s Torn’, y ‘Cherry Blossoms’ de su segundo álbum. Rubricaron con Medicine y la instrumental ‘Goodbye Joe’, con Staples tocando la melódica. Enormes, sin duda.

Sitio oficial | Tindersticks
Vídeo | YouTube
Fotografías | Víctor R. Villar en Flickr

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario