Sigue a

Beachwood Sparks The Tarnished Gold

Lo suave está mal visto. The Tarnished Gold llega como antídoto para lo que os hace tener tantos prejuicios hacia la música soft, pero la verdad es que todo juega en su contra. Cuanto mayor el drama, el grito, la angustia, el exceso… mejor. Los genios musicales son seres atormentados. Los discos que más se disfrutan, los de ruptura (sentimental, emocional, social). Las canciones que más os impresionan, las complicadas. Estamos metidos hasta el cuello en un elogio del exceso: los chistes, mejor gritados y repetidos; las carcajadas, bien altas. Mejor xD que :)

Beachwood Sparks: haz llorar a los vaqueros robóticos

Beachwood Sparks se toman las cosas con calma. Se estrenaron en el 2000 con una SubPop que confió en ellos en su andadura post-bancarrota y dos años después decidieron pillarse unas largas vacaciones de sí mismos. Parecía, de hecho, que habían dejado de existir como grupo, dejando solo dos bonitos discos y un EP (y bonito no es algo puesto al azar, sino un adjetivo que tiene sentido aunque lo tengamos manoseado). Pero regresaron, tocaron juntos y sintieron la necesidad de sacar otro disco, The Tarnished Gold, que llega a tiempo para salvar el día de cualquiera, puede que el mes o el año.

Con ellos me ha pasado que en sus discos, como dirían Astrud en ‘Tres años harto‘, siempre hubo un matiz o la sombra de una duda. No por lo que otros le echan en cara: no por ser demasiados suaves, por apenas pinchar y cortar poco. No: lo que me ocurre es que cuando bajan la guardia, siempre se les nota demasiado. Lo cual no quita para que, por ejemplo, hayan conseguido llegar en tres discos al nivel o por encima de unos Mojave 3.

The Tarnished Gold y el oro

En The Tarnished Gold les pasa, pero no les pasa tanto. Lo suyo, lo mejor de lo suyo, sigue siendo country alternativo algo somnoliento. Por eso, chirría más cuanto más ligeros o menos apacibles se ponen. Veamos el caso de ‘Sparks Fly Again‘: funciona, aunque está emparedada entre dos cumbres que la dejan en muy mal lugar, de las mejores del disco (’Forget The Song‘, una de las canciones de este 2012, y ‘Mollusk‘, fantástica psicodelia en voz baja que sabe subir el tempo sin hundir la sensación de melancolía).

Olvidemos mejor la Calexicada que se marcan en ‘No queremos oro‘, que quiero pensar que es sólo un chiste incluso para ellos. Son mejores y más disfrutables los aromas Gram Parsons/Byrds de la titular; el pop purísimo y algo Murmuresco de ‘Earl Jean‘; la tradicionalista ‘The Orange Grass Special‘; o la planeadora ‘Leave That Light On‘.

The Tarnished GoldThe Tarnished Gold es un disco hermoso, uno de un grupo que no es de recopilatorio (porque tienen demasiadas canciones fantásticas) pero que tampoco es del todo de disco largo (redondo esta vez tampoco es). Imperfecto y suave, dos de las cosas que más odia el mundo de hoy, el musical y el otro. Qué maravilla que así sea (y sí, Ariel Pink también es amigo suyo) y que, parafraseándolos a ellos y a quien ya sabéis, sirva como primavera para fundir el invierno de nuestro descontento.

Beachwood Sparks – Tarnished Gold Tracklist

  • Forget The Song (mp3)
  • Sparks Fly Again (mp3)
  • Mollusk
  • Tarnished Gold
  • Water From The Well
  • Talk About Lonesome
  • Leave That Light On
  • Nature’s Light
  • No Queremos Oro
  • Earl Jean
  • Alone Together
  • The Orange Grass Special
  • Goodbye

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios