Sigue a

Beach Fossils

Aquí tenemos a Beach Fossils tres años después de su presentación en sociedad haciendo exactamente lo mismo que hacían entonces. Se trata de algo indudablemente meritorio: Beach Fossils ya hacían en 2010 lo que millones de bandas, más o menos, hacían desde hacía tres décadas. Así que volvamos al inicio de este post y al quid de la cuestión: Beach Fossils siguen haciendo lo mismo. La fórmula ya resultaba repetitiva y un tanto plana en 2010, por lo que no cabe esperar nada más allá de otro ejercicio de revisionismo nostálgico que no es arriesgado, que no aporta nada y que, para colmo de males, ni siquiera se mejora a sí mismo.

El conflicto con la gravedad

No es de extrañar que, en este contexto y tras el progresivo desmembramiento de algunos de los miembros/colaboradores de la banda, Dustin Payseur, el líder que se esconde tras el proyecto de Beach Fossils, haya titulado su segundo disco con tan premonitor título. Payseur entra en conflicto con la realidad de manera constante: él quiere desarrollar las atmósferas tenebrosas y opresivas del post-punk de la década de los ochenta, pero sus aspiraciones quedan cercenadas por el liviano tono de sus composiciones; él quiere recuperar el pulso pop del jangle pop británico de finales de los ochenta, pero el único resultado verificable es la repetición de una misma idea durante catorce cortes.

Beach Fossils retan a la gravedad a demostrar su eficacia y se estampan contra el suelo. La frescura lo-fi que tan bienvenida fue en 2010, en su disco debut, se ha transformado en composiciones miméticas que, cuando cambian el tono, sólo se transforman en medios tiempos soporíferos en los que otros artistas, como Cemeteries, se desenvuelven mucho mejor. Payseur intenta buscar otras vías, y los acercamientos al dream pop (‘Sleep Apnea’) le honran, pero no terminan de alcanzar el tono de inspiración que permita engancharse al disco.

La verdad es que los sonidos apagados y amables de Beach Fossils LP, y canciones luminosas e ingenuas como ‘Window View’, lograban hacer de Beach Fossils un agradable grupo revivalista al que recurrir de vez en cuando, como pequeños soles de invierno despedazados sobre el jardín de al lado. Desde entonces, y tiene su aquel tratándose de un disco que no pasaba de resultón, Beach Fossils han repetido los mismos esquemas sin el más mínimo ápice de evolución. ¿Qué diferencia hay entre What a Pleasure EP y Clash The Truth? Es más, ni siquiera resulta descabellado afirmar que el EP de 2011 contenía cortes más inspirados que cualquiera de las canciones de Clash The Truth.

Ningún destello de ruptura

Pocas canciones destacan ahora sobre la monotonía de sonidos jangle, atmósferas pretendidamente post-punk y comunes evocaciones dream pop. Podríamos pensar en ‘Shallow’, o en la sorprendente gravedad de ‘Caustic Cross’, o en la más o menos excitante ‘Crashed Out’ que cierra el disco. Pero entre medio nos encontraríamos con el yermo páramo de la ausencia de imaginación o creatividad. Beach Fossils tampoco han sabido labrarse un sonido personal, por más que resulte igual de soporífero, como sí ha hecho Jack Tatum en Wild Nothing. En su indie pop genérico no hay más señas de identidad que las de otros cientos de grupos.

No deja de resultar paradójico que sea el proyecto individual de un antiguo colaborador del grupo, Zachary Cole Smith, el que sirva de ejemplo para identificar las carencias de Clash The Truth. DIIV explotan con mayor entusiasmo las guitarras cristalinas, se desenvuelven mejor en los desarrollos instrumentales y logran dotar de cierto sentido creativo a su música. En Oshin había diminutos destellos de ruptura y de imaginación. En el nuevo disco de Beach Fossils no: ni siquiera los interludios que deben hilar las diferentes partes del disco hacen de Clash The Truth algo más arriesgado o novedoso. Son meros parches.

4La segunda canción de Clash The Truth se titula ‘Generational Synthetic’. Hay algo de sintético, por inocuo y carente de emoción, en la propuesta de Beach Fossils, en muchos sentidos bandera de una generación de grupos indie pop cuyo único mérito estribó, una vez, en saber adaptar propuestas de hace años en un lenguaje contemporáneo. Pero tres años después la idea está agotada. Nació agotada.

Beach Fossils – Clash The Truth tracklist

  • 01. Clash the Truth
  • 02. Generational Synthetic
  • 03. Sleep Apnea
  • 04. Careless
  • 05. Modern Holiday
  • 06. Taking Off
  • 07. Shallow
  • 08. Burn You Down
  • 09. Birthday
  • 10. In Vertigo [ft. Kazu Makino]
  • 11. Brighter
  • 12. Caustic Cross
  • 13. Ascension
  • 14. Crashed Out

Sitio oficial | Captured Tracks
Más en Hipersónica | Beach Fossils – Beach Fossils: monótono elogio de un sonido pasado | Primavera Club 2010, Madrid: crónica del sábado 27 de noviembre

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario