Sigue a

AC

“C’mon and let-let-let-let-let-let-let-let-let it go!”. Es tan excitante que Panda Bear haya vuelto a la batería. Es tan emocionante que Animal Collective hayan recuperado el frenetismo lírico de Feels. Es tan genial que, los cuatro juntos, hayan optado por un disco en formato directo — aunque no lo parezca. A veces tengo la impresión de que nosotros complicamos mucho más que ellos el universo Animal Collective. Mientras parecemos empeñados en debates absurdos sobre su no-trascendencia, giros artísticos y presuntas poses, ellos lo hacen todo sencillo, fácil, natural. Supernatural.

Centipede Hz: el paso que parecía difícil sólo porque pensábamos que tenía que ser difícil

También os lo digo, creo que ningún disco de Animal Collective se me ha hecho tan largo como Centipede Hz. Las cuatro/cinco primeras canciones son tan buenas, tan sorprendentes, que quizá el resto del disco parezca un pesado trámite para volver a llegar a ‘Moonjock’. Ni siquiera el controvertido Merriweather Post Pavillion —para nosotros, no para ellos— era tan montaña-rusa. A ratos tan alto, a ratos tan bajo.

Está bien citar el Merriweather, porque todo parecía indicar que Centipede Hz tenía que ser el post-joya, o el post-supuesta-obra-maestra, o el post-algo. Animal Collective no son tan electrónicos como en su anterior disco, pero tampoco han vuelto a ninguna de sus reencarnaciones. De hecho, esta es una de las reflexiones que he anotado mientras escuchaba Centipede Hz. El estallido de ideas, ritmos tropicales, latinos, efectos sonoros y cataratas líricas ha superado todas mis expectativas de pensamientos/reflexiones. Así que opté por escribirlas tal como me llegaban:

  • Animal Collective ya no son un grupo folk :(
  • Pero Animal Collective pueden llegar a ser un grupo de rock (¡!)
  • A lo tonto, Centipede Hz es su noveno disco.
  • Lo queramos o no, su discografía es ya patrimonio de nuestro tiempo.
  • Creo que nunca han metido tantos efectos sonoros marcianos en un disco.
  • Cómo mola que Panda Bear esté aporreando la batería otra vez, ahí, con su disfraz de panda.
  • Me imagino a Geologist totalmente colgado, frente a una pantalla repleta de soniquetes extraños, lanzando uno a uno aleatoriamente.
  • “¡Animal Collective es un grupo de ROCK!” —momento ‘Today’s Supernatural’—.
  • Ellos también tienen a su Ringo Starr: Deakin —momento ‘Wide Eyed’—.
  • De hecho, ‘Wide Eyed’ >>>>>>>>>>>> ‘Don’t Pass Me By’.
  • Vale, eso ha sido una estupidez.
  • Funciona como grower sólo si estás atento hasta ‘Applesauce’.
  • ¡Pero cómo mola el organillo de ‘Today’s Supernatural’!
  • Echo tanto de menos el Feels y ‘Have You Seen The Words?’ y ‘Grass’.
  • Animal Collective odian tanto las comas.
  • ¡Están contentos! —momento ‘Rosie Oh’—.
  • ¡Están melancólicos! —momento balada no-queda-tan-bien-como-debería ‘New Town Burnout’—.
  • ¡Están totalmente locos! :____________) —momento ‘Mercury Man’-momento Alegranza—.
  • Oye, que se dejen de historias y que El Guincho les produzca el siguiente disco.

Así que Centipede Hz no es post-nada. Quizá es post-mal-viaje. O buen-viaje. Depende de la canción. Por ejemplo, ‘Applesauce’ es post-buen-viaje. ¿Por qué? Porque Animal Collective recuperan la capacidad de emocionar como, al menos, una vez en cada uno de sus discos. La gente les acusa de ser un grupo difícil y frío, ¡pero la gente no ha escuchado ‘Aplesauce’! Animal Collective tienen muchos ganchos en las estructuras enrevesadas y marcianas de sus canciones. Pero nunca, nunca, nunca, tienen tantos ganchos como cuando optan por lo emocional.

La banda más libérrima del momento

Centipede Hz ha supuesto otra huida hacia adelante. La enésima. Animal Collective detestan estancarse. Y tras Merriweather Post Pavillion puede que la respuesta fuera esta: hacer un disco totalmente desatados —si es que alguna vez no lo estuvieron—. Este trabajo fluye sin ataduras. Parecen, porque en ellos todo es apariencia, la banda más libérrima del mundo. Ajenos a todo, en una burbuja creativa, despojados de cualquier tipo de conexión con el público, la crítica, a su bola, decididos a experimentar todo lo que quieran y a ser todo lo pop o no-pop que puedan.

Centipede Hz suena a directo. A jam. A ideas improvisadas sobre la marcha. Los cuatro han vuelto a grabar juntos y eso se nota en las canciones. No parecen las piezas de un puzzle ideado por separado, sino el proyecto común de cuatro mentes encerradas en un estudio. Hay cohesión en ‘Amanita’, en ‘Monkey Richies’, en ‘Father Time’. Animal Collective vuelven a parecer un grupo capaz de impresionar en directo, y no un conjunto de ingenieros de sonido.

Este disco es tan fácil como aprender a andar en bicicleta, pese a que algunos se empeñen en complicarlo todo. Tampoco entiendo los que rechazan o acogen con frialdad ahora sus ideas. Yo no veo tantas diferencias entre esto y Strawberry Jam. De hecho son dos discos que se parecen mucho porque parecen de transición: del folk a la electrónica y de la electrónica al tropicalismo-rock. En esa transición hay momentos high y momentos down. Pero hay momentos. Y pocas bandas en el mundo son tan capaces de crear tantos momentos como ellos, sean buenos o malos.

gfSi no entendéis nada de esta crítica —y es completamente n/o/r/m/a/l—, es porque no habéis escuchado Centipede Hz. Es un disco inexplicable y salvaje. Me ha volado la cabeza. A vosotros también os la explotará si no tenéis complejos, ni apriorismos, ni prejuicios, ni tantas ataduras como para tomarlo tan en serio como para darle un 7,5. Si comprendéis de lo que hablo —y supongo que ya es demasiado tarde para bien o para mal— también entenderéis esta nota. El aburrido sietecomacinquismo va a llegar y sólo nosotros podemos evitarlo. ¡Convidados quedamos por el glorioso compás de Panda Bear! ¡Eh, oh!

Más en Hipersónica | Animal Collective – Centipede Hz | Animal Collective – ‘Today’s Supernatural’: estrenando Centipede Hz de forma “sobrenatural” en su propio programa de radio | Animal Collective, vídeo de ‘Today’s Supernatural’: el Capitán Mosca contra Sam Raimi

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios